SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los estadounidenses no adelgazan

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Pero la buena noticia es que la tasa total de obesidad se estabiliza, informan investigadores

MARTES, 17 de enero (HealthDay News) -- Uno de cada tres adultos estadounidenses y uno de cada seis niños estadounidenses son obesos, muestra un informe reciente del gobierno.

Esa es la mala noticia. La buena noticia es que durante los últimos doce años, esas tasas han permanecido más o menos igual.

"La estabilización de las tasas de obesidad ha estado sucediendo durante algún tiempo. Y no se trata solo de EE. UU. Sucede por todo el mundo", aseguró Katherine Flegal, autora de los informes y científica principal de investigación del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Aunque solo logremos mantener las tasas de prevalencia iguales, lo estamos haciendo bien", afirmó la dietista registrada Nancy Copperman, directora de iniciativas de salud pública de la Oficina de Salud Comunitaria del Sistema de Salud North-Shore LIJ en Great Neck, Nueva York.

"Es como si fuéramos a gran velocidad por la carretera. No se puede poner la reversa súbitamente. Hay que ir más lento antes de ir hacia detrás. Esperamos que lo que hacemos ahora es ir más lentos para poder dar marcha atrás", comentó Copperman.

Los informes sobre la obesidad (uno sobre adultos y otro sobre niños y adolescentes) aparecen en la edición del 17 de enero de la revista Journal of the American Medical Association. Flegal es la autora principal del estudio sobre la obesidad en los adultos y la primera autora del estudio sobre la obesidad en niños y adolescentes.

Las consecuencias de la obesidad son de largo alcance. Las personas que son obesas tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, hipertensión, ciertos cánceres, colesterol alto, enfermedad del hígado y de la vesícula biliar, apnea del sueño, osteoartritis y problemas ginecológicos, según los CDC.

Los costos médicos estimados de atender a los obesos alcanzan un promedio de 147 mil millones de dólares al año, calculan los CDC.

En el estudio actual sobre las tendencias de la obesidad en los adultos, Flegal y colegas revisaron datos de la más reciente Encuesta nacional de examen de salud y nutrición (NHANES) de EE. UU., de 2009 a 2010. Compararon estos datos con datos más antiguos sobre la obesidad en adultos de 1999 a 2008. El conjunto más reciente de datos incluía a casi 6,000 mujeres y hombres adultos. El conjunto más antiguo de datos incluía a casi 23,000 mujeres y hombres estadounidenses.

Según los datos más recientes, el índice de masa corporal (IMC) promedio era de 28.7 para hombres y mujeres. El IMC es un cálculo aproximado de la grasa corporal de una persona. Mientras mayor es la cifra, más sobrepeso u obesidad tiene la persona. Un IMC de 25 a 29.9 es sobrepeso en un adulto, y un IMC de 30 o más se considera obesidad en un adulto, según los CDC. Esto significa que el estadounidense promedio tiene sobrepeso, pero no es obeso.

Sin embargo, la tasa de obesidad era de casi 36 por ciento tanto para las mujeres como para los hombres adultos en 2009 a 2010. En general, esta tasa ha permanecido estable desde 1999, según el estudio.

Varios grupos experimentaron aumentos pequeños, pero estadísticamente significativos, en la tasa de obesidad durante el periodo de 12 años del estudio. Éstos incluyeron a las mujeres negras no hispanas y a los estadounidenses de origen mexicano de ambos sexos, según el estudio.

El segundo estudio comparó las cifras más recientes de obesidad (2009-2010) en niños y adolescentes de la NHANES con las tendencias de obesidad de otras seis encuestas que se remontaban a 1999 a 2000. Los datos más recientes incluían a 4,111 niños estadounidenses.

En 2009-2010, casi 17 por ciento de los niños y adolescentes eran obesos, y casi 32 por ciento tenían sobrepeso o eran obesos, según el estudio. Las tasas de obesidad de 2007 a 2008 y de 2009 a 2010 permanecieron iguales. Los investigadores hallaron un aumento en la prevalencia de la obesidad en los niños y adolescentes de sexo masculino cuando compararon las cifras más recientes con las de 1999 a 2000.

En los bebés, el sobrepeso se mide a través del peso en posición supina. Casi el diez por ciento de los bebés tenían una medida alta de peso en posición supina. Pero esta tasa fue la misma en 2009 a 2010 que en 1999 a 2000, excepto en un grupo. Los bebés estadounidenses de origen mexicano eran más propensos a tener un alto peso en posición supina que los niños nacidos en otros grupos.

"Tenemos que pensar sobre las poblaciones que este estudio muestra tienen una mayor prevalencia de obesidad, y qué intervenciones podemos implementar", señaló Copperman. "Tenemos que averiguar qué tienen de distinto, y quizás debamos personalizar la prevención para esas poblaciones".

Copperman dijo que también es importante enfocarse en la prevención para evitar la obesidad en primer lugar. "Cuando esto se considera desde la perspectiva de la salud pública, es más fácil prevenir algo que dejar que suceda y luego intentar tratarlo. Tener sobrepeso y ser obeso no solo es algo cosmético, es una enfermedad", añadió.

Más información

Para más información sobre cómo vivir con un peso sano, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades en EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad