SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las quemaduras por congelación pueden hacer que el invierno sea amargo

Las quemaduras por congelación pueden hacer que el invierno sea amargo

Se pueden evitar con precauciones sencillas

DOMINGO, 20 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Quizá "rozar la nariz con Juanito Escarcha" suene divertido en la canción de Nat King Cole, pero las quemaduras por frío pueden ser riesgos graves del clima frío, según los expertos.

El tiempo frío hace que los vasos sanguíneos se estrechen y contraigan, lo que reduce el flujo de sangre a los oídos, la nariz y las extremidades superiores e inferiores, como las manos y los pies, al transferir el flujo de sangre a los órganos vitales.

"El organismo transfiere la sangre tibia de las extremidades al centro, donde se encuentran los órganos vitales", señaló Melanie Cerinich, médica de emergencia del Centro Médico de la Universidad de Loyola en Marywood, Illinois. "Debido a que las extremidades reciben menos sangre tibia, se hacen más vulnerables al frío".

El inicio del congelamiento, aunque no es tan grave como el congelamiento mismo, afecta comúnmente los dedos de las manos y de los pies, la cara, las orejas y otras partes del cuerpo expuestas en exceso al frío.

Al inicio del congelamiento, la piel del área afectada se pone rígida, se entumece y se blanquea, pero el tejido subyacente sigue estando tibio y suave.

"El tratamiento en este punto es tan simple como calentar el área afectada al frotarla, moverla y cubrirla con más capas de ropa. También se puede sumergir el área que ha comenzado a congelarse en agua tibia, nunca caliente, hasta que la sensación normal se recupere", recomendó Cerinich en un comunicado de prensa de la Loyola.

El congelamiento mismo es más grave. Con el congelamiento leve, el área afectada podría estar entumecida y la piel puede lucir blanca, gris o con ampollas.

El tratamiento en este caso es igual al del inicio del congelamiento, aseguró Cerinich.

Cuando el congelamiento es grave, el tejido subyacente de la piel puede estar congelado hasta los huesos. La piel estará dura, entumecida y tener una coloración pálida, blanca o gris. El congelamiento grave puede conducir a la gangrena, la amputación y hasta la muerte.

"Las personas que sufren de congelamiento nunca deben frotarse ni ponerse nieve en el área afectada. Esto solo incrementará la lesión del tejido", advirtió Cerinich. "Lo mejor es ir a un lugar cálido lo antes posible y cubrir el área congelada inmediatamente con ropa tibia o calentarla con el cuerpo. Luego, hay que buscar atención médica inmediata".

Para reducir el riesgo de congelamiento, limite su exposición al frío extremo, use ropa seca en capas, no olvide el sombrero y lleve guantes sin separaciones para los dedos, que son mejores que los que tienen los dedos separados.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. tienen más información sobre el clima frío y los riesgos para la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad