SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Unos investigadores informan que los corazones donados se están desperdiciando

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Unos investigadores informan que los corazones donados se están desperdiciando

Se necesitan unas directrices uniformes que especifiquen qué corazones son aceptables para los trasplantes, plantean los expertos

MARTES, 10 de febrero de 2015 (HealthDay News) -- Mientras aumenta la necesidad de trasplantes de corazón, más corazones de donantes se están desechando, y un estudio reciente muestra que apenas uno de cada tres corazones donados encuentra un receptor.

Además, el rechazo de corazones donados varía en Estados Unidos, en particular para los llamados corazones donados "marginales", los que se consideran demasiado pequeños o demasiado viejos. Los corazones que se utilizarían en un centro médico se rechazarían en otro, dijo la investigadora líder, la Dr. Kiran Khush, profesora asistente de medicina cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California.

"Tenemos a muchos pacientes en espera de un trasplante de corazón, y las listas de espera están en aumento, así como los tiempos de espera, pero a pesar de esto, no usamos muchos de los corazones disponibles", lamentó.

Cada año en Estados Unidos, más de 20,000 personas esperan un trasplante de corazón, pero apenas poco más de 1,900 pacientes recibieron un corazón nuevo en 2011, reportaron los investigadores.

Parte del problema es la falta de datos buenos sobre qué corazones se deben usar y cuáles no, dijo Khush.

Además, el número de corazones donados considerados como aceptables para su uso se ha reducido de forma significativa con el tiempo. La aceptación de corazones donados se redujo del 44 por ciento en 1995 al 29 por ciento en 2006, pero se recuperó ligeramente, alcanzando un 32 por ciento en 2010, encontraron los investigadores.

"Básicamente, usamos uno de cada tres corazones disponibles", dijo Khush. "Eso es preocupante, porque hay muchos corazones que no se están usando a pesar de la inmensa escasez de donantes".

Khush explicó que el proceso de definir qué corazones se pueden usar no es uniforme. "Nuestros procedimientos de aceptación deben estar más estandarizados, y debemos trabajar juntos para mejorar la utilización de los corazones y hacer que el trasplante de corazón esté más disponible para más pacientes", planteó.

El nuevo informe aparece en la edición en línea del 10 de febrero de la revista American Journal of Transplantation.

Usando datos de la Red de Obtención y Trasplante de Órganos del gobierno de EE. UU. de 1995 a 2010, el equipo de investigación halló que de los aproximadamente 82,000 corazones donados potenciales, se aceptó el 34 por ciento y se rechazó al 48 por ciento. Un 18 por ciento adicional se utilizó con otros fines, como la investigación.

Entre los motivos para descartar los corazones donados se hallaban un tamaño pequeño, una edad avanzada y problemas médicos de los donantes, como la hipertensión y la diabetes.

"Pero cuando observamos los datos de cerca, hallamos que la mayoría de esos corazones funcionan perfectamente bien en los receptores", aseguró Khush. "Como comunidad de trasplantes, nos hemos vuelto muy conservadores sobre qué corazones donados usamos porque nos preocupan los malos resultados".

Otro factor que podría explicar por qué las tasas de aceptación de los corazones donados se han reducido es el aumento en el uso de bombas cardiacas mecánicas que pueden mantener a los pacientes con vida hasta que se encuentre un corazón adecuado, añadió.

Además, las agencias del gobierno han aumentado su supervisión de los aproximadamente 140 centros de trasplantes del país, comentó Khush. Como resultado, quizá los cirujanos tengan más cuidado sobre los corazones que usan, aumentando así la tasa de aceptación de los corazones marginales, apuntó.

La Sociedad Americana de Trasplantes (American Society of Transplantation, AST) ofreció sus propios motivos del declive en la aceptación de corazones donados.

"Uno de los principales motivos es el descenso en la calidad de los corazones donados", señaló la AST en una declaración. Apuntó que la edad promedio de los donantes aumentó de unos 40 a 43 años entre 1995 y 2010. Y el 40 por ciento de los corazones donados provienen ahora de personas que tienen a partir de 50 años.

Al mismo tiempo, ha habido un aumento marcado en afecciones que pueden afectar la calidad de un corazón donado, como la diabetes y la hipertensión, apuntó el grupo.

Los autores del estudio dijeron que en el noreste se aceptaron más corazones donados, donde hay más centros de trasplantes. En áreas como el noroeste del Pacífico, donde hay menos centros de trasplante, se rechazaron más corazones marginales, encontraron los autores del estudio.

"El trasplante de corazón sigue siendo el tratamiento más efectivo para los pacientes de insuficiencia cardiaca avanzada", apuntó el Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"Desafortunadamente, hay una grave escasez de corazones donados, y sigue siendo esencial maximizar la utilización de los corazones donados potenciales", enfatizó Fonarow, que también es vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). "Este estudio sugiere que quizá haya una oportunidad importante para mejorar la evaluación y la aceptación de los corazones donados con el desarrollo y el uso uniforme de directrices basadas en buenas evidencias médicas".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre los trasplantes de corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad