SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Nueva terapia: entrenar la mente para frenar el dolor

Por -
Nueva terapia: entrenar la mente para frenar el dolor
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una innovadora técnica llamada MORE podría ser la clave para detener el dolor crónico en distintas partes del cuerpo sin tener que recurrir a los analgésicos. El secreto está en capacitarse mentalmente para ponerle una barrera a los síntomas y al deseo de fármacos.

Muchas personas padecen dolores crónicos. La Academia Americana de Medicina del Dolor dice que 100 millones de adultos estadounidenses sufren de dolor de espalda crónico, la razón principal por la que consultan al médico.

Los dolores crónicos (cuando duran más de 6 meses) son debilitantes y pueden causar incapacidades. Los más comunes son el dolor de cabeza, de espalda, por el cáncer o la artritis.

Las recurrentes consultas debido a este problema ha llevado a los médicos a prescribir analgésicos opioides que muchas veces hacen poco por aliviar el dolor, llevan al abuso y exponen a los pacientes a los efectos secundarios desagradables.

Pero ahora, según un estudio reciente publicado Journal of Consulting and Clinical Psychology, un nuevo tratamiento no narcótico que consiste en el uso de intervenciones mentales, abre una nueva esperanza: la terapia MORE.

Fue desarrollada por Eric Garland, investigador clínico y psicoterapeuta. MORE es un nuevo enfoque que combina aspectos del entrenamiento de la mente, más una terapia cognitivo-conductual y principios psicológicos positivos que funcionan en las estrategias de tratamiento para el estrés, la adicción y el dolor.

Un enfoque diferente

MORE fue diseñado para atacar simultáneamente los mecanismos que desencadenan el dolor crónico y el uso indebido de opiáceos. Se basa en intervenciones mentales dirigidas que pueden ayudar a tratar los problemas físicos, haciendo hincapié en el concepto de que la "mente actúe sobre el cuerpo".

Para probar el tratamiento, Garland y su equipo realizaron un estudio en 115 pacientes con dolor crónico donde evaluaron el impacto del dolor en la actividad diaria, la ubicación de éste, los medicamentos que tomaban y el alivio que experimentaban. El deseo de los opioides, el estrés y la falta de actividad, así como la interpretación de las sensaciones de dolor, también fueron evaluados por los investigadores.

El estudio permitió concluir que MORE logró reducir en el 63% el uso indebido de opiáceos y también disminuyó en un 22 % el dolor crónico, un efecto que duró 3 meses después de finalizar la terapia.

"Las intervenciones mentales pueden tratar los problemas físicos, como el dolor, tanto en los niveles psicológicos como biológicos, porque la mente y el cuerpo están conectados entre sí", dijo Garland. "Todo lo que sucede en el cerebro ocurre en el cuerpo, por lo que al cambiar el funcionamiento del cerebro, se altera el funcionamiento del cuerpo" concluyó.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad