SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los pediatras de EE. UU. siguen oponiéndose a las pruebas aleatorias de drogas en las escuelas

Por Amy Norton, Reportero de Healthday -
Los pediatras de EE. UU. siguen oponiéndose a las pruebas aleatorias de drogas en las escuelas

Ayudar a los estudiantes a evitar los problemas con las sustancias es el método preferido

Las pruebas de drogas aleatorias en las escuelas quizá parezcan una buena forma de mantener a los niños lejos de las drogas, pero hay pocas evidencias de que funcionen, señala la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

En un nuevo informe, el principal grupo de pediatras del país reafirma su postura contra las pruebas de drogas aleatorias en las escuelas. El grupo sugiere que las escuelas redirijan sus recursos limitados a ayudar a los estudiantes a evitar o a superar los problemas con las drogas.

El uso de alcohol y drogas en los adolescentes es un problema importante, señala el grupo, y someter a los niños a pruebas de drogas aleatorias podría parecer un método muy disuasorio. Pero la investigación científica muestra otra cosa.

"Simplemente, la evidencia es de verdad floja", comentó la Dra. Sharon Levy, coautora de un informe que aparece en la edición en línea del 30 de marzo de la revista Pediatrics.

Por una parte, dijo Levy, es poco probable que las pruebas detecten a los niños que usan drogas de forma esporádica, en lugar de empedernidamente.

"Y con los niños, lo que se intenta detectar es sobre todo el uso esporádico", apuntó Levy, directora del programa de abuso de sustancias en adolescentes del Hospital Pediátrico de Boston.

Daniel Romer es investigador y director del Instituto de Comunicación en la Adolescencia del Centro de Políticas Públicas Annenberg de la Universidad de Pensilvania. No participó en el informe, pero se mostró de acuerdo en que las pruebas de drogas aleatorias son en gran medida inefectivas.

En un estudio reciente de estudiantes de secundaria de EE. UU., Romer halló que los niños en las escuelas con pruebas de drogas aleatorias no eran menos propensos a experimentar con el alcohol o la marihuana.

Alrededor del 20 por ciento de las escuelas secundarias de EE. UU. habían iniciado un programa de pruebas de drogas en 2006, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Y la cantidad de escuelas que lo hacen está en aumento, dijo Romer, ya que incluso más escuelas intermedias están considerando la táctica.

Las pruebas por lo general conllevan un análisis de orina que busca drogas como la marihuana, la cocaína y las anfetaminas. Legalmente, las pruebas aleatorias solo pueden dirigirse a los niños que participan en deportes u otras actividades extracurriculares.

Y eso significa que podrían obviar a muchos estudiantes, entre ellos algunos de los que tienen el riesgo más alto de abuso de drogas, apuntó Romer.

Entre otros problemas está el riesgo de resultados falsos positivos. Algunos fármacos, como los del TDAH, o incluso ciertos alimentos, pueden generar un resultado positivo, señaló Levy.

Y también está el costo. El equipo de Levy dijo que una sola prueba de drogas cuesta unos 24 dólares. Pero dado que las pruebas aleatorias detectan a tan pocos estudiantes que usan drogas, obtener un resultado positivo cuesta unos 3,000 dólares.

Además, dijo Romer, "las pruebas de drogas aleatorias no tienen ningún impacto sobre las creencias de los niños respecto a las drogas".

Los estudiantes determinados a usar drogas probablemente idearán formas de burlar las pruebas, por ejemplo, cambiando a una droga que no sea detectada por el panel de pruebas de su escuela. "Entonces, para ellos se convierte en un juego del gato y el ratón", apuntó Romer.

"La idea de las pruebas de drogas parece buena", añadió. "La realidad es distinta".

Entonces, ¿qué evita que los niños abusen de las drogas? Levy y Romer dijeron que eso no está claro.

Los estudios han encontrado que el esfuerzo antidrogas más famoso usado en las escuelas de EE. UU., el programa educativo D.A.R.E., es inefectivo, aunque Romer anotó que hace poco tiempo que se renovó. D.A.R.E. es la sigla en inglés de educación para la resistencia al abuso de drogas.

En su propio estudio reciente, Romer encontró que los niños de las escuelas de secundaria con un "clima positivo" eran menos propensos que otros estudiantes en otras escuelas a usar marihuana o alcohol.

Un clima positivo significa que los niños se sienten seguros y tienen una buena relación con los maestros, y la escuela tiene menos problemas no relacionados con las drogas, como el acoso escolar.

"La pregunta sobre cómo crear un clima positivo persiste", dijo Romer.

Cree que si las autoridades escolares creen que tienen un problema con las drogas, quizá lo mejor sea observar el clima en general.

"¿Qué tan buenas son las relaciones entre los estudiantes y los adultos en la escuela? ¿Hay un problema de acoso?", planteó Romer. "Es poco probable que las drogas sean el único problema".

Levy dijo que tiene sentido que las escuelas estén atentas a los estudiantes con posibles problemas con las drogas, a través de su conducta y su rendimiento escolar, y que intenten ayudarles, en lugar de castigarles.

Con las pruebas de drogas aleatorias, no está claro con qué frecuencia los niños que dan un positivo en realidad obtienen ayuda, anotó Levy.

Dijo que las investigaciones han encontrado que los estudiantes con resultados positivos a veces son suspendidos o expulsados de la escuela, y que quizá no reciban ayuda para sus problemas con las drogas.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los EE. UU. responde a preguntas sobre las pruebas de drogas en las escuelas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad