SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Lesiones en la cuna envían a miles de niños a las salas de emergencias

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Lesiones en la cuna envían a miles de niños a las salas de emergencias

Un estudio muestra que la mayoría de los niños lesionados trataban de salir de la cuna y caían al suelo

JUEVES, 17 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un informe reciente halla que cada año en Estados Unidos, cerca de 10,000 niños menores de dos años llegan a las salas de emergencias por lesiones que sufren cuando están en sus cunas, corrales y moisés.

La mayoría de estas lesiones tienen que ver con la cuna y se deben con frecuencia a que los niños tratan de salir y se caen al suelo, señalaron los investigadores del Hospital Nationwide Children's de Columbus, Ohio.

"Lo más sorprendente fue el número de lesiones relacionadas con la cuna que se trataban en los servicios de emergencias de los hospitales", apuntó el investigador principal Dr. Gary A Smith, profesor de pediatría y director del Centro de Investigación de Lesiones y Política del hospital.

"Este número esta subestimado", apuntó. "Sabemos que los niños son llevados a su médico privado y a centros de atención de urgencias".

Smith apuntó que apenas el 1 por ciento de las lesiones tenían que ver con uno de los padres o hermanos: "Parece que la mayoría de estas caídas se deben a que los niños tratan de trepar fuera de la cuna y caen al suelo".

En la mayoría de los casos, el niño cae primero de cabeza, apuntó Smith, lo que "hace que esto sea realmente un problema al que debemos prestar atención". Los niños a esa edad son muy inestables, así que cuando caen, lo hacen primero de cabeza y no tienen la habilidad de amortiguar la caída, por lo que estas lesiones pueden ser peligrosas, explicó.

Smith agregó que a medida que el niño empieza a moverse más, el número de lesiones aumentan. "Por tanto, los padres necesitan tener cuidado cuando un niño está en la cuna, ya que puede empezar a buscar la forma de salir", apuntó Smith.

Cuando esto ocurra, según la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE. UU., necesitan bajar la altura del colchón en la cuna, para que haya al menos 26 pulgadas entre la parte superior del colchón y la parte superior de la barandilla de la cuna, explicó Smith.

Y cuando el niño alcance las 35 pulgadas de altura, debe dejar la cuna y empezar a usar una cama para niños pequeños, agregó Smith.

El informe aparece en la edición en línea del 17 de febrero de Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Smith utilizó los datos del Sistema Electrónico Nacional de Vigilancia de Lesiones para identificar el número de niños que se lesionaron en la cuna, corrales y moisés entre 1990 y 2008.

Durante este periodo, los investigadores identificaron a casi 182,000 niños menores de dos años que fueron tratados en las salas de emergencia por lesiones asociadas con estos dispositivos. Es decir que se produjeron cerca de 9,651 lesiones al año.

Los investigadores encontraron que el 83.2 por ciento de las lesiones estaban relacionadas con las cunas, el 12.6 por ciento con los corrales y el 4.2 por ciento con el moisés.

La causa más común de lesiones era por la caída de una cuna, corral o moisés. Estas caídas representaron las dos terceras partes de las lesiones, encontró el grupo de Smith.

La cabeza y el cuello eran las áreas del cuerpo que se lesionaban con mayor frecuencia, ya que representaban el 40.3 por ciento de las lesiones. La mayoría de las lesiones eran lesiones del tejido blando (34.1 por ciento).

Los niños con fracturas permanecían en el hospital el 14 por ciento de las veces y eran cinco veces más propensos a ser ingresados que los niños que tenían otras lesiones, apuntó el grupo de Smith.

Smith cree que los hallazgos son un llamado a la acción para mejorar el diseño de las cunas a fin de proteger a los niños y reducir las probabilidades de las caídas.

En estos momentos, los padres deben usar solamente las cunas que cumplan con los estándares actuales. Tales como cunas sin barandillas móviles, que fueron prohibidas por Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo. Por tanto, los padres deben ser especialmente cuidadosos con las cunas antiguas, apuntó Smith.

Smith también aconseja a los padres que cuando pongan al bebé en la cuna, deben asegurarse de que no hay ropa de cama, juguetes de peluche ni paragolpes. "Todos estos productos se han relacionado con muertes por asfixia", apuntó.

"Los niños pequeños necesitan acostarse en una cuna sin nada dentro, sólo la cuna y el bebé", apuntó. "Vista al niño con un saco de dormir y colóquelo en una cuna vacía".

"A pesar de estos hallazgos, las cunas son todavía el medio más seguro de dormir para bebés y niños pequeños", agregó Smith. Acostar al bebé junto con los padres aumenta su riesgo de asfixia, apuntó.

Amy Chezem, vocera de la Juvenile Products Manufacturers Association, señaló que "cada año se producen cientos de muertes cuando los niños duermen en un entorno que no está diseñado específicamente para ellos. El lugar más seguro para un niño es una cuna armada correctamente y funcional".

Además, la asociación "recuerda a los padres la importancia de seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante, las recomendaciones y restricciones en todos los productos relacionados con el sueño para garantizar que el entorno sea lo más seguro posible".

Más información

Para consejos sobre cómo mantener seguro a su hijo en la cuna, visite la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad