SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los jugadores más pequeños de fútbol americano también están en riesgo de lesiones

Los jugadores más pequeños de fútbol americano también están en riesgo de lesiones

Las ligas juveniles atraen a niños de incluso apenas 6 años, y se les debe enseñar a jugar de forma segura

VIERNES, 4 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- El amor de los estadounidenses por el fútbol americano puede incluir a niños de apenas 6 años de edad, y esos pequeños jugadores no son inmunes a las lesiones, advierte un importante grupo de pediatras.

Las torceduras de tobillo son una de las lesiones más comunes que sufren los pequeños jugadores de fútbol americano, según la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP). Generalmente, las torceduras se tratan con descanso, hielo, compresiones y elevación. Pero los jugadores que sienten mucho dolor o no pueden caminar deben recibir atención médica de inmediato, aconseja el grupo.

La AAP menciona otras lesiones que con frecuencia se asocian con el fútbol americano:

  • Lesiones en los dedos: Los dedos pueden lesionarse cuando se golpean con la pelota o con la mano o el cuerpo de otro jugador. No se deben ignorar los dedos "aplastados", porque una lesión en la articulación o en el tendón podría conducir a una deformidad o a una discapacidad permanente si no se trata de forma adecuada.
  • Lesiones en las rodillas: Las rodillas con frecuencia se lesionan cuando los deportistas hacen un cambio de dirección repentino, giran, caen al suelo tras saltar o chocan con otro jugador. Los que sientan un "pop" o desplazamiento en la rodilla probablemente tengan una lesión del ligamento. Los deportistas que no puedan caminar con la pierna lesionada o que sientan que la rodilla va a fallar deben ser atendidos por un médico de inmediato. Los que intentan seguir jugando con un ligamento roto corren el riesgo de dañarse más la rodilla.
  • Lesiones en los hombros: Los jugadores de fútbol americano que se lanzan tras la pelota, o que bloquean o taclean a otros jugadores, tienen un riesgo de dislocaciones de hombro, sobre todo los deportistas jóvenes. Usualmente los jugadores sienten que el hombro se sale. En muchos casos, podría volver a su sitio por sí mismo. A veces, el médico debe recolocar el hombro.
  • Lesiones en los ojos: Los jugadores de fútbol americano usan cascos, pero a veces pueden golpearles en un ojo si los dedos del contrincante pasan por el protector de la cara. Un médico debe evaluar cualquier lesión que afecte a la vista del jugador o que provoque sangrado o hinchazón dentro del ojo.
  • Lesiones en la cabeza: Si la cabeza o el cuello de un jugador golpea el suelo, un equipamiento o a otro jugador, puede sufrir una conmoción. Una conmoción es una lesión cerebral grave que altera la función normal del cerebro. Por lo general es pasajera, pero las señales de conmoción podrían ser sutiles y no aparecer hasta unas horas o incluso días después. Con frecuencia, los jugadores con una conmoción no pierden la conciencia. Los jugadores que han sufrido una conmoción están en un mayor riesgo de padecer otra.

Enseñar a los jugadores jóvenes a jugar limpiamente y a seguir las normas del juego puede ayudar a prevenir las lesiones, informa la AAP. Hay muchas maneras de ayudar a proteger a los jugadores jóvenes. El grupo recomienda las siguientes:

  • No permita a los deportistas jugar sin supervisión. Los jugadores también deben tener acceso a agua potable. Se deben pesar antes y después de jugar para evaluar cuánta agua perdieron en el entrenamiento.
  • Revise el calzado y el equipo. Los deportistas deben tener un equipamiento de seguridad bien ajustado y mantenido. Los jugadores de fútbol americano también deben usar zapatos adecuados para el tipo de superficie en que jueguen. Deben usar protectores bucales para prevenir las lesiones en la boca o en los dientes.
  • Asegúrese de que los uniformes estén bien ajustados. Los pantalones de fútbol americano deben encajar bien, de forma que los protectores de rodilla cubran las rodillas. Los protectores de cadera deben cubrir la cadera, el protector del coxis debe cubrir el coxis, y los protectores de muslos deben cubrir la mayor parte del muslo. Esos protectores no deben sacarse de los pantalones durante el entrenamiento ni el juego.
  • Revise el tamaño de las hombreras. Los jugadores deben poder levantar y extender los brazos sin que las hombreras lleguen hasta el cuello. Las hombreras deben de ser del tamaño de la medida de pecho del jugador.
  • Asegúrese de que los cascos estén bien ajustados. Los cascos de fútbol americano deben ajustarse de forma que las cejas queden alrededor de una pulgada (2.5 centímetros) por debajo del borde frontal. El casco debe cubrir la parte trasera de la cabeza y las orejas de los jugadores deben estar en el centro de las aperturas del casco para las orejas. La correa del mentón debe apretar lo suficiente como para evitar que el casco se mueva o se deslice. Todos los cascos deben tener un protector facial.
  • Tenga un plan de emergencia. Se debe informar a los jugadores sobre qué hacer en caso de emergencia. Debe haber un plan sobre cómo administrar primeros auxilios y la información sobre los contactos de emergencia debe estar disponible.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los niños y la seguridad en los deportes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad