SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio sugiere un daño cerebral en el 40 por ciento de los ex jugadores de la NFL

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Un estudio sugiere un daño cerebral en el 40 por ciento de los ex jugadores de la NFL

Más del 42 por ciento también exhiben problemas de pensamiento y memoria, apuntan los investigadores

LUNES, 11 de abril de 2016 (HealthDay News) -- Dos de cada cinco jugadores retirados de la Liga Nacional de Fútbol Americano (National Football League, NFL) podrían sufrir de lesiones cerebrales traumáticas, sugiere un pequeño estudio.

Los escáneres cerebrales de 40 ex jugadores de la NFL, con una edad promedio de 36 años, hallaron que casi el 43 por ciento tenían significativamente más daño en la sustancia blanca del cerebro que los adultos sanos de la misma edad, apuntaron los investigadores.

Además, las pruebas mostraron que alrededor de la mitad tenían problemas significativos para cumplir objetivos, y más de dos de cada cinco tenían problemas de aprendizaje, memoria o atención.

"Esta podría ser otra pieza del rompecabezas sobre el hecho de que jugar fútbol americano pone a la gente en riesgo de lesiones cerebrales traumáticas que podrían provocar problemas más adelante en la vida", señaló el investigador líder, el Dr. Francis Conidi, del Centro de Neurología del Dolor de Cabeza y del Deporte de Florida, en Port St. Lucie.

La lesión cerebral traumática podría ser un precursor de la encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro, dijo Conidi. "Es importante prevenir la lesión cerebral traumática, porque cuando se llega a la ETC no se puede hacer nada", advirtió.

Conidi añadió que un tercio de las personas con lesiones cerebrales traumáticas luego desarrollan Alzheimer, ETC u otras enfermedades neurodegenerativas.

La NFL, que durante años debatió la idea de que las lesiones en la cabeza conducían al daño cerebral, dijo en una declaración que valora los estudios de este tipo.

"Está claro que hay riesgos de salud a largo plazo asociados con sufrir lesiones en la cabeza", dijo un vocero de la NFL. "Estudios de este tipo son importantes para avanzar más la ciencia y comprender mejor esos riesgos".

Una forma de reducir el daño de la lesión cerebral traumática en el fútbol americano es limitar los golpes en los entrenamientos, dio Conidi, "porque lo más probable es que el daño sea acumulativo".

"Los golpes no se pueden eliminar del todo sin afectar el juego", dijo Conidi. Pero "hay un riesgo aceptado por el deportista", añadió. "Siempre y cuando presentemos la información de que quizá tengan problemas más adelante en la vida, pueden tomar una decisión informada".

Otro experto se alegró por el informe.

"En general, se trata de un estudio significativo que resalta el daño potencial que puede ocurrir con el tiempo, sobre todo en los deportes profesionales", comentó el Dr. Mohan Kottapally, profesor asistente de neurología clínica y neuroatención crítica de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Pero Kottapally dijo que los hallazgos del estudio no necesariamente establecen una relación causal directa entre los hallazgos de las IRM y los problemas de pensamiento observables. Para eso se necesita más información, dijo.

"La dificultad a la que nos enfrentamos para tratar a los pacientes de esta enfermedad es determinar la conexión entre los hallazgos de disfunción en las imágenes con los hallazgos clínicos de disfunción", comentó.

Los ex deportistas del estudio tenían entre 27 y 56 años. Jugaron en la NFL durante un promedio de siete años, y reportaron un promedio de ocho conmociones, dijo Conidi.

Además, 12 hombres reportaron varios golpes fuertes que no llegaron a ser diagnosticados como conmociones, apuntó.

Cuando los investigadores usaron IRM especiales y examinaron la sustancia blanca del cerebro, que conecta a las regiones del cerebro, encontraron que 17 jugadores tenían evidencias de lesión cerebral traumática", dijo Conidi.

Además, el 30 por ciento presentaba una alteración de las células nerviosas que permiten a las células del cerebro enviarse mensajes entre sí, señaló.

Pareció que los que jugaron más tiempo eran más propensos a tener señales de lesión cerebral traumática.

Pero el número de conmociones sufridas no se relacionó con las señales de lesión cerebral traumática, dijo Conidi.

Debe haber otra explicación, planteó Conidi. Una causa posible es que los golpes durante el juego (no necesariamente los golpes en la cabeza) causen una presión en la profundidad de la sustancia blanca del cerebro, y que eso resulte en daño duradero, apuntó.

Quizá por eso los linieros ofensivos y defensivos son los más propensos a mostrar señales de lesión cerebral traumática, dijo. "Parece que lo que causa el problema no es la conmoción, sino los golpes", añadió.

"Es posible que hayamos encontrado un vínculo con la ETC o una explicación alternativa de algunos de los problemas neurológicos que encontramos en los jugadores de fútbol americano retirados", comentó.

Los hallazgos del estudio se presentarán el martes en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology) en Vancouver, Canadá. La investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre las lesiones cerebrales traumáticas, visite el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad