SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los CDC endurecen las normas para atender a los pacientes de ébola

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
Los CDC endurecen las normas para atender a los pacientes de ébola

Ahora se recomiendan trajes para todo el cuerpo y respiradores, junto con monitores que observen a los trabajadores mientras se quitan el equipo

LUNES, 20 de octubre de 2014 (HealthDay News) -- Las autoridades sanitarias de EE. UU. endurecieron oficialmente el lunes las directrices para los trabajadores sanitarios que tratan a los pacientes de ébola, y ahora requieren trajes del cuerpo completo sin exposición de la piel y el uso de un respirador en todo momento.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. decidieron emitir las normas más estrictas después de que dos enfermeras de Dallas contrajeran ébola mientras atendían al primer paciente diagnosticado en Estados Unidos, el ciudadano de Liberia Thomas Eric Duncan. Actualmente, Nina Pham está siendo tratada por su infección en el Centro Clínico de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. en Bethesda, Maryland, mientras que Amber Vinson está siendo tratada en el Hospital de la Universidad de Emory, en Atlanta.

Esas enfermeras, empleadas del Hospital Presbiteriano Texas Health en Dallas, habían seguido las directrices sobre el ébola que los CDC emitieron por primera vez en 2008 y que actualizaron este agosto, señaló el lunes durante una conferencia de prensa vespertina el director de los CDC, Tom Frieden.

"El hospital que atendió al primer paciente, el Sr. Duncan, utilizó esas directrices. Las dos trabajadoras sanitarias se infectaron. Eso es inaceptable", dijo Frieden. "Quizá nunca sepamos qué sucedió exactamente, pero la moraleja es que las directrices no funcionaron en ese hospital".

Las directrices mejoradas publicadas el lunes, que buscan crear un "mayor margen de seguridad", obligan a un entrenamiento intensivo en el uso de equipo de protección, unos trajes que cubren el cuerpo completo, y monitores designados para garantizar que el equipamiento se use y se quite de forma adecuada.

Ahora, los CDC recomiendan un conjunto muy específico de equipos a ser usados por los trabajadores de atención sanitaria mientras atienden a pacientes de ébola, que incluye:

  • Guantes dobles,
  • Botas impermeables que cubran al menos hasta la mitad de la pantorrilla,
  • Batas impermeables o resistentes al agua de un solo uso que lleguen a la mitad de la pantorrilla,
  • Escudos faciales de un solo uso desechables,
  • Capuchas quirúrgicas para garantizar una cobertura completa de la cabeza y el cuello,
  • Un delantal a prueba de agua que cubra el torso hasta la mitad de la pantorrilla si el paciente vomita o tiene diarrea,
  • El uso de un respirador en todo momento, ya sea un respirador N95 o un respirador purificador de aire motorizado.

Los trabajadores de la atención sanitaria deben pasar por un entrenamiento riguroso y repetido para ponerse y quitarse todo ese equipo, hasta que se "convierta en un ritual", comentó Frieden.

Ahora, los CDC también recomiendan que los hospitales cuenten con un monitor entrenado para observar a los trabajadores mientras se ponen y se quitan los trajes, y también mientras atienden a los pacientes.

Los hospitales también deben designar áreas para ponerse y quitarse el equipo, con suficiente espacio para permitir una separación clara entre las áreas limpias y las potencialmente contaminadas, según una hoja de datos de los CDC.

"Aunque se ha prestado mucha atención al equipo, el mayor riesgo en la atención del ébola está al quitarse el equipo que el trabajador de salud tenga puesto", advirtió Frieden.

Las directrices publicadas por los CDC representan un consenso de los expertos en gestionar el ébola, que incluyen a trabajadores de la atención de la salud del Hospital de la Universidad de Emory en Atlanta, del Centro Médico de Nebraska en Omaha, y de los NIH. Los hospitales de Atlanta y Omaha han tratado a pacientes de ébola en las últimas semanas.

Frieden dijo que se necesitan las directrices más estrictas debido a que la experiencia en Dallas ha mostrado que los trabajadores de la atención sanitaria de EE. UU. se enfrentan a unas dificultades distintas que los profesionales de la atención sanitaria que trabajan en África occidental, el escenario del peor brote de ébola de la historia.

"La forma en que se ofrece la atención sanitaria en este país es más arriesgada que en África", aseguró Frieden. "Hay más enfermería directa, y hay más procedimientos de alto riesgo, como la intubación".

El brote de ébola en África occidental ha acabado con las vidas de casi 4,500 personas de un estimado de 9,000 casos reportados, según la Organización Mundial de la Salud.

Más información

Para más información sobre el ébola, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad