SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los presos con enfermedad mental son propensos a la violencia tras ser liberados, según un estudio

Los presos con enfermedad mental son propensos a la violencia tras ser liberados, según un estudio

Los investigadores también observan dificultades entre los que tienen problemas de abuso de sustancias, y recomiendan el respaldo social y la atención psiquiátrica

JUEVES, 3 de septiembre de 2015 (HealthDay News) -- Los presos con trastornos mentales y de uso de sustancias son más propensos a cometer crímenes violentos tras su liberación que otros presos, revela un estudio reciente.

Uno de cada siete presos tiene una enfermedad psicótica o depresión mayor, y alrededor de uno de cada cinco entra en prisión con un trastorno significativo de abuso de sustancias, señalaron los investigadores.

"Dado que esos trastornos son comunes y en su mayor parte tratables, unos mejores servicios de evaluación y de salud mental antes y después de la puesta en libertad son esenciales para prevenir la violencia futura y mejorar tanto la salud como la seguridad públicas", comentó la autora líder, Seena Fazel, profesora de psiquiatría forense de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

Los resultados del estudio, que se basó en casi 48,000 ex convictos de Suecia, aparecen en la edición del 3 de septiembre de la revista The Lancet Psychiatry.

Los investigadores encontraron que el 42 por ciento de los hombres y el 60 por ciento de las mujeres tenían al menos un diagnóstico de salud mental antes de ser puestos en libertad.

Durante un promedio de tres años tras volver a la comunidad, una cuarta parte de los hombres y un 11 por ciento de las mujeres fueron condenados por crímenes violentos, como asaltos, robos, incendios provocados y ofensas sexuales, mostraron los hallazgos.

Los hombres con al menos un trastorno psiquiátrico tenían un 63 por ciento más de probabilidades de cometer un delito violento tras ser puestos en libertad que otros ex presos de sexo masculino. De forma similar, las mujeres con al menos un trastorno psiquiátrico tenían el doble de probabilidades de cometer un delito violento que otras ex presas, encontró el estudio.

El estudio "subraya la importancia de tratar el uso inadecuado del alcohol y las drogas de forma activa y con terapias basadas en las evidencias", señaló Fazel en un comunicado de prensa de la revista.

Todos los trastornos psiquiátricos se asociaron con un mayor riesgo de violencia tras la salida de la prisión. Pero el riesgo más alto se observó entre los que tenían esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno de la personalidad, trastorno por hiperactividad con déficit de atención y otros trastornos del desarrollo o la niñez, y los que tenían antecedentes de abuso del alcohol y de las drogas, dijeron los investigadores.

Además, mientras más trastornos psiquiátricos coexistentes tenían los presos, mayor era el riesgo de que cometieran crímenes violentos, según el estudio.

El estudio no prueba que la enfermedad mental conduzca a la violencia una vez estos presos salen de prisión. Pero los trastornos psiquiátricos podrían ser responsables de hasta una quinta parte de los crímenes violentos perpetrados por los hombres ex convictos, y dos quintas partes de los perpetrados por las mujeres ex convictas, apuntaron los investigadores.

Un mejor tratamiento de salud mental en las cárceles podría conducir a una gran reducción en los crímenes violentos cometidos en Estados Unidos, sugirió Fazel.

Pero eso no sería suficiente, dijeron otros expertos, si no se hace nada sobre otros problemas importantes (como las viviendas inadecuadas, el desempleo y el abuso de sustancias) a los que se enfrentan los ex convictos.

"Los gobiernos y algunas agencias de justicia podrían verse tentados por el sencillo mensaje de que las respuestas a los problemas en el sistema de justicia criminal se encuentran en los servicios de salud mental. Por otro lado, la afirmación de que la enfermedad mental es una causa directa de la violencia no sentará muy bien en [los círculos de la] salud mental", escribieron Louis Appleby, profesor de psiquiatría de la Universidad de Manchester, en Inglaterra, y sus colaboradores, en un editorial que acompaña al informe.

"La implicación de este estudio se encuentra entre ambas cosas: el tratamiento de los trastornos psiquiátricos en las cárceles y tras la puerta en libertad es esencial, pero no es suficiente para producir una reducción importante en el crimen violento", explicaron los editorialistas.

Appleby, ex director clínico nacional de Salud y Justicia Criminal de Inglaterra, y sus coautores, hicieron un llamado por paquetes abarcadores de tratamiento y respaldo social que "reflejen de forma terapéutica la complejidad y adversidad de las vidas de los infractores".

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad mental.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad