SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un poco más de sal al día quizá no le haga daño a las personas mayores

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Un poco más de sal al día quizá no le haga daño a las personas mayores

Pero los expertos señalan que restringir la ingesta sigue siendo aconsejable

Consumir una cantidad "modesta" de sal quizá no haga daño a las personas mayores, pero más de eso puede resultar nocivo para la salud, halla un estudio reciente.

El estudio de adultos mayores de 71 a 80 años de edad encontró que el consumo diario de 2,300 miligramos (mg) de sal (el equivalente a una cucharadita) no aumentaba las muertes, la enfermedad cardiaca, el accidente cerebrovascular (ACV) ni la insuficiencia cardiaca de los adultos en un periodo de diez años.

Pero una ingesta de sal superior a 2,300 mg (que es más alta de lo que los expertos recomiendan actualmente) podría aumentar el riesgo de muerte precoz y de otros males, señalaron los investigadores.

"La tasa de consumo de sal de nuestro estudio fue modesta", aseguró el investigador líder, el Dr. Andreas Kalogeropoulos, profesor asistente de cardiología de la Universidad de Emory, en Atlanta.

Los hallazgos no deben interpretarse como permiso para usar el salero de forma indiscriminada. Los investigadores no compararon una ingesta alta de sal con una ingesta baja.

"La cuestión no es si se debe tomar una cucharadita o dos, sino si se debe tomar una cucharadita al día o menos", planteó.

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) recomienda menos de 1,500 mg de sal al día, que es menos de una cucharadita.

Kalogeropoulos añadió que los investigadores observaron una tendencia a una tasa de mortalidad más alta en los pocos participantes del estudio que tenían una ingesta alta de sal.

El informe aparece en la edición en línea del 19 de enero de la revista JAMA Internal Medicine.

Para el estudio, los investigadores observaron los efectos de la sal en unos 2,600 adultos de 71 a 80 años de edad que completaron un cuestionario de frecuencia de ingesta alimentaria.

Durante los 10 años de seguimiento, 881 participantes murieron, 572 contrajeron una enfermedad cardiaca o sufrieron un ACV, y 398 contrajeron insuficiencia cardiaca, hallaron los investigadores.

Cuando los investigadores observaron las muertes en comparación con el consumo de sal, hallaron que la tasa de muerte más baja (del 30.7 por ciento) ocurrió entre los que consumían de 1,500 a 2,300 mg al día. Los que consumían un promedio de 1,500 mg al día tuvieron una tasa de mortalidad del 33.8 por ciento. Entre aquellos cuya ingesta de sal era de más de 2,300 mg al día, la tasa de mortalidad fue del 35.2 por ciento.

El Dr. Elliot Antman, presidente de la Asociación Americana del Corazón y decano asociado de investigación clínica y traslacional de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, dijo que estos hallazgos son coherentes con los hallazgos de otros estudios que muestran que a medida que aumenta la ingesta de sal, lo mismo ocurre con el riesgo de muerte, enfermedades cardiacas y ACV.

"Este estudio solo tiene una conclusión firme, y solo para los mayores: aumentar la ingesta de sal aumenta dramáticamente el riesgo", advirtió.

La sal se vincula con la presión arterial, y mientras más sal consumen las personas, mayor es su presión arterial, apuntó Antman. "Una buena forma de reducir la presión arterial es comer una dieta baja en sal", afirmó.

Antman añadió que tres cuartas partes de la sal que los estadounidenses consumen proviene de alimentos procesados y de los restaurantes, no del salero de la mesa.

"El estadounidense promedio consume 3,400 mg de sal al día", dijo Antman. "Los consumidores deben leer las etiquetas de nutrición cuando compran y pedir a los restaurantes que ofrezcan el contenido nutricional de sus comidas. Deben elegir productos más bajos en sal en el supermercado, y elegir opciones más bajas en sal en el menú", aconsejó.

James DiNicolantonio, científico de investigación cardiovascular del Instituto Cardiaco de la Parte Central de EE. UU. de Saint Luke, en Kansas City, Missouri, se mostró de acuerdo.

"Cambie de los alimentos altamente procesados, que son ricos en sal y azúcares añadidos además de otras sustancias, a comer alimentos de verdad e integrales", planteó. "Si decide echarle algo de sal a un alimento entero, eso probablemente no sea un problema, pero evite echarle azúcar".

El Dr. Sean Lucan, del departamento de medicina familiar y social del Centro Médico Montefiore y el Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York, señaló que las personas deben tener una visión panorámica y no enfocarse en la sal ni en ningún otro componente de la dieta en particular.

"Debemos enfocarnos en la dieta y el estilo de vida en general. Elija comida de verdad derivada de plantas, del tipo biológico vivo en lugar del tipo industrialmente procesado, y le irá bien", dijo Lucan.

Más información

Para más información sobre la sal, visite la Asociación Americana del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad