SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las enfermedades crónicas podrían aumentar los costos de desembolso de los asegurados

Las enfermedades crónicas podrían aumentar los costos de desembolso de los asegurados

Investigadores citan copagos de farmacia más altos para los empleados con diabetes, asma, cáncer y otras enfermedades

MARTES, 29 de noviembre (HealthDay News) -- Entre las familias con planes de atención de salud patrocinados por las empresas, las que se enfrentan a enfermedades crónicas pagan más de su bolsillo que las que no sufren de enfermedades crónicas, sobre todo debido a mayores copagos en los medicamentos recetados, halla un estudio reciente.

"Incluso cuando se observa el mismo nivel de gasto total, las familias que cubren afecciones crónicas gastaron más de su bolsillo que las que no tienen esas enfermedades, y no parece deberse a que las familias estén en tipos distintos de planes", apuntó la investigadora Anne Beeson Royalty, profesora de la Universidad de Indiana y la Universidad de Purdue en Indianápolis, en un comunicado de prensa de las universidades.

"Parece que la diferencia se debe a que ciertos tipos de servicios, como los fármacos recetados, son cubiertos con menos generosidad", añadió.

Royalty y colegas analizaron datos de una encuesta nacional de diez años con más de 47,000 familias estadounidenses, y hallaron que los que se enfrentaban a afecciones crónicas gastaban de 1.5 a dos veces más en medicamentos recetados.

Por ejemplo, en los hogares que gastaron un total de 7,000 dólares en atención de salud, los que tenían afecciones crónicas gastaron en promedio 2,215 de los 7,000 dólares en medicamentos recetados, frente a 1,065 dólares en otros hogares.

"Debido a que el coaseguro promedio para los fármacos recetados es mucho mayor que el coaseguro de otros servicios de atención de salud, eso significa que las familias con enfermedades crónicas pagan una mayor parte de esos 7,000 dólares de sus propios bolsillos que otros familias. En este caso, alrededor de 500 dólares más. Las diferencias se hacen más pronunciadas a medida que el gasto total aumenta", explicó Royalty en el comunicado de prensa.

Royalty y colegas dijeron que el estudio plantea preguntas sobre la forma en que se diseñan los planes de atención de salud. Sugirieron que las empresas y aseguradoras deben investigar si unos planes de salud mejor diseñados fomentarían el uso de servicios de "alto valor", como por ejemplo tomar medicamentos recetados, al reducir los gastos de desembolso de los pacientes por esos servicios.

"Si una persona puede mantener una afección crónica bajo control con medicamentos, esto no solo producirá mejor salud sino también menos hospitalizaciones costosas", aseguró Royalty.

El gasto total se definió como lo que la familia asegurada gastaba en copagos y/o deducibles de su propio bolsillo más lo que la compañía de seguro de la familia pagaba a los proveedores de atención de salud. Las afecciones crónicas fueron asma, cáncer, diabetes, ansiedad y depresión.

Más información

La Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica de EE. UU. ofrece una guía del consumidor para el seguro de salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad