SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Pueden las farmacéuticas comprar la lealtad de los médicos con unas comidas baratas?

Por Karen Pallarito, Reportera de HealthDay -
¿Pueden las farmacéuticas comprar la lealtad de los médicos con unas comidas baratas?

Un estudio ilumina una popular táctica de mercadeo que podría aumentar los costos de los medicamentos para las personas mayores

LUNES, 20 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Los médicos que aceptan comidas gratis de las compañías farmacéuticas son más propensos a recetar los medicamentos de marca que esas compañías venden, sugiere un estudio reciente.

Los médicos que recibieron apenas una comida gratis, valorada en menos de 20 dólares en promedio, tenían hasta dos veces más probabilidades de recetar un fármaco de marca que una alternativa genérica más barata, en comparación con los médicos que no aceptaron una comida, encontró el estudio.

Los médicos que recibieron comidas múltiples tenían hasta tres veces más probabilidades de recetar esos medicamentos.

"Para mi sorpresa, unos minúsculos pagos se asocian con grandes diferencias en la emisión de recetas", señaló la autora del estudio, Colette DeJong, becaria de investigación del Centro del Valor de la Atención Sanitaria de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

Las comidas adicionales y más caras se vincularon con unas tasas de emisión de recetas del fármaco promocionado incluso más altas.

"Recibir cero, una, dos, tres o cuatro comidas aumenta de forma escalonada la emisión de recetas de los fármacos de marca que promocionados, y eso tiene unas implicaciones inmensas para Medicare y los pacientes", dijo DeJong.

Las directrices de mercadeo establecidas por la Asociación Médica Americana (American Medical Association) e Investigadores y Fabricantes Farmacéuticos de Estados Unidos (PhRMA) permiten comidas y regalos para los médicos de hasta 100 dólares.

La mayoría de comidas del estudio tenían un valor bajo. "Se trata más de pizza en el consultorio del médico que una cena formal en un restaurante", anotó DeJong.

Eso es importante, anotó el autor principal del estudio, el Dr. Adams Dudley, director del Centro del Valor de la Atención Sanitaria de la UCSF. Lo que impulsa los patrones de emisión de recetas de los médicos no es el valor del regalo, es "sentir que se le debe algo al representante farmacéutico", señaló.

La mayoría de los beneficiarios de Medicare están en planes de fármacos recetados en que el copago medio es de un dólar por los genéricos, y de 40 a 80 dólares por los medicamentos de marca, anotó DeJong.

"Puede imaginarse que para una persona mayor que use 10 o 20 fármacos, se trata de un inmenso costo mensual", observó.

Sin embargo, el estudio no probó que hubiera causalidad. Quizá los médicos asistieron a eventos del sector en que se ofreció información sobre fármacos que ya prefieren, anotaron los autores.

El Dr. David Grande, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, cree que eso es poco probable.

"Estos hallazgos proveen incluso más respaldo a la idea de que hay que eliminar los regalos del todo", enfatizó.

Pero Holly Campbell, vocera de PhRMA, criticó el estudio.

"Este estudio manipula datos de emisión de recetas de los médicos de un subconjunto de fármacos para promover una narrativa falsa", dijo en una declaración.

Los fabricantes farmacéuticos interactúan de forma rutinaria con los médicos para compartir información sobre la seguridad y la eficacia de los medicamentos, nuevas indicaciones para fármacos aprobados y efectos secundarios potenciales, comentó Campbell.

Además, los patrones de emisión de recetas de los médicos se ven muy influidos por su conocimiento clínico y experiencia, además de las necesidades individuales de los pacientes, añadió.

En el estudio, investigadores de la UCSF vincularon la información de dos bases de datos federales. Una incluía datos sobre la emisión de recetas de los médicos de la Parte D de Medicare (el programa de medicamentos recetados). La otra registra el valor de la comida y las bebidas que las farmacéuticas ofrecen a los médicos.

El equipo identificó los medicamentos de marca más recetados en cada una de cuatro clases comunes de fármacos en 2013. Incluían el bloqueador beta Bystolic (nebivolol) de Forest Laboratories y el inhibidor de la ECA Benicar (olmesartan medoxomil) de Daiichi Sankyo (ambos para afecciones cardiacas), además de la estatina para reducir el colesterol Crestor (rosuvastatina cálcica) de AstraZeneca y el antidepresivo Pristiq (succinato de desvenlafaxina) de Pfizer.

Ninguno de los fármacos del estudio tiene una alternativa genérica idéntica. Esto se hizo así a propósito. Los farmaceutas con frecuencia cambian un medicamento de marca por su equivalente genérico, explicaron los investigadores. En lugar de ello, el equipo eligió marcas populares dentro de clases de medicamentos que cuentan con "magníficas opciones genéricas", explicó DeJong.

En muchos planes de la Parte D de Medicare, esos medicamentos son "no preferidos", añadió. Eso significa que los adultos mayores pagan más de su propio bolsillo que por los medicamentos genéricos o los de marca "preferidos".

El estudio encontró que casi 280,000 médicos recibieron unos 63,500 pagos que totalizaron 1.4 millones de dólares relacionados con los cuatro medicamentos de marca. El 95 por ciento de los pagos fueron de comidas, y el costo promedio fue de menos de 20 dólares.

Unos 156,000 de esos médicos emitieron más de 20 recetas en al menos una de las cuatro categorías.

Incluso tras tener en cuenta otros factores, como el volumen de emisión de recetas, los médicos que recibieron una sola comida fueron más propensos a recetar Crestor en lugar de otras estatinas, Bystolic en lugar de otros bloqueadores beta, Benicar en lugar de otros inhibidores de la ECA y Pristiq en lugar de otros antidepresivos.

El estudio aparece en la edición del 20 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

Los pagos de comidas y bebidas ofrecidas a los médicos totalizaron 224.5 millones de dólares en 2014, anotó en un editorial que acompañó al estudio el Dr. Robert Steinbrook, editor general de la JAMA Internal Medicine.

"Si un fabricante de medicamentos y dispositivos dejara de mandar dinero a los médicos para las charlas promocionales, las comidas y otras actividades sin una justificación médica clara, e invirtiera más en investigación independiente confiable sobre la seguridad, la efectividad y la asequibilidad, a nuestros pacientes en el sistema de atención sanitaria les iría mucho mejor", concluyó Steinbrook.

Más información

Para buscar el valor de las comidas que su médico recibió de los representantes farmacéuticos, visite el sitio web del gobierno Open Payments.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad