SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una muerte infantil previa se relaciona con un mayor riesgo de mortinato

Una muerte infantil previa se relaciona con un mayor riesgo de mortinato

Las mujeres negras son nueve veces más propensas que las blancas a tener un mortinato en el embarazo avanzado, halla un estudio

MIÉRCOLES, 21 de septiembre (HealthDay News) -- Las mujeres cuyo primer bebé murió en un plazo de un año tras el nacimiento están en mayor riesgo de tener un mortinato en embarazos posteriores, y el riesgo es particularmente alto entre las mujeres negras, informan investigadores de EE. UU.

El nuevo estudio observó a 2,483 mujeres con una muerte infantil previa (que se definió como la muerte de un niño en el primer año de vida) y 317,867 mujeres cuyo bebé sobrevivió al primer año de vida. Entre todas las mujeres del estudio, hubo 1,347 casos de mortinatos durante el segundo embarazo, una tasa de 4.2 por mil.

Los investigadores hallaron que, en general, las mujeres que habían experimentado una muerte infantil previa tenían 2.91 veces más probabilidades de experimentar un mortinato en un embarazo posterior que aquellas cuyos bebés habían sobrevivido al primer año de vida.

Sin embargo, las mujeres negras con una muerte infantil previa tenían 4.28 veces más probabilidades de experimentar un mortinato posterior que otras mujeres negras, y las mujeres blancas con una muerte infantil previa tenían 1.96 veces más probabilidades de experimentar un mortinato posterior que otras mujeres blancas.

Las mujeres negras tenían 9.46 veces más probabilidades que las blancas de experimentar un mortinato, y las mujeres cuyo primer bebé había muerto eran más propensas a ser negras, obesas y a fumar durante el embarazo, hallaron los investigadores de la Universidad del Sur de Florida y la Universidad de Rochester.

En promedio, los bebés nacidos de madres con una muerte infantil previa tenían 293 gramos menos de peso al nacer que los nacidos de mujeres cuyos bebés anteriores habían sobrevivido al primer año de vida, según el estudio que aparece en la edición del 21 de septiembre de la revista BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology.

Además, los investigadores hallaron que las madres que experimentaron una muerte infantil previa tenían casi el doble de probabilidades de sufrir de complicaciones en sus embarazos posteriores que las mujeres cuyos bebés sobrevivieron al primer año, con 10.9 frente a 6.7 por ciento, respectivamente.

"Nuestros hallazgos muestran que hay grandes disparidades en las tasas de mortalidad infantil entre las mujeres blancas y las negras, y resaltan la necesidad de mejores esfuerzos de salud pública por reducir la mortalidad infantil", aseguró en un comunicado de prensa de la revista el investigador principal, el Dr. Hamisu Salihu, profesor del departamento de epidemiología y bioestadística del Colegio de salud pública de la Universidad del Sur de Florida. "Es importante que los médicos noten el riesgo potencial de mortinatos posteriores tras la muerte de un bebé cuando hablen con las pacientes en el periodo antes de su próximo embarazo".

Más información

March of Dimes tiene más información sobre los mortinatos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad