SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Desarrollan tornillos de seda para reparar fracturas óseas

Por -
Desarrollan tornillos de seda para reparar fracturas óseas
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las fracturas de huesos a menudo se reparan quirúrgicamente a través del uso de placas y tornillos de metal, pero algunas veces el material usado tiene inconvenientes y una segunda intervención para su retiro se hace necesaria, ante ello investigadores de la Universidad de Tufts en Massachusetts, EE.UU. desarrollaron unos innovadores tornillos usando proteína de seda pura.

De acuerdo con los resultados publicados en la revista Nature Communications, la proteína de seda usada en los tornillos tiene la ventaja de que se reabsorbe en el cuerpo y se le pueden colocar antibióticos para prevenir una infección. Además, los tornillos de seda no interfieren con los rayos X, lo que ayuda a los cirujanos a ver cómo va progresando la fractura y no causan sensibilidad al frío.

Los metales que se usan actualmente pueden tener inconvenientes debido a que son rígidos e inflexibles, pueden causar estrés en el hueso, suponen un riesgo de infección mayor y mala cicatrización de la herida e incluso pueden provocar una fractura durante el proceso de sanación, lo que supone someter al paciente a una segunda operación.

“A diferencia del metal, la composición de la proteína de seda es similar a la ósea y mantiene la estabilidad estructural bajo muy altas temperaturas, además de que se pueden esterilizar fácilmente”, comentó el doctor Samuel Lin, uno de los autores del estudio en un comunicado difundido por la institución académica.

Los nuevos tornillos de seda

Para el estudio, se utilizó proteína de seda obtenida de capullos del gusano Bombyx mori para formar las placas y tornillos quirúrgicos, la seda le dan propiedades únicas al material como fuerza y versatilidad. Posteriormente se hicieron las pruebas con la colocación de 28 implantes en las extremidades traseras de 6 ratas de laboratorio.

Los investigadores realizaron evaluaciones a las cuatro y ocho semanas de la cirugía y descubrieron que ningún tornillo falló durante la implantación y mantuvieron su integridad mecánica incluso cuando entraron en contacto con fluidos y tejido circundante durante la cirugía. Al final del periodo de estudio los tornillos empezaron a disolverse.

Actualmente los desarrolladores de los tornillos continúan el trabajo en modelos animales más grandes y esperan que pronto les autoricen los ensayos clínicos en humanos.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad