SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las guarderías no fomentan el aumento de peso en los niños

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Las guarderías no fomentan el aumento de peso en los niños

Tras sopesar otros factores, un análisis no encontró ningún vínculo

LUNES, 10 de octubre de 2016 (HealthDay News) -- Un niño que va a una guardería no tiene más probabilidades de aumentar de peso en exceso que uno que permanece en casa con uno de sus padres, indica un nuevo estudio.

Investigaciones anteriores habían sugerido que los niños que van a guarderías podrían tener un mayor riesgo de obesidad.

Pero un nuevo análisis revela que la asociación potencial entre el exceso de peso y el cuidado de los niños no provisto por sus padres desapareció después de que los investigadores tomaran en cuenta otros factores que también influyen en la obesidad infantil.

"Cuando implementamos estos métodos analíticos más sofisticados, hallamos que la asociación en realidad desaparecía", dijo la autora del estudio, la Dra. Inyang Isong, profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y pediatra del Hospital Pediátrico de Boston.

"No podemos decir que mandar a un niño a una guardería le provoque sobrepeso", continuó Isong. "Simplemente no tenemos suficientes evidencias para afirmar eso".

Tres de cada cinco niños de Estados Unidos están en algún tipo de guardería regular, dijeron los autores del estudio en las notas de respaldo.

"Dado que un 60 por ciento de los niños están en algún tipo de guardería, esos resultados deben ser buenas noticias para muchísimos padres", afirmó el Dr. Michael Grosso, director médico de pediatría del Hospital Huntington de Northwell Health, en Huntington, Nueva York.

Hace mucho que los pediatras y los padres están preocupados de que la guardería pudiera aumentar el riesgo de un niño de aumentar de peso, comentó la Dra. Allison Driansky, pediatra asistente del Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York.

La mayoría de los estados no cuentan con regulaciones estrictas respecto a la dieta y al ejercicio provistos en las guarderías, señalaron Isong y Driansky.

"La preocupación es que en cualquier momento que el padre ya no tenga el control sobre lo que el niño come o lo que hace durante el día, eso podría conducir a la obesidad", comentó Driansky. "No todos los padres tienen la suerte de contar con una guardería del mejor nivel. Creo que a algunos les preocupaba que la guardería no cooperaría con lo que un padre quiere para su hijo".

El nuevo análisis incluyó datos de unos 10,700 niños de EE. UU. de distintos antecedentes sociales, económicos y étnicos.

En el estudio, Isong y sus colaboradores evaluaron la influencia potencial en el aumento de peso de una variedad de factores en las vidas de los niños. Incluían el sexo y la raza del niño, la edad y el peso de la madre, el estatus financiero y social de la familia, la cantidad de padres en casa, y la calidad del vecindario donde vivía la familia.

"Intentamos controlar una amplia variedad de factores que podrían influir en las decisiones de enviar a un niño a una guardería", dijo Isong. "Cuando controlamos todos esos factores, la asociación se desvaneció".

Pero Isong añadió que este estudio "de ninguna manera constituye una evidencia completa". Ese tipo de prueba conllevaría un ensayo clínico en que se asigne aleatoriamente a los niños a una guardería o al ser cuidados en casa.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 10 de octubre de la revista Pediatrics.

"Este estudio de verdad realizó un tremendo trabajo al intentar comprender este problema tan complejo", aseguró Driansky. "No estoy segura de que [los autores del estudio] hayan zanjado el tema por completo, pero creo que sin duda ayudaron a aliviar esta preocupación y resaltaron futuras áreas de investigación sobre esta pregunta".

De cualquier forma, los padres deben seguir asegurándose de que su guardería ofrezca alimentos nutritivos y que fomente la actividad física, enfatizó Grosso.

"Sin duda, cada guardería individual produce distintos resultados", dijo Grosso. "A los niños a quienes se anime a pasar tiempo en actividades al aire libre les irá mejor que a los que se queden frente a una pantalla. Aquellos a quienes se ofrezcan alimentos ricos en calorías como entretenimiento estarán en riesgo, mientras que a los que reciban porciones saludables de granos integrales, frutas y verduras les irá mejor".

Driansky ofreció algunos consejos para los padres preocupados sobre el peso de sus hijos:

  • Anímelos a hacer actividades y a jugar al aire libre, y a que participen en deportes.
  • Provea al menos cinco porciones de frutas o verduras al día.
  • Limite las bebidas azucaradas, incluso el jugo de fruta.
  • Limite el tiempo frente a la tele: que no vean televisión antes de los dos años, y no más de una hora después de esa edad.

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad