SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las personas de las minorías son más propensas a aumentar de peso en la niñez, según un informe

Por Tara Haelle, Reportero de Healthday -
Las personas de las minorías son más propensas a aumentar de peso en la niñez, según un informe

Los pone en mayor riesgo de ser adultos con sobrepeso u obesos que los blancos, señala una investigadora

JUEVES, 5 de marzo de 2015 (HealthDay News) -- Las personas de las minorías podrían ser más propensas que los blancos a aumentar de peso durante la niñez, lo que los pone en un riesgo más alto de convertirse en adultos con sobrepeso u obesos, según una investigación reciente.

En el estudio, los negros, los hispanos y los amerindios eran más propensos a superar el peso normal a los 18 años de edad que los blancos, halló la investigación.

Todo esto "probablemente refleje unas relaciones complejas entre la fisiología, la cultura, el estatus socioeconómico, la genética y el ambiente", dijo la autora líder del estudio, Christy Avery, profesora asistente de epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Enfatizó que "una vez la persona es calificada como que tiene sobrepeso o es obesa, es muy difícil que recupere su peso corporal normal".

Pero dado que el exceso de peso se vincula con "tantas enfermedades crónicas, este es otro ejemplo en que una onza de prevención literalmente vale una libra de cura", enfatizó Avery.

Los hallazgos fueron presentados el jueves en una reunión de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Baltimore. Las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

En el estudio, el equipo de Avery combinó tres conjuntos de datos sobre más de 31,000 adultos. Las categorías se definieron según el índice de masa corporal (IMC), una proporción entre la estatura y el peso.

Un IMC de menos de 25 se considera como un peso normal, un IMC a partir de 30 es obesidad, y un IMC entre esos rangos es sobrepeso.

Apenas un 49 por ciento de los amerindios y un 73 por ciento de los blancos tenían un peso normal a los 18 años.

Entre los 18 y los 30, los más propensos a pasar de la categoría de peso normal a las categorías de sobrepeso u obesidad eran los amerindios de ambos sexos, los hombres hispanos y las mujeres negras.

El porcentaje de hombres amerindios de peso normal se redujo en casi un 7 por ciento al año, y la proporción de mujeres amerindias de peso normal se redujo en un 6 por ciento al año.

De forma similar, la cantidad de hombres hispanos con un peso normal se redujo en un 5.6 por ciento al año, y las mujeres negras con un peso normal declinaron en un 5.2 por ciento al año.

Las mujeres negras con frecuencia fueron las que aumentaron de peso con mayor rapidez: poco más del 10 por ciento de las mujeres negras que habían tenido sobrepeso a los 18 años eran obesas un año más tarde.

El ambiente de una persona podría ser clave para el aumento de peso con el tiempo, señaló un experto.

Un factor que aumenta el riesgo de obesidad es un "ambiente obesogénico", advirtió el Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía para la obesidad del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Se trata de un ambiente donde aumentar de peso es más fácil que mantener un peso normal en la vida cotidiana, incluso cuando se hacen las cosas normales que todas las demás personas hacen, explicó.

Las personas en los barrios más pobres tienen la mayor dificultad para vencer el desafío que ese ambiente plantea, añadió Roslin.

"Cuando se observa a los grupos socioeconómicos más bajos que tienen problemas para pagar la hipoteca, que están rodeados de locales de comida rápida, uno se da cuenta de que el hambre es una necesidad aguda que se quiere satisfacer con la comida que más sacie y más barata posible", comentó Roslin. "Comer de forma saludable es muy caro, y comer comida basura es mucho más barato".

También es probable que haya muchos motivos genéticos y culturales del mayor aumento de peso entre esos grupos minoritarios, dijo, pero muchos expertos están de acuerdo en que la genética es un factor menor.

"Aunque la genética tiene un rol en todo resultado de salud, el inicio rápido de la epidemia de obesidad indica que se trata mayormente de un problema de crianza y no de naturaleza", comentó el Dr. Stephen Lauer, pediatra del Hospital de la Universidad de Kansas. "Hemos ayudado a generar el problema, y debemos encontrar formas de revertirlo".

El abordaje de la obesidad amerita múltiples métodos, añadió el Dr. Robert Eckel, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Denver.

"Los profesionales de la atención sanitaria, los dietistas, los sistemas escolares, las iglesias y el gobierno, hasta cierto punto, pueden participar, pero esto comienza en casa", dijo Eckel. "Debemos comenzar a una edad temprana, antes de la pubertad, en términos de la prevención".

Comer en familia, limitar los refrigerios ricos en azúcar y grasa y fomentar la actividad física son buenas estrategias, planteó Eckel, aunque reconoció que esas metas pueden ser más difíciles para las familias monoparentales o de bajos ingresos que viven en barrios menos seguros.

Pero los padres tienen la mayor influencia sobre el peso de sus hijos, enfatizó Roslin.

"Lo más importante es que estar sano tiene que ser una meta para toda la familia", dijo. "No se puede solo tratar a la persona afectada. Si sus hijos ven que usted trabaja por su salud, son más propensos a trabajar por su propia salud. Toda la familia debe ser sana".

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad