SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños estadounidenses están engordando más que sus primos canadienses

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -

Las tasas de los niños en edad escolar difieren de forma significativa, encuentra un estudio de los CDC

MARTES, 25 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- Los niños estadounidenses tienen más dificultades para controlar su aumento de peso que sus contrapartes norteñas, indica un nuevo estudio de EE. UU.

Alrededor del 17.5 por ciento de los niños de EE. UU. de 3 a 19 años de edad son obesos, frente al 13 por ciento de los niños canadienses de la misma edad, según las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Esos hallazgos podrían abrir un nuevo y emocionante campo de investigación sobre la obesidad, dado que Estados Unidos y Canadá comparten un idioma común y una parte bastante grande de la cultura, dijo Peter Katzmarzyk, profesor de obesidad y diabetes pediátricas del Centro de Investigación Biomédica Pennington en la Universidad Estatal de Luisiana, en Baton Rouge.

"Hay varios factores que podrían contribuir a esta diferencia, pero en realidad nadie ha realizado un estudio para descubrirlos", comentó Katzmarzyk. "Nos da una oportunidad de explorar al motivo de esas diferencias, y quizá conducirnos a algunas intervenciones".

Los niños obesos están en riesgo de convertirse en adultos obesos, y por tanto son más propensos que los niños de peso normal a contraer problemas de salud, como las enfermedades cardiacas y la diabetes. De forma más inmediata, están en riesgo de problemas sociales, hipertensión y colesterol elevado, dijeron los investigadores en las notas de respaldo del informe, que aparece en la edición de agosto de una revista de los CDC, NCHS Data Brief.

En el estudio de los CDC, epidemiólogos y estadistas estadounidenses y canadienses colaboraron para crear una comparación entre iguales de la obesidad infantil en ambos países.

Los investigadores encontraron que a finales de la década de los 70, Estados Unidos y Canadá tenían tasas similares de obesidad infantil, de alrededor de un cinco por ciento.

Ambos países también experimentaron un aumento constante en la obesidad infantil en los 80 y los 90, dijo la autora líder del estudio, Cynthia Ogden, epidemióloga del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC.

Pero por motivos aún desconocidos, los niños de EE. UU. experimentaron un aumento mayor. En 2004, más o menos el 16.6 por ciento de los niños y adolescentes de EE. UU. eran obesos, frente al 12.4 por ciento de los niños canadienses.

Los niños de los dos países parecen divergir más o menos en el momento en que entran en la escuela, dijo Kristi King, profesora clínica de pediatría del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

Los niños de EE. UU. y Canadá tienen unas tasas similares de obesidad entre los 3 y los 6 años de edad. Pero, en los niños de 7 a 12, las tasas difieren de forma dramática: un 19.2 por ciento en EE. UU., frente a un 11.8 por ciento en Canadá, según el informe.

"Creo que este informe nos alertará sobre lo que estamos haciendo distinto en ese grupo de edad respecto a nuestro primo, Canadá", dijo King, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Aunque ambos países parecen ser muy similares, hay incontables diferencias pequeñas que probablemente se acumulen para crear la laguna observada en las tasas de obesidad, planteó el Dr. Bruce Lee, director del Centro Global para la Prevención de la Obesidad de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Las personas viven, trabajan y juegan dentro de sistemas, y el ambiente que les rodea las afecta", dijo Lee. "Todo eso afecta lo que comen, qué tanto se mueven y cuánto ejercicio hacen. Es importante pasar de culpar al individuo a ver qué sucede alrededor del individuo".

Los patrones de alimentación podrían ser una diferencia significativa. King y Katzmarzyk apuntaron que investigaciones anteriores han mostrado que las familias de EE. UU. comen fuera de casa con mucho más frecuencia que las canadienses.

"Sabemos que los niños que comen en casa con sus familias tienden a tener unas tasas más bajas de obesidad", comentó King.

Los tamaños de las porciones en los restaurantes canadienses también tienden a ser más pequeños que los de Estados Unidos, añadió King. "Si las familias comen fuera en EE. UU., consumen más calorías que si comieran fuera en Canadá", advirtió.

Además, los niños canadienses tienden a no tener televisión en su habitación, dijo Katzmarzyk.

La inactividad relacionada con ver televisión contribuye a la obesidad, señaló. "La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ya recomienda que los padres saquen la televisión de la habitación de los niños, pero no estoy seguro de si la gente en realidad lo hace", añadió.

Otras diferencias podrían incluir la disponibilidad de alimentos saludables y los planos de las ciudades diseñados para fomentar caminar o montar bicicleta, resaltó Lee. También es posible que Canadá haga un mejor trabajo al promover formas de prevenir la obesidad infantil.

"Hacen falta más estudios", dijo Lee. "Son cosas que se deben explorar".

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad