SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Infecciones hospitalarias sin control

Por HealthDay -
Infecciones hospitalarias sin control

Las enfermedades gástricas provocadas por la C. difficile siguen en aumento a pesar de las mejoras en la limpieza y la descontaminación

JUEVES, 14 de marzo (HealthDay News) -- Unos mayores esfuerzos por detener la propagación de una súper bacteria intestinal no están teniendo un impacto importante, según una encuesta nacional de especialistas en prevención de infecciones de Estados Unidos.

Los hospitales y otros centros de atención de salud deben hacer aún más por reducir las tasas de infecciones con Clostridium difficile, lo que incluye contratar más personal de prevención de infecciones y mejorar la monitorización de los esfuerzos de limpieza, según la Asociación de Profesionales de Control de Infecciones y Epidemiología (Association for Professionals in Infection Control and Epidemiology, APIC).

Cada año, unos 14,000 estadounidenses mueren de infecciones con C. difficile. Las muertes relacionadas con la infección con C. difficile aumentaron en un 400 por ciento entre 2000 y 2007, en parte debido a la aparición de una cepa más potente, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Además las infecciones añaden al menos mil millones de dólares al año a los costos en atención de salud de EE. UU.

En enero, la APIC encuestó a 1,100 miembros y halló que el 70 por ciento dijeron que sus centros de atención de salud habían adoptado medidas adicionales para prevenir las infecciones con C. difficile desde marzo de 2010.

Sin embargo, apenas el 42 por ciento de los encuestados dijeron que las tasas de infección con C. difficile en sus centros habían declinado, mientras que el 43 por ciento dijeron que no hubo reducción, según los hallazgos presentados el lunes en una conferencia de la APIC sobre la C. difficile que se llevó a cabo en Baltimore.

A pesar del hecho de que las tasas de infección con C. difficile han alcanzado máximos históricos en años recientes, apenas el 21 por ciento de los centros de atención de salud han añadido más personal de prevención de infecciones para manejar el problema, halló la encuesta.

"Nos anima que muchas instituciones han adoptado medidas más firmes para prevenir [infección con C. difficile], pero como indica nuestra encuesta, hay que hacer más por reducir la propagación de esta infección", aseguró en un comunicado de prensa de la APIC Jennie Mayfield, presidenta electa de la asociación y epidemióloga clínica del Hospital Barnes-Jewish Hospital. "Nos preocupa que los niveles de personal no sean adecuados para abordar el alcance del problema".

La encuesta también reveló una inconsistencia entre los esfuerzos de limpieza y la monitorización. Aunque el 92 por ciento de los encuestados dijeron que habían aumentado el énfasis en la limpieza y la descontaminación de los equipos desde marzo de 2010, el 64 por ciento dijeron que dependen de la observación para evaluar la efectividad de la limpieza, en lugar de utilizar tecnologías de monitorización, que son más precisas y fiables. El 14 por ciento de los encuestados dijeron que no se hacía nada por evaluar los esfuerzos de limpieza.

Desde 2010, el número de encuestados que dijeron que sus centros tenían programas de gestión antimicrobiana aumentó del 52 al 60 por ciento. Esos programas fomentan el uso cuidadoso de antimicrobianos. El uso inadecuado de antimicrobianos es uno de los factores de riesgo más importantes de la infección con C. difficile, según el comunicado de prensa.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las infecciones con C. difficile.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad