SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Relacionan malos hábitos con dolores de cabeza recurrentes en adolescentes

Por Ellin Holohan, Reportero de Healthday -

Un estudio sugiere que dejar de fumar, hacer ejercicio y bajar de peso pueden reducir su frecuencia

MIÉROCLES, 18 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Dejar de fumar, hacer más ejercicio y bajar de peso podrían ayudar a muchos adolescentes propensos a dolores de cabeza a aliviar su sufrimiento, según sugiere una nueva investigación.

El estudio noruego de gran tamaño encontró una relación positiva entre esos tres factores del estilo de vida y dolores de cabeza recurrentes entre los adolescentes.

Tener hábitos saludables ayudará a reducir el número de dolores de cabeza que tienen los adolescentes y a evitar dolores de cabeza entre aquellos que aún no los tienen, dijo el Dr. Andrew D. Hershey, profesor de pediatría y neurología en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati.

En el estudio, los adolescentes que fumaban, hacían ejercicio menos de dos veces a la semana y tenían sobrepeso o eran obesos eran tres veces más propensos a tener dolores de cabeza recurrentes.

De los aproximadamente 5,800 adolescentes encuestados, el 55 por ciento de los que tenían estos tres factores de un mal estilo de vida tenían dolores de cabeza recurrentes, en comparación con apenas el 25 por ciento de los que no tenían factores negativos.

Los adolescentes que tenían dos de los factores negativos eran casi el doble de propensos a tener dolores de cabeza frecuentes, clasificados en el estudio como migraña, tensiónales o "dolores de cabeza no clasificables", que no se ajustaban a ninguna descripción.

"El mensaje de fondo, algo difícil de conseguir para los adolescentes, es que es importante cuidar bien de uno mismo y mantener hábitos saludables durante toda la vida", apuntó Hershey. "Cuando esto no se hace, los que son más propensos a los dolores de cabeza son los que más sufren".

Los dolores de cabeza están entre las cinco primeras quejas físicas de los adolescentes y son más frecuentes que el asma, señaló Hershey, que también es director del centro de dolor de cabeza del hospital. Señaló que un estudio anterior encontró que entre 30 y 40 por ciento de los adolescentes tienen dolores de cabeza recurrentes.

En el estudio actual, publicado en la edición en línea del 18 de agosto de la publicación Neurology, 16 por ciento de los estudiantes tenía sobrepeso, 19 por ciento fumaba y 31 por ciento hacía ejercicio menos de dos veces a la semana.

Los voluntarios del estudio, de entre 13 y 18 años, fueron entrevistados por enfermeras, contestaron una encuesta sobre sus hábitos, además se midieron tanto su peso como su altura. En el grupo, 36 por ciento de las chicas y 21 por ciento de los chicos informaron tener dolores de cabeza recurrentes en los 12 meses anteriores.

La Dra. Kathleen Digre, profesora de neurología y oftalmología de la Facultad de medicina de la Universidad de Utah, apuntó que han pasado 13 años desde la realización del estudio, y que es probable que el problema haya empeorado ahora porque las tasas de obesidad han aumentado.

"Diría que es más bien la punta del iceberg", señaló Digre, que también es directora de la clínica del dolor de cabeza del hospital. Señaló que las implicaciones del estudio se aplican a los adolescentes de Estados Unidos y de otros lugares.

"Ninguna población o muy pocos han escapado a esta epidemia de obesidad que tenemos ahora", destacó, señalando que la obesidad contribuye a la frecuencia de los dolores de cabeza tanto en adolescentes como en adultos.

La obesidad fomenta la inflamación en el cuerpo, apuntaron Digre y Hershey, y una investigación previa la ha relacionado con todo tipo de dolores. La obesidad recarga los sistemas esquelético y vascular, elevando el riesgo de coágulos y de una variedad de enfermedades, explicó Digre.

"El mensaje para los adolescentes es que. si tienen dolores de cabeza, quizá sea importante que presten atención a su estilo de vida, que hagan ejercicio, dejen de fumar y consuman alimentos saludables", señaló Digre. "Y si no tienen dolores de cabeza, el mensaje es el mismo" para prevenirlos.

Los adolescentes que tienen dolores de cabeza frecuentes faltan a menudo a la escuela, "por lo que empiezan con un mal pie en la vida", agregó.

Aun cuando se tiene un estilo de vida saludable, algunas personas tienen dolores de cabeza porque la afección, según se cree, tiene una base genética, pero hacer cambios positivos en el estilo de vida puede ayudar a reducir su frecuencia, apuntó Digre.

En un editorial que aparece en la misma publicación, Hershey abogó por un estudio a largo plazo para analizar más a fondo el impacto de los factores de riesgo del dolor de cabeza, tales como el sexo, el estatus socioeconómico, factores agravantes como la obesidad y desencadenantes como el tabaquismo.

Este estudio, escribió Hershey, "prepara el terreno para intervenciones del estilo de vida en adolescentes centrados en la actividad física, el tabaquismo y la obesidad".

Más información

Para más información sobre adolescentes y migrañas, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad