SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Transforman células cardíacas dañadas en sanas

Por Randy Dotinga, Reportera de Healthday -
Transforman células cardíacas dañadas en sanas

El objetivo último es crear un 'parche' celular tras un ataque cardiaco.

Unos científicos informan que han transformado un tipo de célula cardiaca humana en otro distinto en unos experimentos de laboratorio, un desarrollo prometedor en el intento de encontrar maneras de reparar el daño producido por los ataques cardiacos.

La investigación está lejos de estar lista para su uso masivo, sin embargo, y no está claro si la estrategia funcionará en personas vivas.

Aun así, el tratamiento es una aproximación prometedora a la regeneración de órganos "que aprovecharía las células que ya están en un órgano dañado y las convertiría en el tipo de células necesarias para el órgano funcione", afirmó el coautor del estudio, el Dr. Deepak Srivastava, director e investigador principal del Instituto Gladstone de Enfermedades Cardiovasculares de San Francisco.

Un ataque cardiaco puede producirse cuando un bloqueo en un vaso sanguíneo no deja que la sangre llegue a una parte del corazón. Un paciente que sobrevive a un ataque cardiaco quedará con un tejido muscular muerto que será reemplazado por un tejido cicatrizado, explicó Srivastava. En Estados Unidos viven aproximadamente 5 millones de supervivientes a ataques cardiacos, indicó.

"Ahora mismo no tenemos ninguna manera adecuada de crear un nuevo músculo para esos individuos", afirmó. La única manera de reemplazar el músculo dañado es con un trasplante de corazón, y en Estados Unidos se realizan cada año solo unos 2,000 trasplantes.

Los investigadores desean evitar que las células conocidas como "fibroblastos" creen el tejido cicatrizado después de un ataque cardiaco. Los fibroblastos conforman aproximadamente la mitad de las células del corazón, y la idea es convertirlos en células musculares que "latan" (como el corazón) al manipularlas con una "mezcla" de cinco genes, explicó Srivastava.

Srivastava y sus colaboradores han conseguido poner a prueba con éxito su enfoque en una placa de laboratorio y en ratones que sufrieron ataques cardiacos simulados. El nuevo estudio, publicado el 22 de agosto en la revista Stem Cell Reports, tenía como objetivo observar si la estrategia funcionaría en células humanas en el laboratorio. Los investigadores informan de que sí funcionó.

Hay muchas salvedades. A los autores del estudio les preocupa si las células trasformadas podrían generar problemas en el sistema eléctrico del corazón, comentó Srivastava. Eso podría resultar en latidos cardiacos irregulares y potencialmente fatales.

Los ratones que se sometieron al procedimiento no sufrieron este tipo de problema, explicó, "pero el corazón de un ratón es mucho más pequeño que el de un ser humano".

Los investigadores tampoco saben cuál es el costo potencial de usar la terapia genética para que las células se transformen por sí mismas, y no está claro qué efectos secundarios podrían tener en los seres humanos. Pero, según Srivastava, hay un gran potencial de reparación de otros órganos y tejidos del cuerpo, porque todos "tienen células de respaldo cercanas que podrían ser utilizadas para este tipo de reparación".

Robert Schwartz, un distinguido profesor de biología y bioquímica de la Universidad de Houston, ha estudiado un enfoque similar. Schwartz afirmó que la estrategia de este estudio podría ser demasiado compleja para que funcione a largo plazo, pero cree que la idea esencial tiene mucho mérito.

"Pronto podremos reparar los corazones dañados con este tipo de células a modo de parches", afirmó. "Quizá no generemos suficientes como para generar un corazón entero. Pero seremos capaces de generar células del mismo paciente para tratar las enfermedades y los ataques cardiacos".

Más información

Para más información sobre los ataques cardiacos, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad