SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las chicas a las que se les administran medicamentos peligrosos no reciben consejos sobre la anticoncepción

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
Las chicas a las que se les administran medicamentos peligrosos no reciben consejos sobre la anticoncepción

Un estudio examina a mujeres jóvenes que toman fármacos que provocan defectos congénitos, y encuentra que a la mayoría no se les advierte

MIÉRCOLES, 16 de diciembre de 2015 (HealthDay News) -- Una investigación reciente de un hospital del oeste medio sugiere que una gran mayoría de las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes no reciben información sobre los anticonceptivos cuando toman medicamentos que podrían provocar defectos de nacimiento.

El problema son los medicamentos llamados "teratogénicos", usados para afecciones que abarcan desde el acné hasta la ansiedad, que aumentan el riesgo de defectos congénitos cuando se toman durante el embarazo.

Los médicos con frecuencia aconsejan a las mujeres sexualmente activas que utilicen anticonceptivos mientras estén tomando esos fármacos para evitar quedar embarazadas, pero no está claro si las mujeres jóvenes reciben el mismo tipo de orientación de forma rutinaria.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron los expedientes médicos de casi 1,700 chicas y mujeres de 14 a 25 años de edad que recibieron poco más de 4,500 recetas de medicamentos teratogénicos en más de 4,100 visitas entre 2008 y 2012. Todas las participantes visitaron un centro médico pediátrico de gran tamaño, que no fue identificado, en el oeste medio.

"El 70 por ciento de las adolescentes a quienes se recetaron esos medicamentos probablemente no recibieron información importante, lo que las dejó en riesgo de quedar embarazadas", anotó la autora líder del estudio, Stephani Stancil, enfermera practicante de los Hospitales y Clínicas Pediátricas Mercy en Kansas City, Missouri.

"Hay una inmensa oportunidad de mejorar", afirmó.

En orden descendente, los cinco fármacos teratogénicos más comúnmente recetado fueron: el topiramato (Topamax), que trata las convulsiones y las migrañas; el metotrexato (Trexall, Rasuvo), un medicamento oncológico; el diazepam (Valium, Diastat), un tranquilizante para la ansiedad; la isotretinoina (Claravis, Sotret, Myorisan), un medicamento para el acné grave; y el enalapril (Vasotec), que trata la hipertensión.

"Muchos de los medicamentos de nuestro estudio se usan para tratar afecciones crónicas en que una alternativa más segura podría no ser adecuada o factible", anotó Stancil.

Los médicos también recetan muchos medicamentos más que podrían causar efectos secundarios, entre ellos varios que se usan comúnmente para la ansiedad, como clonazepam (Klonopin), lorazepam (Ativan) y alprazolam (Xanax).

Los investigadores revisaron los expedientes médicos, buscando indicaciones de que los médicos hablaran con las pacientes (que tenían una edad promedio de 16 años) sobre la anticoncepción. En general, los médicos parecieron hablar sobre la anticoncepción durante apenas un 29 por ciento de las visitas al consultorio.

Entre los tres tipos de médicos más propensos a hablar sobre esos fármacos, el 47 por ciento de los dermatólogos reportaron hablar sobre la anticoncepción, mientras que solo un 16 por ciento de los neurólogos y un 28 por ciento de los oncólogos lo hicieron, informaron los investigadores.

Laura Borgelt, decana asociada de la Facultad de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas Skaggs de la Universidad de Colorado, en Aurora, dijo que los médicos especialistas quizá den por sentado que el médico primario de una paciente debería estar manejando las conversaciones sobre la anticoncepción. "Tal vez los especialistas no sean los que receten la pastilla anticonceptiva, pero es importante hablar sobre cuáles son los problemas y por qué usar un anticonceptivo es tan importante", anotó.

El estudio deja algunas preguntas sin responder. No está claro con qué frecuencia los médicos simplemente hablaron con sus pacientes sobre el riesgo de defectos de nacimiento sin hablar de la anticoncepción. Tampoco se sabe si alguna de las chicas y mujeres del estudio quedaron embarazadas, lo que no deja claro si el no hablar sobre la anticoncepción condujo a algún defecto de nacimiento.

¿Qué se puede hacer?

"La conversación sobre el riesgo de provocar defectos congénitos debería ir de la mano con una conversación sobre cómo reducir ese riesgo", planteó Stancil. De hecho, el estudio sostiene que es "inaceptable" que los médicos receten ese tipo de medicamentos en esos casos sin hablar sobre los antecedentes sexuales de la paciente. Una conversación adecuada, planteó Stancil, incluiría detalles sobre la abstinencia, el uso de preservativos y las pastillas anticonceptivas.

No está claro si los médicos de sistemas médicos afiliados a iglesias (como los hospitales católicos) serían más propensos a evitar las conversaciones sobre la anticoncepción, debido a las creencias religiosas. Según Stancil, el hospital pediátrico del estudio no estaba afiliado a una organización religiosa.

En un futuro, fomentar una concienciación sobre estos temas entre los médicos es un "buen primer paso" hacia una mejor atención, dijo Stancil. Añadió que los investigadores están desarrollando formas en que los proveedores de atención sanitaria pueden hacer preguntas de forma más eficiente y ofrecer recomendaciones a las pacientes.

La Dra. Catherine Stika, profesora asociada de obstetricia y ginecología clínicas de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago, dijo que los médicos "tienen que asumir la responsabilidad de los efectos médicos más amplios de los fármacos que recetan".

Una mejor educación de los médicos puede ayudar, añadió, sobre todo respecto a las opciones anticonceptivas y el riesgo, en algunos casos, de que esos tipos de fármacos reduzcan la efectividad de la anticoncepción hormonal, como las pastillas anticonceptivas.

Además, dijo, los expedientes de salud electrónicos podrían avisar a los médicos de los problemas de estos medicamentos, y las hojas informativas que se suministran a las pacientes podrían incluir unas advertencias más contundentes.

El estudio aparece en la edición de enero de 2016 de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre los medicamentos que pueden provocar defectos del nacimiento, visite el Hospital Pediátrico de Wisconsin.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad