SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Pacientes con VIH y cáncer de hígado ... ¿son discriminados?

Pero la supervivencia general en los que recibieron un órgano donado fue igual que para otros pacientes, encuentra un estudio

MIÉRCOLES, 26 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los pacientes infectados por VIH que tienen cáncer de hígado y esperan por un donante son más propensos a salir de la lista de espera de trasplantes que otros pacientes, según encontró un estudio reciente.

Pero los investigadores también encontraron que la supervivencia general y la supervivencia libre de cáncer de los pacientes infectados por VIH tras un trasplante de hígado es igual que la de otros pacientes.

Este hallazgo es especialmente importante porque en una era en que más pacientes de VIH sobreviven con el uso de terapia antirretroviral altamente activa, la enfermedad hepática en etapa final se ha convertido en la principal causa de muerte de los pacientes de VIH que también están infectados con el virus de la hepatitis B crónica o de la hepatitis C, según el material de respaldo del estudio. Además, estudios han mostrado que una cuarta parte de la mortalidad relacionada con el hígado en pacientes VIH positivos se puede atribuir al cáncer de hígado.

En el nuevo estudio, investigadores franceses analizaron datos de 21 pacientes VIH positivos y 65 VIH negativos de cáncer de hígado, que fueron colocados en una lista de espera de trasplante de hígado entre 2003 y 2008. La tasa de deserción de la lista de espera fue de 23 por ciento para los pacientes VIH positivos y de 10 por ciento entre los que no tenían VIH, encontraron los investigadores.

Entre los pacientes infectados por VIH, el factor de deserción se relacionó con los niveles de alfa-fetoproteína (AFP) de los pacientes. Investigaciones anteriores indican que un aumento de más de quince microgramos por litro (mcg/l) por mes en los niveles de AFP de un paciente mientras está en una lista de espera por un trasplante de hígado es un importante factor de predicción para la recurrencia del cáncer de hígado tras un trasplante.

Los pacientes con VIH que se salieron de la lista tenían niveles de AFP mucho mayores que los que eventualmente recibieron un trasplante de hígado, con 98 mcg/l frente a 12 mcg/l, respectivamente. Ese gran grado de diferencia en los niveles de AFP no se encontró en los pacientes VIH negativos, con 18 mcg/l para los que se salieron de la lista frente a 13 mcg/l para los que se sometieron a un trasplante de hígado.

"El trasplante de hígado es el tratamiento óptimo para [el cáncer de hígado] y también puede considerarse para pacientes VIH positivos controlados con cáncer de hígado", aseguró en un comunicado de prensa de la revista el autor líder, el Dr. Rene Adam, del Hospital Paul Brousse. "Nuestro estudio mostró que la infección por VIH afectaba los resultados del trasplante de hígado según la intención para el tratamiento, pero que no ejercía un impacto significativo sobre la supervivencia ni la supervivencia sin recurrencia tras el trasplante".

El investigador también señaló que el estudio confirmó la importancia de los niveles de AFP.

"Claramente hay una necesidad crítica de terapia neoadyuvante más eficaz en los pacientes VIH positivos con [cáncer de hígado]. Sin embargo, no hay argumentos objetivos para contraindicar el trasplante de hígado en este grupo si se utilizan criterios estrictos para la selección y los pacientes se vigilan de cerca hasta la cirugía", concluyó Adam en el comunicado de prensa.

Los hallazgos del estudio fueron publicados en línea antes de la publicación impresa en la edición de febrero de la revista Hepatology.

Más información

La American Liver Foundation tiene más información sobre el trasplante de hígado.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad