SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio halla que los adolescentes piensan que las bebidas energéticas son saludables

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Un estudio halla que los adolescentes piensan que las bebidas energéticas son saludables

Sin embargo, publicitar estas bebidas como saludables no hace que lo sean

LUNES, 27 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Investigadores de la Universidad de Texas informan que existe un concepto errado popular de que, debido a que las bebidas energéticas y otras no carbonatadas se relacionan con la actividad física, son saludables.

En un estudio de más de 15,000 estudiantes de intermedia y secundaria de Texas, los investigadores hallaron que los niños que consumían bebidas endulzadas con azúcar, entre ellas bebidas energéticas, tenían más probabilidades que los niños que no lo hacían a consumir alimentos poco saludables y a ver más televisión. Sin embargo, los estudiantes que consumieron bebidas deportivas tuvieron más probabilidades que los que bebían gaseosa de hacer ejercicio, y de consumir frutas, verduras y leche, lo que sugiere que consideraban que las bebidas energéticas eran saludables.

"Los adolescentes y sus padres necesitan ser educados en el hecho de que que consumir grandes cantidades de bebidas con sabor y energéticas no forma parte de un estilo de vida saludable"; señaló Nalini Ranjit, profesora asistente de promoción en salud y ciencias conductuales del Centro Michael y Susan Dell para una Vida Saludable de la Facultad de salud pública de la Universidad de Texas en Austin.

"Los adolescentes que llevan estilos de vida saludables con mucha actividad física y una dieta saludable consumen de todos modos grandes cantidades de bebidas energéticas y con sabor, que están endulzadas con azúcar. "Consideramos que esto se debe a una publicidad exitosa que ha llevado a los consumidores a ver estas bebidas como algo saludable".

El informe aparece en la edición en línea del 27 de septiembre de Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Ranjit recolectó datos sobre más de 15,283 estudiantes de escuelas media y secundaria de todo Texas. De esos estudiantes, 22 por ciento de los niños y 17 por ciento de las niñas eran obesos.

Aunque el consumo habitual de gaseosa se ha relacionado con el aumento de peso, los investigadores hallaron que 83 por ciento de los niños y 78 por ciento de las niñas habían consumido una o más bebidas endulzadas con azúcar el día anterior, mientras que 28 por ciento informaron haber bebido tres o más gaseosas o bebidas energéticas diarias.

Los investigadores examinaron el consumo de gaseosas y otras bebidas energéticas con sabor no carbonatadas, y su relación con el consumo de alimentos poco saludables, como postres azucarados, carnes fritas y refrigerios fritos como papitas y papas a la francesa. También examinaron la manera en que estas bebidas se relacionaban con el consumo de alimentos saludables, como frutas, verduras y leche.

Además, examinaron la relación entre estas bebidas con actividad física, y la participación en deportes, así como con actividades sedentarias, como ver televisión, usar la computadora y jugar videojuegos.

En este estudio de estudiantes de octavo y undécimo grados de Texas, el consumo de bebidas endulzadas con azúcar se relacionó con dieta y actividad física poco saludables, y con conductas como el consumo de carnes y papitas fritas, aseguró Ranjit. Los niños que consumieron bebidas endulzadas con azúcar, como bebidas energéticas, tuvieron más probabilidades de tener conductas sedentarias como ver televisión, usar la computadora y jugar con videojuegos. Los que bebieron gaseosa también tuvieron menos probabilidades de participar en actividades deportivas organizadas, educación física en la escuela o actividad física vigorosa, y a beber menos leche y comer menos frutas y verduras que los que no.

"Sin embargo, el hallazgo más importante fue que los estudiantes que consumen bebidas con sabor y energéticas, como mezclas de jugo, Koolaid y Gatorade también tienen más probabilidades de realizar actividad física de más alto nivel, así como comer frutas y verduras, y tomar leche. Esta relación no se observó en los niños que consumieron gaseosa regular", dijo.

Samantha Heller, dietista, nutricionista, fisióloga del ejercicio y coordinadora de nutrición clínica del Centro de Atención del Cáncer del Hospital Griffin de Derby, Connecticut, apuntó que "existe confusión entre niños y adultos sobre si el consumo de bebidas endulzadas es adecuado".

"Las bebidas energéticas, por ejemplo, son importantes para los atletas jóvenes que entrenan o compiten a niveles intensos, o para los que hacen ejercicio en el calor. Sin embargo, el consumo de bebidas energéticas y otras bebidas endulzadas en la computadora o con el almuerzo simplemente agrega calorías no nutritivas y puede conducir al exceso de peso", agregó.

De todos modos, estas bebidas se comercializan como alternativas saludables a la gaseosa, señaló Heller.

"A algunas se les agregan vitaminas, antioxidantes o hierbas y la etiqueta frontal afirma que la bebida puede incrementar el sistema inmunitario, incrementar el metabolismo o combatir las enfermedades", dijo. "Se entiende que la gente las tome a cambio de la gaseosa y del agua con la idea de que son saludables. Para la mayoría de nosotros, la mayor parte del tiempo, el agua pura es la mejor manera de mantenerse hidratado".

Más información

Para más información sobre una dieta sana, visite el Departamento de Agricultura de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad