SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los intervalos entre embarazos podrían afectar el riesgo de autismo, sugiere un estudio

Por Kathleen Doheny, Reportera de HealthDay -
Los intervalos entre embarazos podrían afectar el riesgo de autismo, sugiere un estudio

Esperar menos de dos años o más de seis se relaciona con un aumento en las probabilidades, pero se necesita mucha más investigación

LUNES, 14 de septiembre de 2015 (HealthDay News) -- La cantidad de tiempo entre los embarazos de una mujer podría ser importante respecto al posible riesgo de que sus hijos contraigan autismo, sugiere una investigación reciente.

"Los niños concebidos menos de dos años tras el nacimiento de su hermano mayor o más de seis años después experimentan un aumento de [más o menos] dos o tres veces en el riesgo de ser diagnosticados con autismo", señaló la investigadora del estudio, Lisa Croen, directora del programa de investigación sobre el autismo de la división de investigación de Kaiser Permanente en Oakland, California.

Croen dijo que estudios anteriores han mostrado un mayor riesgo asociado con unos intervalos muy cortos entre embarazos, y un riesgo más alto con intervalos más largos de lo usual. "Encontramos lo mismo. Creo que ahora hay evidencias crecientes que apuntan en la misma dirección", dijo.

Pero advirtió que "no es causal. Estos tipos de estudio no pueden probar las causas, se trata de una asociación".

Y al menos un neonatólogo reiteró que el estudio solo halló una asociación entre los intervalos entre embarazos y un posible autismo, y que se necesita mucha más investigación sobre el tema.

Croen dijo que los hallazgos respaldan la recomendación actual de la Organización Mundial de la Salud de esperar al menos dos años después del nacimiento de un niño antes de intentar el próximo embarazo.

La investigación se publicó en línea el 14 de septiembre, y aparecerá en la edición impresa de octubre de la revista Pediatrics.

Uno de cada 68 niños estadounidenses sufre de un trastorno del espectro autista, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. Los chicos son más propensos que las chicas a ser diagnosticados con autismo, informan los CDC. Los factores genéticos y ambientales podrían tener un rol en la afección, que conlleva problemas con la comunicación y la socialización.

El nuevo estudio incluyó la revisión de los expedientes médicos de unos 45,000 niños nacidos en segundo lugar, que nacieron entre 2000 y 2009 en hospitales de Kaiser Permanente del Norte de California.

Los investigadores observaron los códigos que conformaban un diagnóstico de cualquier afección que formara parte del trastorno del espectro autista (TEA), que puede ser desde leve hasta grave. El equipo del estudio también observó los intervalos entre embarazos, que se definió como el tiempo que transcurrió entre el primer nacimiento y la concepción del segundo hijo.

La mayoría de los hermanos mayores de los 45,000 niños nacidos en segundo lugar no tenían un diagnóstico de un TEA, pero 878 sí lo tuvieron. Primero, los investigadores analizaron el grupo sin un hermano mayor con un TEA.

En esos niños, el riesgo de autismo era entre 1.5 y 3 veces mayor con intervalos de menos de 24 meses y de 72 meses o mayores, en comparación con un intervalo de entre 36 y 47 meses. Los intervalos de menos de seis meses parecieron conllevar el mayor riesgo, encontró el estudio.

Los investigadores realizaron un análisis secundario de los que tenían hermanos mayores con un TEA, y encontraron el mismo patrón: los intervalos cortos o largos aumentaban el riesgo de un diagnóstico de TEA.

Los investigadores no saben cómo explicar la asociación con certeza, según Croen. Una explicación posible es que las madres con intervalos cortos entre embarazos podrían tener unos niveles muy bajos de ácido fólico. "El ácido fólico es un nutriente esencial para el desarrollo saludable del cerebro", señaló.

El Dr. David Méndez, neonatólogo del Hospital Pediátrico Nicklaus en Miami, dijo que muchos investigadores han observado el periodo de espera entre embarazos, e investigado los efectos de los periodos largos frente a los cortos. Algunos han vinculado los intervalos cortos con trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia, añadió.

Pero, comentó Méndez, "se necesitan estudios más específicos antes de poder decir algo definitivo".

El intervalo entre embarazos es uno de los muchos factores que podrían afectar a la salud y a la crianza de un niño. Pero sugirió que evitar unos intervalos cortos entre embarazos podría hacer que a los padres les resulte más fácil de manejar.

Más información

Para más información sobre los trastornos del espectro autista, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad