SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un control estricto de la presión arterial no ayuda a todos los diabéticos, según plantea un estudio

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Un control estricto de la presión arterial no ayuda a todos los diabéticos, según plantea un estudio

Sería mejor que los que tienen una enfermedad coronaria se centraran en otros factores de riesgo, recomienda un investigador

MARTES, 6 de julio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Más baja no significa mejor cuando hablamos de la presión arterial en diabéticos tipo 2 que también tienen enfermedades del corazón.

Una nueva investigación encuentra que los pacientes de diabetes y enfermedad de las arterias coronarias no tuvieron menos accidentes cerebrovasculares ni ataques cardiacos, y que en realidad tenían más probabilidades de morir cuando su presión arterial se mantenía por debajo de 130 mm Hg, en comparación con los pacientes que seguían el "control habitual de la presión arterial", es decir mantenerla dentro del rango de 130 a 140.

En adultos sanos, los niveles de presión arterial recomendados son de 120/80.

"Encontramos que después de un seguimiento promedio de poco menos de tres años en pacientes de diabetes y enfermedad de las arterias coronarias, una disminución en la presión arterial sistólica [el número superior] a menos de 130 . . . no produjo ningún beneficio en comparación con reducir la presión arterial a entre 130 y 140", dijo Rhonda Cooper-DeHoff, autora principal del estudio que aparece en la edición del 7 de julio de la Journal of the American Medical Association.

Estos hallazgos, junto con datos similares publicados recientemente por el estudio de gran tamaño ACCORD, sugieren que "bajar la presión arterial de forma intensiva no proporciona ningún beneficio más allá de la reducción normal de la presión arterial", comentó Cooper-DeHoff, profesora asociada de farmacoterapia e investigación translacional y de la división de medicina cardiovascular de la Facultad de farmacia y medicina de la Universidad de Florida en Gainesville.

El tiempo se invertiría mejor si los esfuerzos se centraran en otros factores de riesgo modificables de la enfermedad cardiaca, como el colesterol, recomendó.

Varias organizaciones, entre las que se encuentra la American Diabetes Association, recomiendan actualmente a los diabéticos mantener su presión arterial por debajo de 130/80 mm Hg, pero no está muy claro lo que se debe recomendar a los pacientes de diabetes tipo 2 y enfermedad arterial coronaria.

Para ello, los investigadores involucrados en el nuevo estudio analizaron datos de 6,400 pacientes diabéticos tipo 2 de 50 años en adelante que tenían también enfermedad arterial coronaria. Los participantes formaban parte de un ensayo más grande que investigaba si unos regímenes de medicamentos específicos eran mejores que otros para la prevención de ataques cardiacos y otros problemas del corazón a largo plazo.

Los voluntarios recibieron primero un antagonista del calcio o bloqueador beta, luego un inhibidor de la ECA o un diurético o ambos. El objetivo era alcanzar niveles de presión arterial de 130/85.

Los individuos del estudio que tenían la presión arterial entre 130 mm Hg y 140 mm Hg (control habitual) y los que mantenían un control estricto (menos de 130 mm Hg) tuvieron aproximadamente la misma tasa de eventos cardiovasculares.

Y, por primera vez, los resultados mostraron que los individuos que tenían la presión arterial sistólica por debajo de 120 tenían un riesgo 15 por ciento mayor de morir que los que tenían lecturas de presión arterial más altas.

"No necesitamos llevar la presión arterial por debajo de 130, así que tal vez nos ahorremos un medicamento para la presión arterial y algunos de los efectos adversos asociados con dosis adicionales de medicamentos [para la presión arterial] y nos concentremos en otros objetivos que aún son importantes para los pacientes de diabetes", apuntó Cooper-DeHoff.

Otro experto estuvo de acuerdo.

El Dr. Fouad Kandeel, director del departamento de diabetes y endocrinología del City of Hope, en Duarte, California, dijo que los resultados tanto de este estudio como del ACCORD deben guiar a los médicos para que no traten de llevar la presión arterial a niveles muy bajos en pacientes que ya tienen una enfermedad cardiovascular.

No está muy claro por qué el control más estricto no condujo a mejores resultados, pero Kandeel piensa que puede relacionarse con el grado de enfermedad.

"El daño ya estaba hecho [en los pacientes de este estudio] y cuando se hacen esfuerzos para que la presión arterial baje demasiado se podrían inducir en realidad efectos poco razonables que hacen al paciente vulnerable a eventos cardiacos", destacó.

Pero eso no significa que el control estricto de la presión arterial no sea bueno para los pacientes en una etapa temprana. "Los pacientes en etapa temprana necesitan un control más estricto para que no desarrollen las complicaciones [de la diabetes]", enfatizó.

El ensayo fue financiado parcialmente por la compañía farmacéutica Abbott Laboratories.

Más información

La American Diabetes Association tiene más información sobre vivir con diabetes tipo 2 y presión arterial alta.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad