SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los videojuegos no son dañinos para la mayoría de los adolescentes, según un estudio

Por Julia VanTine, Reportero de Healthday -
Los videojuegos no son dañinos para la mayoría de los adolescentes,  según un estudio

Pero una investigación sugiere que una minoría de los 'jugadores con problemas' podría tener conductas poco saludables

LUNES, 15 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- La mayoría de los adolescentes que juegan videojuegos no tienen conductas poco saludables, pero una minoría "adicta" es más propensa a fumar, a usar drogas, a pelear o deprimirse, sugiere un nuevo estudio de la Universidad de Yale.

Los resultados se suman a la gran cantidad de investigaciones, a menudo conflictivas, sobre los efectos de los videojuegos en los niños, en particular en su relación con el comportamiento agresivo. Sin embargo, este estudio se centró en la relación de los juegos con los comportamientos específicos de salud y es uno de los primeros en examinar los problemas del juego.

"El estudio sugiere que, en sí mismo, el juego no parece ser peligroso para los niños", señaló la autora del estudio Rani Desai, profesora asociada de psiquiatría y salud pública en la Facultad de medicina de la Universidad de Yale. "Prácticamente, no encontramos ninguna relación entre el juego y los comportamientos de salud negativos, sobre todo en los niños varones".

"Sin embargo, una proporción reducida pero no insignificante de niños son incapaces de controlar su juego", apuntó. "Esto es causa de preocupación, ya que esta incapacidad se relaciona con muchos otros problemas de comportamiento".

El estudio aparece en la edición en línea del 15 de noviembre de Pediatrics.

Mediante los datos de una encuesta anónima de más de 4,000 estudiantes de escuelas secundarias públicas de Connecticut, tomada de otro estudio de Yale que se publicó en 2008, el equipo de Yale analizó la prevalencia de los juegos en adolescentes en general, el "juego problemático" y los comportamientos de salud relacionados con ambos.

El problema de juego se caracterizó por tener tres síntomas principales: intentar reducir el juego sin éxito, sentir un deseo irresistible por jugar y experimentar una tensión que solo el juego podía aliviar.

La cantidad de horas que los adolescentes pasaban realmente con sus consolas de juego no se incluyó en la definición de problema de juego, señaló Desai. "La frecuencia no es un factor determinante", señaló. Aunque los jugadores que tienen un problema podrían de hecho pasar más horas jugando, la característica del problema de juego es la incapacidad para resistir el impulso, apuntó.

La mitad de los adolescentes informó que jugaba videojuegos, el 79 por ciento de los chicos frente al 29 ciento de las chicas. La mayoría (61 por ciento) dijo que jugaba menos de siete horas a la semana, mientras que el 11 por ciento informó que dedicaba 20 o más horas a la semana.

Entre los chicos, el juego en sí mismo no se relacionó con conductas poco saludables. De hecho, los niños varones que jugaban normalmente con videojuegos tenían calificaciones más altas en promedio, eran mucho menos propensos a fumar y más propensos a decir que nunca habían consumido alcohol o marihuana, según el estudio. Según Desai, el hecho de que el juego en los niños esté vinculado a comportamientos más saludables puede significar que para los niños varones, jugar videojuegos es normal.

Sin embargo, las chicas adolescentes eran más propensas que las adolescentes que no jugaban videojuegos a tener peleas serias o a llevar un arma a la escuela. "Este hallazgo podría sugerir no que el juego conduce a la agresión, sino que más chicas agresivas se sienten atraídas por los juegos", apuntó Desai.

Tanto los chicos como las chicas que jugaban videojuegos eran más propensos consumir bebidas con cafeína, tales como bebidas energéticas, halló el estudio. Pero las chicas consumían más de estas bebidas, tres o más al día, en comparación con los chicos que bebían entre una y dos al día.

La mayoría de los adolescentes que jugaban videojuegos no reportaron ningún síntoma de problemas de juego. Sin embargo, el 5 por ciento informó tener los tres síntomas principales. En esta pequeña minoría, los chicos eran más propensos a informar sobre estos síntomas (5.8 por ciento frente al 3 por ciento de las chicas), que el estudio asoció con un mayor riesgo de tabaquismo, consumo de drogas, depresión y peleas.

"Este estudio muestra que, para la gran mayoría de los niños, los videojuegos son bastante inofensivos", señaló Christopher J. Ferguson, profesor asistente de psicología forense y clínica de la Universidad Internacional de Texas A&M en Laredo. Sin embargo, los hallazgos también sugieren "que el problema de juego podría ser parte de una constelación de conductas poco sanas", agregó Ferguson, que estudió la relación entre los videojuegos y la agresión.

No obstante, se apresuró a señalar que el nuevo estudio no muestra que los juegos causen estos otros problemas.

Sin embargo, "si un niño no puede dejar de jugar videojuegos después de un tiempo razonable ni hace su tarea, no socializa con otros niños, todos [éstos] pueden ser síntomas de un problema que quizá necesite abordarse", señaló Ferguson.

Más información

Hay más información sobre el impacto de los medios electrónicos sobre los niños en la Academia Estadounidense de Pediatría.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad