SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un nuevo antibiótico ayuda a prevenir la reincidencia de una peligrosa infección intestinal

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
Un nuevo antibiótico ayuda a prevenir la reincidencia de una peligrosa infección intestinal

Investigadores explican que la fidaxomicina se dirige a la C.difficile, pero deja la mayoría de las bacterias beneficiosas intactas

MIÉRCOLES, 2 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los ensayos clínicos de etapa tardía de un nuevo antibiótico para la infección por Clostridium difficile, que es cada vez más común y especialmente mortal para los adultos mayores, sugieren que evita la reincidencia mucho mejor que los medicamentos que se utilizan actualmente.

Los investigadores probaron el nuevo medicamento, la fidaxomicina, frente a la vancomicina, un medicamento potente que con frecuencia se receta a los pacientes de C. difficile. Estos casos con frecuencia incluyen diarrea más virulenta e inflamación del colon que resulta fatal para cerca de cinco mil estadounidenses cada año, según estadísticas federales.

Las personas mayores de 65, sobre todo las que están en hospitales y hogares para ancianos, son más vulnerables a las infecciones, que, según los expertos, afectan hasta a tres millones de estadounidenses al año, muchos de los cuales han tomado antibióticos de amplio espectro para tratar otras enfermedades.

Entre los 629 pacientes estudiados, la fidaxomicina se relacionó con un índice 45 por ciento menor de reincidencia que la vancomicina, que, según los investigadores, se debió a la capacidad de la primera para dirigirse con precisión a las bacterias de C. difficile en el intestino. La vancomicina tiene un índice de cura clínica similar, pero elimina más bacterias intestinales beneficiosas, las mismas que ayudan a mantener a raya a la C. difficile, explicó el Dr. Sherwood Gorbach, coautor del estudio.

"Es virtualmente imposible superar a la vancomicina como cura, pero [con fidaxomicina] pudimos vencer la reincidencia", aseguró Gorbach, profesor de medicina, inmunología, biología molecular y microbiología de la Facultad de medicina de la Universidad Tufts de Boston.

"La fidaxomicina sí elimina la bacteria, pero si hablamos de reincidencia, no altera el equilibrio normal de la flora intestinal", dijo. "Este medicamento en realidad debería salvar vidas".

El estudio fue financiado por Optimer Pharmaceuticals, que está desarrollando la fidaxomicina, y aparece en la edición del 3 de febrero de la New England Journal of Medicine.

Aunque la vancomicina es un antibiótico que con frecuencia se usa como último recurso para tratar infecciones resistentes a los medicamentos, una creciente amenaza para la salud pública, la fidaxomicina no se desarrolló porque la C. difficile se está haciendo resistente a la vancomicina o al metronidazol, los medicamentos estándares usados para casos más leves, anotó Gorbach.

"La razón de estos fracasos no es la resistencia", dijo. "Tanto la vancomicina como la fidaxomicina tienen un índice de fracaso de diez por ciento". Podría ser que las esporas no se pueden eliminar muy fácilmente, lo que permite que la enfermedad continúe. Ahora la están llamando la "súper bacteria" de los hospitales".

Los participantes de tres ensayos clínicos, inscritos en 52 centros de los EE. UU. y 15 de Canadá, se clasificaron según si su infección actual de C. difficile era el primero o segundo episodio. Los pacientes tomaron fidaxomicina (200 mg dos veces al día) o vancomicina (125 mg cuatro veces al día) por vía oral durante diez días y luego se les dio seguimiento posteriormente para determinar si la diarrea se había resuelto.

Se definió reincidencia como la reaparición de más de tres deposiciones diarreicas en un período de 24 horas durante las cuatro semanas tras haber completado la terapia farmacológica.

El tiempo de recuperación no solo fue más rápido entre los que tomaron fidaxomicina, también el 75 por ciento alcanzó la recuperación sin reincidencia, frente a 64.1 por ciento para los pacientes que tomaron vancomicina.

"La gente que ha tenido esta enfermedad dice por lo general que es la peor enfermedad que han sufrido en su vida", aseguró Gorbach. "Debido a que [la fidaxomicina] reduce las reincidencias en 45 por ciento (y las reincidencias usualmente exigen nuevamente hospitalización), en realidad esto ahorra dinero".

El Dr. Clifford McDonald, jefe de la división de calidad de la atención de la salud de la rama de prevención y respuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aseguró que el menor índice de reincidencia de C. difficile altamente contagiosa relacionado con la fidaxomicina también podría reducir el índice de contagio entre los pacientes.

"Esto sí parece un resultado científico bastante contundente", aseguró McDonald. "Esperamos que podamos ver más antibióticos como esos".

McDonald también señaló que los trasplantes fecales, una terapia novedosa para la C. difficile que ayuda a restablecer los niveles de bacterias intestinales beneficiosas por infusión a los pacientes de lechada de heces proveniente de un donante saludable, va de la mano con los esfuerzos para desarrollar antibióticos que destruyan menos de estas bacterias.

"Los antibióticos producen daños colaterales. No son seguros para las bacterias que siempre han sido buenas con nosotros", advirtió McDonald. "Me parece que cada vez nos estamos dando más cuenta de que no somos simplemente mamíferos, sino mamíferos que viven con bacterias y que esa coexistencia es necesaria para la salud".

Gorbach aseguró que se espera que la Administración de Drogas y Alimentos decida para le final de mayo si la fidaxomicina entrará al mercado en algunos meses. Él y los miembros de su equipo pidieron que se tome en cuenta de manera acelerada el medicamento, pues satisface una necesidad no satisfecha y se debe tomar una decisión rápida.

Más información

Para saber más sobre la C. difficile, visite la Biblioteca Nacional de Medicina.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad