SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los trabajadores del derrame de petróleo del Golfo reportan problemas de salud

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Los síntomas parecidos a la gripe incluyen dolor de pecho, mareo, náuseas y dolores de cabeza

JUEVES, 3 de junio (HealthDay News/DrTango) -- El gigantesco derrame de petróleo del Golfo de México ya está en su sexta semana, y aumentan los informes de que los trabajadores de limpieza están enfermando.

"En la semana pasada, hemos visto a varios trabajadores ser hospitalizados. Es algo nuevo", comentó la Dra. Gina Solomon, científica principal del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales.

Más de una docena de trabajadores han sido tratados en centros médicos locales por síntomas parecidos a la gripe, que van desde dolor de pecho a mareos, náuseas y dolores de cabeza, tal vez debido a la exposición a las distintas sustancias químicas que emanan de la marea negra, según informes noticiosos.

El Comando Unificado de Luisiana, una coalición de agencias gubernamentales que incluye a la Guardia Costera de EE. UU., el Departamento del Interior y el Servicio Nacional de Parques, envió de vuelta a la costa la semana pasada a 125 barcos que ayudaban con la limpieza tras las quejas médicas del personal.

"Los informes que hemos recibido de hospitales y médicos indican [que los síntomas se han debido a] exposición a irritantes inhalados, pero no han llegado a decir exactamente qué piensan que podría ser el agente responsable", apuntó Solomon. "Muchos trabajadores culpan a los dispersantes".

Los dispersantes son sustancias químicas utilizadas para limpiar el petróleo. El disolvente utilizado tras el masivo derrame del Exxon Valdez en 1989 en la costa de Alaska, por ejemplo, fue el limoneno, que puede causar inflamación de la piel y asma, señaló Robert Emery, vicepresidente de seguridad, salud, medioambiente y gestión del riesgo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

"No hay duda de que la gente se está enfermando [en el Golfo de México]", lamentó Emery. "La pregunta clave es qué los enferma".

El Dr. Stuart Dobbs, director de calidad y seguridad del paciente del Hospital Metodista de Houston, dijo que "mientras más gente participe, más problemas se tendrán, sobre todo efectos respiratorios y dermatológicos".

"Los hidrocarbonos y los distintos componentes que conforman el petróleo son irritantes para la piel, y todos se dispersan mucho en el aire, lo que significa que los olores y las sustancias químicas están en el aire. Cuando los trabajadores se ven expuestos, los respiran cada vez más. Van junto al olor", añadió.

Deepwater Horizon de BP explotó y se hundió en el Golfo de México a unas 40 millas (64 km) al sur de Luisiana el 20 de abril, causando la muerte de once trabajadores y vertiendo entre 21 y 45 millones de galones de petróleo crudo al mar.

BP y la Guardia Costera de EE. UU. han afirmado que la deshidratación, el calor, la intoxicación alimentaria u otros factores no relacionados podrían haber causado los síntomas de los trabajadores. Associated Press reportó que el Departamento de Salud y Hospitales de Luisiana está llevando a cabo una investigación.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. informa que "los niveles de calidad del aire para el ozono y las partículas son normales en la costa del Golfo para esta época del año". Pero la agencia añadió que ha detectado algunos "contaminantes productores de olor asociados con los productos de petróleo en la costa, a niveles bajos". Esas sustancias químicas pueden causar dolores de cabeza, náuseas e irritación de la garganta.

Unos cuantos estudios han examinado los riesgos para la salud a largo plazo de la exposición al petróleo. No se cree que un contacto breve con pequeñas cantidades de petróleo crudo ligero y dispersantes sea nocivo, reportó la AP. Pero una exposición prolongada a los dispersantes puede causar problemas del sistema nervioso central, o dañar la sangre, los riñones o el hígado, así como dejar un sabor metálico en la boca, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Solomon señaló que el tamaño y duración sin precedentes de este derrame lo hacen inquietante.

"Es en todo sentido un derrame histórico", aseguró Solomon. "Los derrames previos han durado relativamente poco, y el esfuerzo de limpieza ha sido sobre todo con lo que se conoce como petróleo intemperizado", o sea, petróleo que ha estado flotando en la superficie del agua durante un tiempo.

"En este caso, el petróleo fresco sigue saliendo de debajo del agua, una situación completamente distinta, nunca antes vista", apuntó. "Aproximadamente el 40 por ciento del crudo se evapora en unas horas tras llegar a la superficie del agua. Termina en el aire. Realmente es un problema para la gente que está trabajando allí, sobre todo los que están más cerca del lugar en que surge el petróleo".

Se aconseja a los trabajadores de limpieza que sigan las directrices federales, que recomiendan que los que participan en el esfuerzo usen equipo de protección como guantes, gafas y ropa de seguridad, señaló la AP.

El director ejecutivo de BP Tony Hayward dijo que los síntomas reportados por los trabajadores, como los mareos, dolores de cabeza y tos, pueden deberse a varias causas, como los gases del diesel, el cansancio y el calor por usar los trajes de seguridad Tyvek.

Más información

Para más información sobre el derrame de petróleo, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad