SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los esfuerzos para reducir el consumo de tabaco se atascaron en 2014, según un informe

Los esfuerzos para reducir el consumo de tabaco se atascaron en 2014, según un informe

Fumar todavía acaba con la vida de 500,000 personas al año en Estados Unidos

MIÉRCOLES, 21 de enero de 2015 (HealthDay News) -- Se están logrando pocos progresos o ninguno para reducir el consumo de tabaco en Estados Unidos, según un nuevo informe de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

El informe del Cirujano General de 1964 dio la voz de alarma sobre los peligros de fumar. Pero el tabaco todavía acaba con la vida de casi 500,000 personas cada año y cuesta hasta 333 mil millones de dólares en gastos de atención sanitaria y pérdida de productividad en Estados Unidos, afirma el informe anual de 2014 de la asociación del pulmón.

"A pesar de que en 51 años las tasas de tabaquismo se han reducido en la mitad en EE. UU., el problema actual del tabaco para la salud y la economía de Estados Unidos es catastrófico", dijo Harold Wimmer, presidente y CEO de la Asociación Americana del Pulmón.

"El consumo de tabaco sigue siendo la primera causa prevenible de mortalidad e impacta casi en cada sistema del cuerpo, de modo que contribuye al cáncer de pulmón, a ataques cardiacos, a accidentes cerebrovasculares, a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e incluso al síndrome de muerte súbita del lactante", advirtió en un comunicado de prensa de la asociación.

Los investigadores que evaluaron las políticas de control del tabaco en Estados Unidos dijeron que la mayoría de los estados sacaron mala nota.

Solamente dos estados (Alaska y Dakota del Norte) están financiando sus programas estatales de prevención del tabaquismo al nivel recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., según el informe State of Tobacco Control publicado el 21 de enero.

Por el otro lado, 41 estados y el Distrito de Columbia gastan menos de la mitad de lo que se recomienda, hallaron los investigadores.

Aunque varios estados, como Connecticut, Maine y Ohio, se acercan lentamente a ofrecer servicios integrales de abandono del tabaco para los inscritos en Medicaid, solamente dos estados (Indiana y Massachusetts) proporcionan estos servicios en la actualidad.

"El progreso a nivel estatal en las políticas de control del tabaco prácticamente no existió en 2014", lamentó Wimmer.

"Ningún estado puso en vigor una ley integral de espacios sin humo ni aumentó de forma significativa los impuestos sobre el tabaco, y ningún estado consiguió obtener una nota de 'A' por proporcionar el acceso a los tratamientos para dejar de fumar", señaló.

"Ningún legislador estatal debería sentirse orgulloso por este informe", añadió.

Otras consideraciones en el informe fueron:

Ni los estados ni los legisladores federales tomaron medidas para aumentar los impuestos sobre el tabaco, lo que se ha mostrado que reduce el tabaquismo en las personas jóvenes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. todavía no ha finalizado su plan de revisión de todos los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos y los cigarros. La asociación del pulmón se opone firmemente a la propuesta de la administración de Obama de excluir ciertos cigarros de la supervisión de la FDA.

"Dejar exento a cualquier producto peligroso y adictivo de tabaco que se ha probado que causa enfermedades en los pulmones, como el cáncer, es inaceptable", dijo Wimmer en el comunicado de prensa. "La FDA debe tener la autoridad básica sobre todos los productos de tabaco para proteger la salud pública y la salud de nuestros hijos".

Un detalle positivo fue que el gobierno federal informó a las compañías aseguradoras que los siete medicamentos y las tres formas de asesoramiento disponibles para ayudar a los fumadores a dejar de fumar que la FDA ha aprobado deberían ser cubiertos por el seguro.

El año pasado, la asociación del pulmón instó a las autoridades gubernamentales a tomar medidas inmediatas para conseguir tres objetivos: haber reducido las tasas de tabaco desde el 18 por ciento a menos del 10 por ciento para el año 2024; haber protegido a todos los estadounidenses del humo de segunda mano para el año 2019, y, en última instancia, acabar con la mortalidad y las enfermedades asociadas con el consumo de tabaco.

"La Asociación Americana del Pulmón está instando a los estados y al gobierno federal a tomar medidas para alcanzar estos ambiciosos objetivos", comentó Wimmer. "Cómo reducir el consumo de tabaco en Estados Unidos no es ningún secreto. Nuestros líderes estatales y federales han de armarse de la voluntad política de implementar estas políticas contrastadas".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre fumar y el consumo de tabaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad