SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los homosexuales también ocultan la violencia

Por HealthDay y HolaDoctor -
Los homosexuales también ocultan la violencia

Sabemos que es muy común que en las parejas de adolescentes el ocultamiento de los abusos y la violencia cometida por su pareja. Entre los homosexuales, este secretismo podría ser incluso mayor.

La residente en Nueva York, Sheila Rodríguez, de 26 años de edad, tenía solo 13 años cuando empezó a salir con otra chica de su escuela. Según sus palabras, fue alrededor de un año antes de que la relación diera un giro desagradable.

"Al principio, había un abuso verbal: nos tratábamos con desprecio e insultábamos la una a la otra", recordó Rodríguez. "Nos hicimos dependientes mentalmente la una de la otra de tal manera que ninguna de las dos podía encontrar a otra persona mejor".

Las cosas fueron a peor. "Los insultos dieron paso a empujones, agarrones y, finalmente, peor incluso, a arañazos, bofetadas y estrangulamientos", afirmó.

Las dos chicas se maltrataban mutuamente. "Por desgracia, nunca se me ocurrió pensar que esto estuviera mal", admitió Rodríguez. "Y si para ella lo era, nunca lo dijo en voz alta".

Rodríguez afirmó que, con respecto a las evidencias de la violencia física, se inventaban excusas, como que los moratones eran de la clase de gimnasia o que se habían hecho los arañazos con el borde del casillero o jugando con el perro. Pero muy pocas personas ponían en cuestión las marcas, comentó. La madre de la otra chica preguntaba, pero aparentemente se quedaba satisfecha con la explicación dada, comentó.

"A lo largo de la relación, solo hablábamos de la violencia para ver de qué modo la podíamos disimular", señaló Rodríguez. "Pensábamos que era una relación de 'nosotras contra el mundo' que nadie más iba a comprender. No queríamos que nos separaran o meternos en problemas. Era nuestra primera relación de pareja real y casi no conocíamos otra cosa".

Dijo que estaba segura de que si hubiera salido con un chico, los padres de ella y las demás personas habrían mostrado su preocupación, pero como era una chica, nadie sospechó que hubiera violencia. La situación cegó a las dos chicas y no vieron que se trataba de una relación disfuncional, añadió.

La última pelea que tuvieron, cinco años después de que empezaran a salir, fue la primera vez que hablaron de "dejar de comportarse así", recordó Rodríguez. "Después de zarandearnos, golpearnos y amenazarnos la una a la otra con llamar a la policía, te quedas ahí sentada y sin poder respirar y piensas: '¿cómo hemos acabado así?'".

Según Rodríguez, esta fue la única relación que ha tenido en la que ha habido violencia. En su opinión, aprendió a dejarlo si las tensiones en otras relaciones llegaban al punto en que se sentía incómoda.

¿Cuál es su consejo para las personas que se encuentren una situación parecida? "No importa el tipo de relación en la que estés, nadie merece ser maltratado verbal ni físicamente", afirmó Rodríguez. "La primera vez que hay una agresión en una relación, para mí ya es solo una cuestión de tiempo hasta que se termine. La confianza se pierde y nunca te sientes realmente segura. Confía en la voz que te habla desde tu interior y quiérete lo suficiente como para cambiar las cosas si hace falta".

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad