SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Menos estadounidenses sufren de demencia, encuentra un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Menos estadounidenses sufren de demencia, encuentra un estudio

Las tasas han bajado en la última década, y una mejor educación podría ser uno de los motivos

LUNES, 21 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- Una buena noticia para las personas mayores de EE. UU.: las tasas de demencia se han reducido de forma dramática más o menos en la última década, según un nuevo estudio.

Un análisis de las respuestas de un estudio con más de 10,000 personas de a partir de 65 años de edad encontró que la prevalencia de la demencia se redujo en un 24 por ciento entre 2000 y 2012.

Los motivos del declive no están claros, según los investigadores. Pero se destacan dos factores: los participantes de 2012 tenían más años de escolaridad que los de 2000, y las afecciones crónicas como la hipertensión y la diabetes se estaban controlando de forma más agresiva.

"El declive en el riesgo de demencia entre los adultos mayores que hallamos en nuestro estudio, y que han encontrado una creciente cantidad de estudios en todo el mundo, no significa que se hayan resuelto el Alzheimer y la demencia", aclaró el investigador líder, el Dr. Kenneth Langa, profesor de medicina de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

"Pero nuestros resultados sí ofrecen ciertas esperanzas y optimismo de que podemos hacer cosas ahora para reducir el riesgo de demencia, de forma que el impacto futuro, aunque seguirá siendo muy grande, quizá no sean tan terrible como se anticipaba", planteó.

La demencia, un trastorno de las funciones cerebrales caracterizado sobre todo por problemas en la memoria y cambios en la personalidad, sigue siendo una de las afecciones crónicas más costosas, con un inmenso impacto para los pacientes y las familias, añadió.

Y aunque los investigadores anotaron que la demencia afecta ahora a un estimado de 4 a 5 millones de adultos en Estados Unidos cada año, es probable que su impacto crezca en las próximas décadas a medida que la cantidad de adultos mayores aumente.

"Creemos que es probable que dos factores fueran importantes en esta tendencia a una mejor salud cerebral en Estados Unidos", dijo Langa.

En primer lugar, hubo un aumento significativo en el logro educativo promedio, de unos 12 años de escolaridad en 2000 a unos 13 años en 2012.

"Se ha encontrado que un mayor nivel educativo reduce el riesgo de demencia, probablemente al ampliar la reserva cognitiva que permite a las personas mantener mejor su función mental a medida que envejecen", anotó.

Además, se encontraron ciertas evidencias de que un tratamiento más agresivo de los factores de riesgo, como la hipertensión y la diabetes, podría haber tenido un rol en la reducción del riesgo de demencia, señaló Langa.

El Dr. Sam Gandy, director del Centro de Salud Cognitiva del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo. "Estoy seguro de que es correcto", dijo. "Lo que necesitamos ahora es educar a las personas de mediana edad, dado que es cuando los factores de riesgo son más importantes. Lamentablemente, a medida que la generación de la postguerra cumpla los 80, temo que el tsunami de plata reducirá este beneficio".

Aunque la tasa de desarrollo de demencia de las personas mayores haya bajado, otro experto anticipa que el declive llegará a un punto máximo.

"Hay distintas cosas que pueden provocar demencia. El Alzheimer es la causa más común, pero la demencia vascular está casi a la par", dijo Keith Fargo, director de programas científicos y alcance de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

"Es probable que la mayoría de personas que sufren de demencia tengan un poco de ambos", comentó. "Es probable que tengan placas y nudos del Alzheimer, pero también daño vascular en el cerebro".

Fargo sugirió que la reducción en la tasa de demencia se debe sobre todo a un mejor control de los factores de riesgo cardiovascular.

"Si se controlan esos factores de riesgo, es natural anticipar que las tasas de demencia vascular bajen. También es razonable anticipar que la demencia relacionada con el Alzheimer también podría reducirse ahora, porque en lugar de tener ambas cosas, se tiene Alzheimer con un cerebro más sano en general", explicó.

"Así que quizá alguien tarde más en desarrollar demencia. Pero se podría controlar el riesgo cardiovascular de todas las personas hasta que llegue a cero, y la gente de cualquier forma tendría Alzheimer y otras demencias", advirtió Fargo.

Langa enfatizó que aunque no se encuentre en el futuro próximo un avance farmacológico que trate al Alzheimer con éxito, de todas formas hay factores que pueden ayudar a reducir el riesgo de demencia y ayudar a las personas a vivir unas vidas más largas con una buena función mental.

"Ahora mismo, las mejores evidencias parecen respaldar un aumento en la actividad física, mantener el cerebro activo y ocupado a través de la educación y las interacciones sociales, y mantener la presión arterial bajo un buen control", enumeró.

El informe aparece en la edición en línea del 21 de noviembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre la demencia, visite la Asociación del Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad