SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una piscina de partos no es un lugar para dar a luz, según unas nuevas directrices

Una piscina de partos no es un lugar para dar a luz, según unas nuevas directrices

La inmersión podría ayudar durante el parto temprano, pero plantea riesgos durante el alumbramiento, informa un ginecoobstetra

MARTES, 25 de octubre de 2016 (HealthDay News) -- Aunque una piscina de partos podría ofrecer ciertas ventajas durante las primeras etapas del parto, las mujeres no deben dar a luz a su bebé en el agua, aconsejan unas nuevas directrices.

Las piscinas de parto se pueden encontrar en hospitales, centros de parto o en los hogares. Una mujer que está dando a luz yace en agua tibia para ayudar a facilitar el parto.

"La inmersión en el agua durante la primera etapa del parto podría ofrecer algunos beneficios: puede acortar el parto y se asocia con un menor uso de epidurales [inyecciones de anestesia en la columna]", dijo el Dr. Joseph Wax, presidente del comité que desarrolló las recomendaciones para el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG).

"Pero es importante diferenciar entre hacer el trabajo de parto en el agua y dar a luz en el agua", planteó Wax en un comunicado de prensa del ACOG. "No hay evidencias que respalden que dar a luz a un bebé en el agua tenga beneficios para el bebé".

De hecho, según las directrices, dar a luz a un bebé en el agua podría conducir a graves problemas de salud. Éstos incluyen un aumento en el riesgo de infecciones en la madre y en el bebé, dificultadles en la regulación de la temperatura corporal del bebé, un aumento en las probabilidades de daño en el cordón umbilical, un distrés respiratorio que resulte de que el bebé inhale agua de la bañera, y el potencial de asfixia (falta de oxígeno) y convulsiones.

Los hospitales y los centros de partos que ofrecen inmersión en el agua a las mujeres en la primera etapa del parto deben seguir ciertas directrices para proteger la salud y la seguridad de la madre y del bebé, señaló el ACOG.

Esas medidas incluyen un proceso riguroso para la selección de las candidatas, mantener y limpiar las bañeras y piscinas de inmersión, seguir los procedimientos de control de infecciones, monitorizar a las mujeres a intervalos adecuados mientras estén sumergidas, y sacar a las mujeres de las bañeras si hay alguna preocupación sobre la madre o el bebé.

Las recomendaciones aparecen en la edición de noviembre de la revista Obstetrics & Gynecology.

Más información

La Oficina para la Salud de las Mujeres de EE. UU. ofrece más información sobre el parto y el nacimiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad