SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Uno de cada cinco adolescentes estadounidenses tiene pérdida de la audición

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -

El abuso de los reproductores de MP3 es una causa probable, según sugiere un destacado experto

MARTES, 17 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Investigadores informan que la cantidad de adolescentes estadounidenses que experimentan pérdida de la audición aumentó en cerca de treinta por ciento de 1988 a 2006, lo que implica que uno de cada cinco adolescentes ya ha perdido algo de audición.

Este hallazgo "es aleccionador", comentó Paul R. Kileny, profesor y director de audiología y electrofisiología del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, quien no participó en el estudio.

La pérdida de la audición entre adolescentes, señaló Kileny, no se debe a mayor exposición a los ruidos fuertes ni al uso prolongado de ciertos medicamentos "porque [los adolescentes] son demasiado jóvenes para manifestar los efectos de estas exposición o pérdida de la audición relacionada con el envejecimiento".

En cambio, dijo, la pérdida probablemente "se pueda explicar por el estilo de vida y los hábitos. En su mayoría, probablemente se relaciona con el aumento en el uso de dispositivos reproductores de MP3 portátiles".

Para el estudio, investigadores dirigidos por el Dr. Josef Shargorodsky, del Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, recolectaron datos sobre 2,928 adolescentes que participaron en la Tercera Encuesta Nacional de Salud y Examen de la Nutrición (Third National Health and Nutrition Examination Survey), realizada entre 1988 y 1994.

Compararon a estos adolescentes con 1,771 que participaron en la misma encuesta entre 2005 y 2006.

Entre el primer grupo de adolescente, 14.9 por ciento presentaba algún tipo de pérdida de la audición en al menos un oído. Sin embargo, los investigadores hallaron que entre los adolescentes del estudio más reciente, la cifra había aumentado a 19.5 por ciento, lo que representa a cerca de 6.5 millones de adolescentes, un aumento de 31 por ciento.

La mayoría de la pérdida de la audición fue ligera y probablemente no fue notada por los adolescentes. Además, entre 2005 y 2006, la mayoría de la pérdida de la audición se limitó a las altas frecuencias (16.4 por ciento). Apenas 9 por ciento de los adolescentes presentaba pérdida de la audición de bajas frecuencias, anotó el equipo de Shargorodsky.

Además, la pérdida de la audición se presentó principalmente en un oído (11.1 por ciento entre 1988 y 1994, y 14 por ciento entre 2005 y 2006). Los investigadores hallaron que la pérdida de la audición en ambos oídos fue de 3.8 por ciento en el estudio anterior y de 5.5 por ciento en el estudio más reciente.*

Sin embargo, entre los adolescentes de 2005 y 2006, la cantidad que tenía pérdida de la audición "leve" o "peor" fue 77 por ciento superior que entre los adolescentes del grupo de 1988 a 1994. Agregaron que era menos probable que las niñas presentaran pérdida de la audición.

El aumento en la pérdida de la audición no se relacionó significativamente con antecedentes de infecciones auditivas, exposición al uso de armas de fuego o exposición a ruidos fuertes cinco o más horas a la semana. Sin embargo, los adolescentes de familias que vivían por debajo del umbral federal de pobreza tenían más probabilidades de presentar pérdida de la audición que los adolescentes que vivían por encima de él, señalaron Shargorodsky y sus colegas.

"Hacen falta más estudios para determinar las razones para este aumento y para identificar factores de riesgo potencialmente modificables para prevenir el desarrollo de la pérdida de la audición", concluyeron los autores en el informe que aparece en la edición del 18 de agosto de la Journal of the American Medical Association.

Aunque se desconocen las razones que subyacen al aumento de la pérdida de la audición, Kileny recalcó que la explicación posible son los dispositivos de música portátiles. Pasar varias horas escuchando música a alto volumen puede perjudicar la audición, sobre todo de las frecuencias altas, aseguró Kileny. "Escuchar música a un nivel razonable definitivamente no hace daño, pero si sus auriculares son del tipo que se introduce en los oídos, nadie puede saber cuál es el nivel de volumen al que está escuchando".

Además, la compresión de la música para los archivos MP3 ha eliminado los altos y los bajos dinámicos de la música. "En otras palabras, la música, que generalmente tiene picos y valles, principalmente sólo tiene picos", aclaró Kileny. "Debido a eso, todos los sonidos son fuertes".

Kileny aseguró que la cantidad de pérdida de la audición es mínima, pero anuncia lo que está por venir.

"Es más un indicador de lo que se avecina. Cuando se ha creado en el oído interno un ambiente de esta naturaleza, tiende a ser progresivo", dijo. "Con el tiempo, se puede esperar que la pérdida de la audición sea significativa".

Kileny sugiere que la gente ponga el nivel de volumen automático del reproductor MP3 en un nivel seguro, lo que puede prevenir que la música sea demasiado fuerte y cause pérdida de la audición. Anteriormente, Kileny había definido el nivel como aquel que permite escuchar una conversación mientras se usa el dispositivo.

Más información

Para más información sobre la pérdida de la audición relacionada con el ruido, visite el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad