SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más evidencia de que un virus tiene que ver con el síndrome de fatiga crónica

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -

Un millón de estadounidenses lo sufren, pero la causa y los tratamientos siguen siendo evasivos

LUNES, 23 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Otro estudio ha encontrado evidencia de que un virus ratonil podría tener que ver con el síndrome de fatiga crónica, un trastorno sobre el que se comprende poco, y que causa un cansancio y malestar debilitantes.

Mediante el uso de muestras de sangre recolectadas a mediados de los 90 de pacientes de fatiga crónica en el región de Nueva Inglaterra, los investigadores encontraron evidencia de secuencias genéticas del virus relacionado con el virus de la leucemia murina (VLM) en la sangre de 32 de los 37 pacientes, o sea, 86.5 por ciento.

Se detectó evidencia del virus en apenas tres de 44 controles sanos, o 6.8 por ciento de las personas que no sufrían de síndrome de fatiga crónica, anotaron los investigadores.

El equipo también hizo pruebas genéticas en muestras de sangre frescas de ocho de los pacientes de fatiga crónica, y encontró evidencia de VLM en siete de ellas.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 23 al 27 de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, fue llevado a cabo por investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., el Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, y los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Alrededor de un millón de personas de los EE. UU. sufren de síndrome de fatiga crónica, según la Chronic Fatigue and Immune Dysfunction Syndrome (CFIDS) Association of America Los síntomas incluyen un cansancio debilitante que dura meses y que no se alivia con el sueño. Con frecuencia, la actividad física lo empeora.

Las personas que tienen fatiga crónica también pueden experimentar dolor muscular y en las articulaciones, dolores de cabeza, nódulos linfáticos agrandados y dolor de garganta. Al mismo tiempo, muchas tienen que luchar contra la incredulidad (de algunos sectores) de que el SFC sea una enfermedad "real".

La saga de los virus relacionados con el VLM y el síndrome de fatiga crónica comenzó el octubre pasado, cuando un equipo distinto de investigadores informó en la revista Science que había encontrado un virus ratonil llamado virus relacionado con el virus xenotrópico de la leucemia murina (XMRV, por su sigla en inglés), en la sangre de 68 de 101 pacientes de síndrome de fatiga crónica, pero en apenas ocho de 218 pacientes sanos.

Anteriormente, el mismo equipo informó que había encontrado el virus en algunos pacientes de cáncer de próstata.

Luego de décadas de confusión sobre la enfermedad, finalmente parecía que los investigadores se acercaban a una causa biológica de la misteriosa afección, señaló Kim McCleary, presidenta y directora ejecutiva de la CFIDS Association of America.

Pero luego, cuatro equipos de investigadores no lograron encontrar una relación similar, dejando a los pacientes aún más confundidos. Así que los nuevos hallazgos son una importante confirmación de que el virus relacionado con el VLM podría de hecho tener algo que ver, señaló McCleary.

"Este estudio es ciertamente una vindicación de la incredulidad tan generalizada de los últimos 20 años", comentó McCleary. "Pero como pasa en la ciencia con tanta frecuencia, cada respuesta genera más preguntas".

Los expertos no saben si la presencia de secuencias genéticas del virus relacionado al VLM refleja un trastorno inmunitario subyacente, si el virus altera el sistema inmunitario y permite la entrada a otros virus, o si el virus en sí enferma a la gente, planteó McCleary.

Tampoco se explican por qué algunas personas saludables portan el virus relacionado al VLM en la sangre pero no enferman, planteó la Dra. Celia Witten, directora de la Oficina de Terapias Celulares, Tisulares y Genéticas de la FDA.

Y los hallazgos actuales difieren de la investigación anterior en un aspecto importante. Aunque los hallazgos reportados en Science identificaron al virus relacionado con el virus xenotrópico de la leucemia murina (XMRV) en la sangre de los que padecían de fatiga crónica, el estudio actual no encontró XMRV.

En su lugar, los investigadores encontraron secuencias genéticas de retrovirus endógenos murinos politrópicos, que son de la misma familia de retrovirus pero no idénticos al XMRV, explicó el autor principal del estudio, el Dr. Shyh-Ching Lo, director del Programa del Laboratorio de Seguridad Tisular de la FDA.

Un retrovirus es un tipo específico de virus que puede integrarse en el genoma del anfitrión. Los investigadores no saben cómo se transmite.

"Nuestro estudio respalda firmemente los hallazgos anteriores de que los virus relacionados al VLM se encuentran en pacientes de síndrome de fatiga crónica, aunque la secuencia vírica que identificamos no es la misma del XMRV y es un grupo mucho más heterogéneo", apuntó Lo.

El XMRV es una forma recién identificada del virus relacionado con el VLM, que se ha demostrado infecta a las células humanas pero a las de ratón, mientras que el virus politrópico relacionado al VLM puede infectar ambos tipos de células.

"La diferencia en las secuencias puede causar una diferencia en la función y patología del virus", comentó Witten. "Pero todavía está por verse exactamente qué tan patogénicos son en las personas, cómo causan infección o incluso si pueden hacerlo".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la fatiga crónica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad