SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio señala que la TRH es aún más arriesgada de lo que se pensaba

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Un estudio señala que la TRH es aún más arriesgada de lo que se pensaba

El análisis más reciente halla que la combinación entre estrógeno y progestina incrementó las probabilidades de cáncer de mama más mortal

MARTES, 19 de octubre (HealthDay News/HolaDoctor) -- El uso prolongado de la terapia de reemplazo hormonal no sólo aumenta el riesgo de cáncer de mama, según halla una investigación reciente, también aumenta el riesgo de formas más graves de la enfermedad e incrementa las probabilidades de muerte de las pacientes.

Un estudio que aparece en la edición del 20 de octubre de la Journal of the American Medical Association contradice estudios de observación anteriores que sugerían un mayor riesgo de cáncer de mama, pero únicamente para los tumores menos agresivos y más tratables. Los investigadores agregaron que es la primera vez que se muestra un aumento en la mortalidad.

Los hallazgos aplican únicamente para la terapia de estrógeno más progestina.o la terapia combinada, no para la terapia de estrógeno solo.

"Parece que todas las categorías de cáncer de mama han aumentado", señaló el Dr. Rowan Chlebowski, autor del estudio. "La preponderancia de los estudios de observación ha sugerido que los cánceres tendrían resultados más favorables, pero ahora estamos viendo aumentos en todas las categorías del cáncer y, por primera vez, estamos informando acerca de la mortalidad".

Los hallazgos podrían elevar los estándares para los médicos que aconsejan a sus pacientes acerca del uso de terapia de reemplazo hormonal (TRH), o al menos una forma combinada de la terapia.

"Definitivamente afecta la manera como aconsejamos a las pacientes", apuntó la Dra. Elizabeth Poynor, ginecóloga oncóloga y cirujana de pelvis del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "La única razón para comenzar con TRH es controlar los síntomas de la menopausia en mujeres en las que no se pueden controlar los síntomas con métodos no hormonales. La relación entre riesgo y beneficio es muy individual siempre, por lo que esto definitivamente será un componente de las conversaciones con mis pacientes en lo adelante".

"Esto refuerza el mensaje de que las mujeres deben tomar la dosis más baja posible durante el menor tiempo posible", agregó Chlebowski, oncólogo del Instituto de investigaciones biomédicas de Los Ángeles en el Centro Médico Harbor-UCLA. "Quizá las mujeres deban pensar en hablar con su médico acerca de suspender la terapia hormonal luego de cierto tiempo".

La Iniciativa de salud de la mujer (Women's Health Initiative, WHI), ahora legendaria, fue suspendida repentinamente en 2002 luego de que los investigadores informaran sobre mayor incidencia de cáncer de mama entre las mujeres que tomaban estrógeno más progestina combinados.

En el WHI original participaron 16,608 mujeres posmenopáusicas de entre 50 y 79 que no se habían sometido a histerectomía. Las participantes fueron asignadas de manera aleatoria para tomar TRH combinada o un placebo.

Ahora, con once años de seguimiento total, Rowan y sus colegas hallaron que las mujeres que tomaban la TRH combinada tenían 25 por ciento más probabilidades de tener cáncer de mama invasivo que las mujeres del grupo de placebo, en el que tenían 78 por ciento más probabilidades de tener cáncer que se hubiera propagado a los ganglios linfáticos y tenían casi el doble de probabilidades que el grupo de placebo de morir de cáncer de mama. También tenían 57 por ciento más probabilidades que las mujeres del placebo de morir por cualquier causa luego de recibir un diagnóstico de cáncer de mama.

Dicho de otro modo, hubo más muertes por cáncer de mama (2.6 frente a 1.6 por 10,000 mujeres al año) y más muertes por cualquier causa (5.3 frente a 3.4 muertes por 10,000 mujeres por año), respectivamente, en el grupo de TRH, frente a las mujeres que tomaron un placebo.

El uso de la terapia de reemplazo hormonal si se redujo luego de los hallazgos sorpresivos de 2002, de 35 a 40 por ciento de las mujeres posmenopáusicas a cerca de 15 a 20 por ciento, aseguró Chlebowski.

"Sin embargo, eso sigue siendo decenas de millones de recetas al año", dijo.

Reducir aún más las cifras en los EE. UU. (muchos países ya tienen niveles de uso dramáticamente inferiores) exigirá algo de esfuerzo, aseguró Chlebowski.

"La comunidad de ginecólogos ha estado recetando esto durante años y por años se pensó que era beneficioso [por ejemplo para el riesgo cardiaco]", dijo. "Los estrógenos equinos conjugados [usados en combinación con progestina en este estudio] fueron introducidos en la práctica estadounidense en 1942, hace bastante tiempo".

Sin embargo, para muchos expertos, los riesgos parecen más aparentes que nunca.

"Este estudio llega a aún más lejos, ya que desalienta el uso de TRH de cualquier manera que no tenga en cuenta los riesgos", señaló la Dra. Freya Schnabel, directora de cirugía de mama del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York. "El WHI había vuelto a poner la terapia hormonal en el ámbito de la medicina, ya no eran pastillitas de menta. Se trata de medicamentos que deben ser vistos exactamente en el mismo contexto de riesgos y beneficios, indicaciones y contradicciones. Hay una verdadera desventaja en tomar THR y desarrollar cáncer de mama ya no es un asunto trivial de ningún modo".

Más información

Para más información sobre la Iniciativa de salud de la mujer, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad