SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más estadounidenses mayores viven con VIH

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
Más estadounidenses mayores viven con VIH

Muchos tienen afecciones múltiples, lo que plantea nuevos desafíos para el sistema de atención de la salud de EE. UU.

JUEVES, 28 de octubre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Unos mejores tratamientos alargan las vidas de las personas con VIH, pero envejecer con el virus que causa el SIDA conlleva una carga que será un desafío para el sistema de atención de salud, señala un informe reciente.

Una encuesta con unos mil hombres y mujeres VIH positivos a partir de los 50 años de edad que viven en la ciudad de Nueva York encontró que más de la mitad tenía síntomas de depresión, un índice mucho mayor que otros de la misma edad sin VIH.

Y el 91 por ciento también tenía otras afecciones médicas crónicas, como artritis (31 por ciento), hepatitis (31 por ciento), neuropatía (30 por ciento) e hipertensión (27 por ciento). Alrededor de 77 por ciento tenía dos o más afecciones adicionales. Alrededor de la mitad había avanzado al SIDA antes de obtener el diagnóstico de VIH, encontró el informe.

"La buena noticia es que las terapias antirretrovirales funcionan y la gente vive. Si todo sale bien, tendrán una esperanza de vida similar a la gente que no sufre de VIH", aseguró Daniel Tietz, director ejecutivos de la AIDS Community Research Initiative of America.

"Pero una persona de 55 con VIH tiende a verse como una de 70 sin VIH en cuanto a las otras afecciones para las que necesita tratamiento", apuntó el miércoles en una reunión de la Oficina de Políticas Nacionales del SIDA en la Casa Blanca, en Washington, D.C.

La investigación incluyó entrevistas con 640 hombres, 264 mujeres y diez transexuales. Docenas de expertos en VIH y envejecimiento acudieron a la reunión, que buscaba identificar las necesidades de los adultos mayores con VIH y explorar formas de mejorar los servicios que reciben.

Actualmente, alrededor del 27 por ciento de los que tienen VIH son mayores de 50. Para 2015, más de la mitad lo será, señaló el informe.

Debido a sus necesidades especiales, esto plantea un desafío para los sistemas de salud pública y las organizaciones que dan servicio a las personas mayores y a los que tienen VIH, planteó Tietz.

El VIH puede aislar, dijo Tietz. El 70 por ciento de los estadounidenses mayores con VIH viven solos, más del doble de la tasa de otras personas de su edad, mientras que quince por ciento vive en pareja, según el informe.

La encuesta encontró que la soledad era más alta entre los adultos VIH positivos que entre otros estadounidenses mayores. Un motivo es que muchos hombres y mujeres ocultan su afección a sus amigos y familiares por temor al estigma y el rechazo, tanto reales como imaginarios, lamentó Tietz.

La falta de respaldo social y familiar aumenta las probabilidades de necesitar atención de salud costosa, como asistentes de salud en el hogar y ancianatos a medida que envejecen, dijo Tietz.

La Dra. Amy Justice, investigadora del VIH que también asistió a la reunión, habló sobre la necesidad de que los profesionales de atención de salud aprendan sobre los problemas específicos a los que se enfrentan los adultos mayores VIH positivos.

Las organizaciones de VIH tienden a dirigir sus mensajes a la gente más joven, y las organizaciones de servicios para los mayores con frecuencia no saben mucho sobre las necesidades de las personas mayores con VIH, apuntó Justice, investigadora principal del Estudio de cohorte de envejecimiento de veteranos. Ese estudio continuo involucra a unos 40,000 veteranos con VIH y 80,000 sin la afección, de diez centros médicos de Asuntos de Veteranos del país.

"Muchas personas con VIH tienen 60 o 65 años, o incluso 80 u 85", planteó Justice. "Esos individuos se sienten más viejos que su edad real, y algunos podrían tener los mismos problemas que normalmente son experimentados por personas diez o quince años mayores".

Muchos estadounidenses mayores con VIH podrían seguir siendo sexualmente activos, y se les debe exhortar a practicar el sexo seguro, enfatizó Justice. Aunque 57 por ciento de los estadounidenses mayores con VIH aseguró haber informado su estatus de VIH a sus parejas sexuales, el 16 por ciento no lo había hecho, encontró el informe.

Alrededor de la mitad de los participantes de la encuesta eran negros, un tercio hispanos y 14 por ciento blancos. Cerca del 67 por ciento se consideraban heterosexuales, 24 por ciento eran homosexuales y nueve por ciento bisexuales.

Aún no está claro por qué las personas con VIH son más propensas a tener otras enfermedades crónicas, señaló Tietz. La causa podría ser el VIH mismo o los efectos secundarios a largo plazo de tomar múltiples medicamentos, especuló. Añadió que los primeros fármacos contra el VIH eran especialmente tóxicos.

Más información

AIDS.gov tiene más información sobre el envejecimiento y el VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad