SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Menos de la mitad de los pacientes mayores de fracturas de cadera se recuperan del todo, según un estudio

Por Don Rauf, Reportero de HealthDay -
Menos de la mitad de los pacientes mayores de fracturas de cadera se recuperan del todo, según un estudio

Expertos geriátricos citan la necesidad de unas expectativas realistas para los pacientes lesionados y sus familias

MARTES, 25 de octubre de 2016 (HealthDay News) -- Con frecuencia, una fractura de cadera le cambia la vida a un adulto mayor. La mayoría nunca volverán a tener su nivel anterior de independencia y actividad física, según una nueva investigación.

"Todos tenemos la esperanza de una recuperación completa, pero menos de la mitad se recuperan hasta sus niveles de función anteriores tras una fractura de cadera", comentó la autora líder del estudio, la Dra. Victoria Tang.

Las probabilidades de recuperación entre los pacientes de fractura de cadera mayores de 85 años con demencia u otros problemas de salud son incluso más bajas, encontraron los autores del estudio.

"Como familiares, al poder establecer unas expectativas realistas sobre las probabilidades de recuperación, podemos tomar medidas para planificar y preparar las necesidades futuras de atención del paciente", añadió Tang, directora médica del programa de bienestar en cirugía geriátrica de la Universidad de California, en San Francisco.

Las probabilidades de los adultos mayores de sufrir una factura de cadera aumentan, porque los huesos tienden a debilitarse. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. reportan que cada año más de 300,000 personas de a partir de 65 años de edad son hospitalizadas por fracturas de cadera.

Utilizando el Estudio de salud y jubilación, que es nacionalmente representativo, Tang y sus colaboradores revisaron datos de poco más de 730 adultos de a partir de 65 años de edad, con una edad promedio de casi 85 años, que habían sufrido una fractura de cadera. Los investigadores evaluaron la salud y la capacidad física de cada paciente antes y después de la lesión.

Por ejemplo, ¿podían caminar alrededor de la manzana o subir escaleras sin descansar antes de la fractura? Y después, ¿podían vestirse e ir al baño solos?

Los investigadores encontraron que las probabilidades de recuperación hasta el nivel de función previo a la fractura eran de menos de un 50 por ciento, independientemente del nivel de capacidad anterior.

Alrededor de uno de cada tres volvió a su funcionamiento diario anterior, según el análisis. Poco más de un tercio podían moverse como antes, y solo cuatro de cada 10 recuperaron su capacidad anterior de subir escaleras. Incluso los que eran muy activos físicamente antes de la lesión tuvieron resultados solo un poco mejores, mostraron los hallazgos.

Los autores del estudio también encontraron que alrededor de un tercio de los pacientes volvieron a vivir de forma independiente sin ayuda.

"En mi experiencia clínica, veo que los que no recuperan su vida independiente necesitan más respaldo en casa con el baño, para vestirse, moverse, etc.", dijo Tang. "Algunos se mudan a viviendas asistidas, y algunos pasan de un centro de enfermería calificada a un hogar de ancianos".

Los hallazgos sugieren una tasa de recuperación marcadamente más baja que estudios anteriores, comentaron los investigadores. Pero como el estudio fue observacional, no pudo probar causalidad.

La Dra. Maria Torroella Carney es jefa de geriatría y medicina paliativa de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York. Afirmó que el estudio es "importante porque tiene el potencial de educar a los pacientes y a las familias sobre los resultados realistas de una fractura de cadera en los adultos mayores".

"Es importante intentar comprender las metas de atención a largo plazo de un paciente, como si el paciente puede o es capaz o no de someterse a cirugía", planteó Carney. Es probable que los pacientes también se enfrenten a "un intenso proceso de rehabilitación, que podría asociarse con más dolor y complicaciones potenciales", agregó.

Carney dijo que los adultos mayores están en un mayor riesgo de fractura de cadera debido a los deteriores en el paso, la debilidad muscular y la pérdida de masa ósea. La masa ósea se reduce con la edad, contribuyendo a la osteoporosis, una afección caracterizada por huesos débiles y frágiles. Esto pone a la cadera en riesgo de fractura.

Más de un 95 por ciento de las fracturas de caderas de los adultos mayores son provocadas por caídas, y tres de cada cuatro fracturas de cadera ocurren en mujeres, informan los CDC.

Para ayudar a prevenir las fracturas, los CDC recomiendan que los adultos mayores pregunten al médico o al proveedor de atención de la salud sobre su riesgo de caídas y hablen con ellos sobre las medidas preventivas. Éstas podrían incluir tomar complementos de vitamina D, la evaluación y el posible tratamiento de la osteoporosis, y revisar cualquier fármaco que pueda provocar somnolencia o mareo.

Los médicos también podrían sugerir ejercicios que fortalecen las piernas y mejoran el equilibrio, además de tomar medidas para hacer que la vivienda sea más segura. En primer lugar, es importante mantener los pisos libres de peligros de tropiezo. También resulta valioso instalar barras para sujetarse al lado del sanitario y en la ducha, y colocar barandillas a ambos lados de las escaleras.

El informe aparece en una edición reciente en línea de la revista Journal of General Internal Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos sobre la prevención de las fracturas de cadera.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad