SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un retraso en el tratamiento de las conmociones podría prolongar la recuperación

Por Don Rauf, Reportero de HealthDay -
Un retraso en el tratamiento de las conmociones podría prolongar la recuperación

Los deportistas universitarios que no fueron evaluados de inmediato estuvieron 5 días más sin jugar, encontró un estudio

VIERNES, 20 de mayo de 2016 (HealthDay News) -- Los deportistas no deben tomarse un golpe en la cabeza a la ligera. Una nueva investigación sugiere que el retraso en el tratamiento de una conmoción cerebral podría prolongar la recuperación.

Pero muchos deportistas universitarios no reconocen o reportan los síntomas de conmoción de inmediato, encontró el estudio, que contó con casi 100 jugadores. Y en comparación con los deportistas con lesiones en la cabeza que recibieron una evaluación de inmediato, los que pospusieron reportar los síntomas estuvieron unos cinco días más, en promedio, sin jugar.

"Si un deportista experimenta síntomas de conmoción, debe informar de inmediato al entrenador deportivo o al médico del equipo para que puedan evaluarle", dijo el autor líder del estudio, Breton Asken.

"Nuestros hallazgos indican que... esto le dará las mayores probabilidades de volver al deporte más rápido", señaló Asken, estudiante de postgrado del programa de psicología clínica de la Universidad de Florida.

Posponer la atención médica expone potencialmente al cerebro ya lesionado de un deportista a un estrés adicional que puede complicar el daño al sistema nervioso, añadió Asken.

Según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU., los signos de conmoción pueden incluir dolor o "presión" en la cabeza, náuseas o vómitos, problemas de equilibrio o mareo, vista doble o borrosa, molestias ante la luz o los ruidos, confusión, y problemas de concentración o memoria.

Los entrenadores deben sacar a los deportistas del juego. Y los deportistas deben buscar atención médica si no pueden recordar los eventos previos al golpe o a la caída, si parecen aturdidos o confusos, si se les olvidan las instrucciones, si responden a las preguntas con lentitud, o si pierden la conciencia aunque sea poco tiempo. Los individuos con una conmoción podrían decir que simplemente no se "sienten bien", o que se sienten flojos o confundidos, señalan los CDC.

Aunque la concienciación sobre el daño a largo plazo de las conmociones cerebrales ha aumentado en la última década, muchas lesiones de la cabeza producidas en los deportes siguen sin reportarse, confirmó el nuevo estudio.

En el estudio, Asken y sus colaboradores revisaron los expedientes médicos de 97 deportistas de ambos sexos de la Universidad de Florida, diagnosticados con una conmoción relacionada con el deporte entre 2008 y 2015. Los deportistas habían participado en básquetbol, fútbol americano, gimnasia, lacrosse, fútbol, natación y clavadismo, pista y campo, y voleibol.

Más de la mitad no reportaron de inmediato sus síntomas de conmoción, encontró el estudio.

Tras tomar en cuenta otros factores que podrían prolongar la recuperación, los investigadores hallaron que los deportistas que retrasaron reportar una conmoción siguieron pasando 4.9 días más antes de volver a jugar, en comparación con los que reportaron sus síntomas de conmoción de inmediato.

Los deportistas que retrasaron el reporte también tenían el doble de probabilidades de tener una recuperación prolongada (de ocho o más días) en comparación con los que dejaron de jugar su deporte de inmediato, mostraron los hallazgos.

Asken dijo que es probable que haya varios motivos para los retrasos en los reportes de los síntomas. Por ejemplo, algunos deportistas quizá no asocien síntomas como un dolor de cabeza o las náuseas con una conmoción.

"También es concebible que algunos no notaran los síntomas mientras jugaban o que no los consideraran suficientemente graves como para reportarlos", dijo. "Solo reportaron los síntomas después de que persistieron y señalaron que algo debía ir mal".

Los hallazgos aparecen en la edición de mayo de la revista Journal of Athletic Training.

Tamara Valovich McLeod es coautora de una declaración de posición de la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos (National Athletic Trainers' Association) sobre la gestión de las conmociones deportivas. Dijo que a algunos deportistas podría preocuparles perder su posición o decepcionar a sus compañeros de equipo si reportan una conmoción.

Investigaciones anteriores han mostrado que muchos deportistas adolescentes minimizan y enmascaran sus síntomas "con la finalidad de sentirse normales entre sus compañeros y volver a jugar lo antes posible", advirtió McLeod, que también es directora de los programas de entrenamiento deportivo de la Facultad de Medicina Osteopática de la Universidad A.T. Still en Mesa, Arizona.

"Creo que los deportistas con frecuencia desean jugar aunque estén lesionados, incluso con una conmoción, ya que gran parte de su identidad tiene que ver con ser un deportista y estar en la cancha", añadió. "Cambiar esa perspectiva es importante para asegurar que los deportistas sí reporten los síntomas asociados con la conmoción para poder gestionarlos de forma adecuada".

Tanto McLeod como Asken se mostraron de acuerdo en que la educación puede ayudar a aumentar la cantidad de deportistas que reportan las conmociones de inmediato.

"No solo debemos educar sobre cuáles son las señales y los síntomas de la conmoción, sino informar a los deportistas sobre la importancia de reportarlos de inmediato, y sobre cómo el hecho de reportarlos de inmediato podría permitirles volver a la actividad de forma más segura y rápida que ocultar los síntomas", enfatizo McLeod.

Más información

Para más información sobre el manejo de las conmociones deportivas, visite la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad