SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Uno de cada cinco padres dejó de ir a trabajar por el cierre de escuelas a causa de la gripe H1N1, según una encuesta

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Pero muchos estudiantes fueron a otros lugares además de su casa, de acuerdo con un informe de los CDC

MIÉRCOLES, 14 de julio (HealthDay News/HolaDoctor) -- El cierre de las escuelas para ayudar a detener la propagación de la gripe H1N1 no tuvo un impacto económico grave para la mayoría de los padres, según un nuevo estudio del gobierno de EE. UU.

Pero no está claro si el cierre de las escuelas frenó la propagación de la llamada "gripe porcina", ya que el informe encontró que el 69 por ciento de los niños de una escuela cerrada en Pensilvania visitaron otros lugares, tales como tiendas, prácticas deportivas, restaurantes y consultorios médicos, mientras su escuela estaba cerrada.

"Queríamos hacer una encuesta para evaluar el impacto que tuvo el cierre de las escuelas en las familias. ¿Qué tipo de dificultades experimentaron estos padres?", explicó el autor principal del estudio Thomas Gift, economista de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. en Atlanta. "Encontramos que sólo una minoría de las familias informó que se había ausentado del trabajo", apuntó.

Pero en el 22 por ciento de los hogares en los que al menos uno de los padres tuvo que faltar al trabajo, alrededor del 40 por ciento de los padres tuvo que perder cinco días de trabajo, agregó.

En la primavera de 2009, la gripe H1N1 se propagó rápidamente a lo largo y ancho de Estados Unidos. Con la intención de frenar el brote, algunos distritos escolares cerraron las escuelas que tenían niños que habían dado positivo a la influenza H1N1.

El presente estudio se centra en el impacto que tuvo el cierre de una escuela primaria de Pensilvania por una semana en mayo. 214 padres completaron la encuesta, lo que equivalía a 269 niños (59 por ciento) de los 456 matriculados en la escuela.

En la mayoría de los hogares (73.4 por ciento) había dos adultos, mientras que en el 15 por ciento había más de dos adultos. Poco menos del 12 por ciento eran familias monoparentales, según el estudio.

El 41 por ciento de los hogares tenían al menos un niño con síntomas de gripe y el 16 por ciento tenía al menos un adulto con síntomas de gripe, de acuerdo con la encuesta.

Apenas el 22 por ciento de los padres informaron que habían faltado al trabajo debido al cierre de la escuela. En muchos casos, el otro padre o un pariente cercano se hizo cargo de los niños, señaló Gift.

Gift apuntó que no está seguro si estos resultados serían similares en una población diferente, como un ambiente más urbano con más hogares monoparentales.

En este estudio, los padres que habían faltado al trabajo experimentaron con frecuencia un impacto significativo.

"Si tuvo que faltar al trabajo en lo absoluto, es probable que tuviera que perder muchos días", señaló Gift.

Aunque la casa era el lugar principal en que los niños pasaban el tiempo durante el cierre de la escuela, más de dos tercios informaron visitar otros lugares, como tiendas o restaurantes.

Aunque parece que el cierre de la escuela, al menos en esta comunidad en particular, no tuvo un impacto económico enorme, la cuestión sigue siendo si esta estrategia es útil para la contención del brote, sobre todo porque muchos de los niños no se quedaron en casa.

"Creo que no está claro todavía si cerrar las escuelas es una medida eficaz, pero probablemente ayuda al principio de un brote explosivo", dijo el Dr. Kenneth Bromberg, presidente de pediatría y director del Centro de Investigación de Vacunas del Centro Hospitalario de Brooklyn en la ciudad de Nueva York.

"Una vez que la gripe se ha extendido, el cierre de escuelas probablemente sea ineficaz porque hay muchos otros lugares donde los niños pueden contraer la gripe", señaló, añadiendo que la vacunación, cuando está disponible, es por lo general una estrategia de prevención mucho más efectiva.

Los hallazgos de este estudio aparecerán en la edición de agosto de Emerging Infectious Diseases.

Otro estudio en la misma edición de la revista encontró que los niños con H1N1 menores de 13 años podían contagiar la gripe durante un promedio de 11 días en comparación con 7 días para los mayores de 13, lo que sugiere que los niños más pequeños deben permanecer aislados durante períodos más largos de tiempo. El estudio también encontró que las personas que desarrollaron neumonía a causa de una infección por H1N1 tenían cantidades más altas del virus en sus cuerpos y eran más propensos a necesitar una atención médica más agresiva.

Más información

Aprenda más sobre la influenza H1N1 en Flu.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad