Quantcast

Publicidad

Editar mi perfil

Disminuir la próstata sin cirugía

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

La 'embolización de la arteria prostática' no provocó efectos secundarios problemáticos en un estudio

LUNES, 15 de abril (HealthDay News) -- Los hombres que necesitan tratamiento para una próstata alargada podrían pronto contar con una nueva opción no quirúrgica, sugiere un estudio inicial.

La técnica, llamada embolización de la arteria prostática (EAP), usa un catéter dirigido a través de una arteria de la pierna. El catéter se dirige a la arteria que provee de sangre a la próstata. Entonces, se inyectan unas cuentas minúsculas en la arteria, que bloquean temporalmente el flujo sanguíneo a la próstata.

La pérdida temporal de sangre hace que la próstata se encoja, aliviando los síntomas, según el líder del estudio, el Dr. Sandeep Bagla. Además, el nuevo tratamiento no parece conllevar el mismo riesgo de complicaciones graves, como la incontinencia y la impotencia, que con frecuencia se presentan con el tratamiento de la próstata agrandada.

"Esta es una gran noticia para el hombre promedio con hiperplasia prostática benigna. Muchos hombres rehúsan los tratamientos actuales debido a los riesgos. Pero para el hombre promedio, el EAP es una solución obvia", aseguró Bagla, radiólogo intervencionista del Hospital Inova Alexandria, en Virginia.

El procedimiento solo ha estado disponible como parte del ensayo de Bagla hasta hace poco, pero comentó que algunos radiólogos intervencionistas han comenzado a realizar la embolización de la arteria prostática, y espera que el procedimiento esté más ampliamente disponible para finales del año.

Hiperplasia prostática benigna es el término médico para una próstata agrandada. Esta afección es muy común a medida que los hombres envejecen. Hasta la mitad de los hombres de 60 años sufren de una próstata agrandada, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón (NIDDK, por sus siglas en inglés) de EE. UU. Para cuando los hombres están en los 70 y los 80, hasta el 90 por ciento sufren de hiperplasia prostática benigna, según el NIDDK.

Algunos hombres no experimentan síntomas, mientras que otros pueden sentir la necesidad de orinar con frecuencia, pero tienen un flujo urinario débil, señala el NIDDK. Hay varios tratamientos disponibles para la hiperplasia prostática benigna, entre ellos fármacos y cirugía.

Bagla dijo que los radiólogos intervencionistas en Europa y América del Sur han estado utilizando la embolización de la arteria prostática, y que el estudio actual es el primero en evaluar el procedimiento en Estados Unidos.

Bagla y colegas esperan tratar a un total de 30 pacientes, pero reportarán los resultados de los primeros 18 pacientes el lunes en la reunión anual de la Sociedad de Radiología Intervencionista (Society of Interventional Radiology) en Nueva Orleáns. Los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista reseñada por profesionales.

Para el estudio, la edad promedio de los pacientes que se sometieron a una embolización de la arteria prostática fue de 67 años. Ninguno de los hombres tuvo que ser ingresado en el hospital tras el procedimiento.

El 94 por ciento de los hombres (17 de 18) experimentaron una reducción significativa en los síntomas un mes tras la cirugía. Y ninguno reportó ninguna complicación mayor tras la operación.

Bagla dijo que el costo exacto del nuevo procedimiento es difícil de calcular ahora mismo, pero la embolización de la arteria prostática será más barata que la mayoría de procedimientos utilizados actualmente, ya que no hay necesidad de un quirófano ni de estadías hospitalarias. Además, señaló que también se ahorrará dinero en atención de salud, porque el procedimiento no parece provocar complicaciones.

"Esto podría convertirse en parte del armamento de tratamientos que se pueden ofrecer para [la hiperplasia prostática benigna]", comentó el Dr. Art Rastinehad, director de oncología urológica intervencionista del Sistema de Salud North Shore-LIJ en New Hyde Park, Nueva York. Rastinehad no participó en el nuevo estudio.

"Se trató de una serie pequeña y un estudio limitado para sacar conclusiones significativas. Pero es muy emocionante ver la evaluación y el adelanto", aseguró.

Más información

Para más información sobre el agrandamiento de la próstata, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y de Enfermedades Digestivas y del Riñón de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo