SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Tiene problemas para oír? Quizá no se trate de sus oídos

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
¿Tiene problemas para oír? Quizá no se trate de sus oídos

Parte del problema de los adultos mayores podría estar en el cerebro, sugiere una investigación

MARTES, 29 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- Las personas mayores que tienen dificultades para entender lo que la gente les dice mientras están cenando o en una calle ruidosa podrían tener una audición perfectamente "normal". Un nuevo estudio sugiere que el problema en realidad podría hallarse en el cerebro.

Los problemas para procesar las conversaciones en un ambiente ruidoso podrían indicar que la capacidad del cerebro para procesar el habla de forma rápida y fácil ha disminuido.

Los hallazgos demuestran que "de forma independiente de cualquier pérdida de audición típica que podría ocurrir a medida que envejecemos, el procesamiento de nuestro cerebro del sonido del habla cuando hay otros sonidos a la misma vez también puede empeorar", comentó el coautor del estudio, Jonathan Simon, profesor asociado del Instituto de Investigación de Sistemas de la Universidad de Maryland.

"Los oyentes más jóvenes quizá ni siquiera consideren que el ruido de fondo sea particularmente alto", anotó.

Pero "la implicación es que los adultos mayores típicos deben hacer más esfuerzo, y tomar más tiempo, para comprender lo que alguien les dice si también hay ruido ambiental, aunque solo sea moderado", explicó Simon.

Más o menos uno de cada tres estadounidenses entre los 65 y los 74 años de edad tiene algún nivel de pérdida auditiva, según el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU. La mitad de los que tienen a partir de 75 años de edad tienen dificultades para oír.

El nuevo estudio incluyó a 17 adultos jóvenes (de 18 a 27 años) y a 15 adultos mayores (de 61 a 73 años). Todos tenían una audición normal y ninguno sufría de demencia.

Todos se sometieron a pruebas de audición, algunas de las cuales incluían ruido de fondo. También se hicieron escáneres enfocados en dos regiones del cerebro: el cerebro medio, que controla el procesamiento básico del sonido, y la corteza, que es esencial para la comprensión del habla.

Los adultos más jóvenes rindieron significativamente mejor que los mayores en ambientes tanto silenciosos como ruidosos. Pero los investigadores encontraron que los ambientes ruidosos eran más difíciles para los mayores.

Los escáneres sugirieron el motivo.

Los escáneres del cerebro medio revelaron que la señalización neurológica relacionada con la audición era más débil en los participantes de más edad del estudio. Y los escáneres de la corteza sugirieron que el procesamiento de la información auditiva tardaba más entre los adultos mayores que entre los jóvenes.

¿Por qué? Los autores del estudio teorizaron que el problema podría tener su raíz en el deterioro nervioso normal relacionado con la edad, que socava la señalización y la comunicación entre las células nerviosas del cerebro.

De cualquier forma, la conclusión fue clara: los adultos mayores tienen que invertir más esfuerzo para oír, y con frecuencia terminan con unos peores resultados.

"Los adultos mayores típicos que tienen dificultades para comprender lo que alguien les dice en una habitación ruidosa tienen ambos tipos de degradación", dijo Simon, en referencia a la pérdida de la función auditiva en sí además de los problemas de procesamiento cerebral.

Y eso significa que aunque los audífonos "podrían ser una parte importante de cualquier solución a los problemas generales de audición", no resuelven el problema completo, señaló Simon.

Añadió que la solución podría ser un tipo de fisioterapia para la audición y el reconocimiento del habla.

"Hay una posibilidad real (en teoría, todavía no en la práctica) de restaurar suficientes de los aspectos juveniles del cerebro como para ayudar con este problema", planteó Simon.

Robert Frisina dirige el Centro Global de Investigación de la Audición y el Habla de la Universidad del Sur de Florida, en Tampa. Aunque no participó en la nueva investigación, afirmó que "el estudio de Maryland es un buen avance en esta área".

"Ahora está bastante aceptado que los cambios neurodegenerativos en las partes del cerebro que se utilizan para la audición tienen un rol significativo en los problemas de pérdida de audición y de percepción del habla relacionados con la edad, sobre todo cuando hay ruido de fondo", comentó.

"A medida que se comprende el cerebro que envejece a niveles cada vez más moleculares, esos cambios moleculares se convierten en objetivos prospectivos para intervenciones farmacológicas", añadió Frisina.

Las intervenciones futuras podrían en última instancia conllevar una combinación tanto de terapia para la audición como de medicina de punta, dijo Frisina.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Journal of Neurophysiology.

Más información

Para más información sobre la pérdida auditiva relacionada con la edad, visite el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad