SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tras el cáncer de mama, el riesgo de depresión perdura

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
Tras el cáncer de mama, el riesgo de depresión perdura

Un estudio halla que las supervivientes son más propensas a necesitar atención hospitalaria y antidepresivos para afrontarla que las mujeres libres de cáncer

MARTES, 28 de octubre de 2014 (HealthDay News) -- Las mujeres que sobreviven al cáncer de mama podrían enfrentarse a un riesgo más elevado de depresión, que puede perdurar y ameritar antidepresivos, encuentra un estudio reciente.

Investigadores de Copenhague observaron datos de casi dos millones de mujeres suecas entre 1998 y 2011. Al principio, todas estaban libres de cáncer. Durante el periodo del estudio, casi 45,000 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama.

El riesgo de tener que ingresar al hospital por depresión grave fue un 70 por ciento más alto entre las pacientes de cáncer de mama en el primer año tras el diagnóstico que entre sus iguales libres de cáncer. Las pacientes de cáncer de mama también tenían tres veces más probabilidades de usar antidepresivos durante el primer año tras el diagnóstico.

Y esa depresión no desapareció con rapidez, apuntó el investigador líder, el Dr. Christoffer Johansen, profesor de oncología del Centro de Investigación de la Sociedad Oncológica Danesa. Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama usaron antidepresivos con mayor frecuencia que sus pares durante hasta ocho años tras el diagnóstico, encontró.

"Los médicos que tratan a estas mujeres deben estar atentos a este problema, e intentar abordar los problemas que conducen a una depresión como parte del tratamiento clínico para el cáncer de mama", enfatizó Johansen.

El estudio aparece en la edición en línea del 27 de octubre de la revista Journal of Clinical Oncology.

Solo se observó una asociación entre el cáncer de mama y la depresión, y los investigadores no examinaron los motivos de que las mujeres estuvieran deprimidas, pero Johansen compartió algunas teorías.

"El cáncer provoca miedo, ya que puede hacer metástasis, recurrir, e incluso matar", planteó. "Muchos pacientes se sienten abrumados al enfrentarse al diagnóstico y a la trayectoria de tratamiento, y para algunos, esa exposición es tan difícil de afrontar que se deprimen. En general, alrededor del 20 por ciento de los pacientes de cáncer experimentan una depresión clínica durante los cinco primeros años como supervivientes al cáncer".

En el estudio, los investigadores hallaron que tener a partir de 70 años de edad, tener cáncer de mama con ganglios positivos (cuando el cáncer se ha propagado del seno a los ganglios linfáticos cercanos) y sufrir de otras afecciones graves de salud era lo que más aumentaba el riesgo de depresión. El tipo de cirugía y el tratamiento no tuvieron ningún efecto sobre el riesgo de depresión, encontraron los investigadores.

El estudio se hace eco de otros que han hallado un aumento en el riesgo de depresión en las mujeres con cáncer de mama.

Los hallazgos no sorprenden al trabajador social Matthew Loscalzo, director ejecutivo de medicina de respaldo del Centro Oncológico City of Hope en Duarte, California.

"Cuando se tiene una enfermedad como esa, siempre está como trasfondo", dijo. "Afecta a las decisiones vitales importantes".

Loscalzo comentó que muchas mujeres que han sido tratadas por cáncer de mama toman fármacos como los inhibidores de la aromatasa durante varios años tras el tratamiento, para reducir el riesgo de recurrencia. Se trata de un recordatorio constante del cáncer.

El hallazgo de que las mujeres de más de 70 tuvieran un riesgo de depresión mayor que las mujeres danesas más jóvenes sí resultó un poco sorprendente, señaló Loscalzo. "Hallamos que con frecuencia las personas mayores afrontan mejor las dificultades de la vida", anotó.

Los cambios que ocurren durante el tratamiento contra el cáncer y posteriormente también pueden afectar la vida laboral, social y familiar, dijo.

Recientemente, las directrices adoptadas por la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society for Clinical Oncology) y otras instituciones instan a los profesionales de la atención sanitaria a evaluar la depresión y la ansiedad en todos los pacientes de cáncer. Ese es un buen estándar, dijo Loscalzo.

Esa directriz ya está en vigencia en el City of Hope, anotó. "Preguntamos sobre la calidad de vida", apuntó. Usando un programa de computadora, los pacientes completan una breve encuesta en una pantalla táctil, que informa a los profesionales de la atención sanitaria sobre su estado mental, lo que incluye cualquier ansiedad o depresión, explicó.

Las mujeres con cáncer de mama no deben esperar hasta que sus médicos les pregunten sobre la depresión y la ansiedad si las están experimentando, aconsejó Loscalzo. "Pida una remisión [a los servicios de salud mental]".

"El cáncer de mama es uno de los cánceres en que contamos con las mejores oportunidades de tratamientos", aseguró Johansen. "Las mujeres que son diagnosticadas con ese cáncer pueden en general esperar décadas de vida tras el tratamiento primario, y parte de esa vida como superviviente [incluye] cuidar de la salud mental".

Más información

Para más información sobre la depresión y el cáncer, visite la Sociedad Americana de Oncología Clínica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad