SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una lesión de hombro habitual se cura bien sin cirugía, según un estudio

Una lesión de hombro habitual se cura bien sin cirugía, según un estudio

Unos investigadores afirman que el tratamiento no quirúrgico conlleva menos complicaciones y un tiempo de recuperación más corto

JUEVES, 22 de octubre de 2015 (HealthDay News) -- Una lesión de hombro habitual que normalmente se repara con cirugía puede curarse igual de bien con un tratamiento no quirúrgico, según sugiere un estudio reciente.

Los investigadores añaden que los que deciden evitar la cirugía cuando se han dislocado la articulación del hombro sufren menos complicaciones y vuelven a trabajar más pronto. Pero los pacientes de cirugía parecen más satisfechos con la apariencia de su hombro tras la operación.

En la parte superior del hombro, entre la clavícula y el omóplato, la articulación acromioclavicular a menudo resulta lesionada cuando se practica algún deporte. También se puede dislocar en una caída o en un accidente de coche. Las personas con una lesión menor pueden usar un cabestrillo o ir a fisioterapia. Las dislocaciones más graves a menudo se tratan con una cirugía en la que se insertan una placa y tornillos, según los investigadores.

"Para las dislocaciones de la articulación acromioclavicular graves, la cirugía es una práctica habitual, pero no hay muchas evidencias que sugieran que este sea en realidad el mejor tratamiento", dijo el autor del estudio, el Dr. Michael McKee, en un comunicado de prensa del Hospital de St. Michael, en Toronto, donde ejerce de cirujano ortopédico.

Para investigar esta cuestión con mayor profundidad, los autores del estudio asignaron a 83 personas que habían sufrido dislocaciones entre moderadas y graves de la articulación acromioclavicular a someterse a una cirugía y hacer rehabilitación o a seguir un tratamiento no quirúrgico con un cabestrillo y rehabilitación.

Se hizo seguimiento a los participantes durante 2 años. Los investigadores dieron seguimiento a sus complicaciones y al nivel de discapacidad y de satisfacción con la apariencia de su hombro.

El estudio, publicado el 22 de octubre en la revista Journal of Orthopaedic Trauma, halló que los pacientes tratados sin cirugía podían mover sus hombros mejor que los que se habían sometido a una cirugía en las sesiones de seguimiento después de 6 semanas y de 3 meses de la lesión.

Después de 6 meses, los investigadores no encontraron diferencias importantes entre los dos grupos.

"Tres meses después de la lesión inicial, más del 75 por ciento de los pacientes que no se sometieron a una cirugía de reparación de la articulación acromioclavicular pudieron volver a trabajar, mientras que solamente el 43 por ciento de los que pasaron por la cirugía volvieron a trabajar", dijo McKee.

De los 40 pacientes que se sometieron a la cirugía, 7 sufrieron complicaciones importantes, como, por ejemplo, que una placa se soltara o una infección profunda en la herida. Por otra parte, otros siete experimentaron una infección menor, un entumecimiento en el punto de la incisión u otra complicación menor.

Por el contrario, de los 43 pacientes tratados con un cabestrillo y rehabilitación, solamente dos sufrieron complicaciones importantes, según el estudio. Ambos eran el resultado de una lesión repetida.

Pero los pacientes a los que se realizó la cirugía estaban más satisfechos con la apariencia de su hombro tras el tratamiento. Solamente el 5 por ciento de los pacientes quirúrgicos no estaban contentos con su apariencia un año después del tratamiento, en comparación con el 16 por ciento de los pacientes que no realizaron la cirugía. Después de dos años, la diferencia fue incluso mayor: un 21 por ciento de los pacientes que no se sometieron a la cirugía no estaban satisfechos, en contraste con el 4 por ciento de los que sí lo hicieron.

"Las principales ventajas de la cirugía son que se coloca a la articulación de vuelta en su sitio y que el hombro parece más simétrico y agradable a la vista. Las implicaciones a largo plazo de la cirugía para la dislocación de la articulación acromioclavicular siguen sin estar claras cuando se comparan con el tratamiento sin procedimiento quirúrgico", dijo McKee.

Aunque la apariencia es algo a tener en cuenta, McKee dijo que los médicos deberían "pensárselo dos veces" antes de recomendar la cirugía para la dislocación de la articulación acromioclavicular, independientemente de qué tan grave sea. "Los pacientes que se someten a un procedimiento quirúrgico vuelven a trabajar antes, experimentan menos incapacidad durante los primeros meses después de la lesión y sufren menos complicaciones", concluyó.

Más información

La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons) ofrece más información sobre la dislocación del hombro.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad