SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La vacuna contra la culebrilla parece reducir las probabilidades de dolor a largo plazo

La vacuna contra la culebrilla parece reducir las probabilidades de dolor a largo plazo

Los hallazgos respaldan la inmunización de los adultos mayores

JUEVES, 4 de junio de 2015 (HealthDay News) -- Aunque la vacuna contra la culebrilla (o herpes zóster) no previene la enfermedad, reduce el riesgo de dolor a largo plazo que puede aparecer como una complicación de la afección, según un estudio reciente.

Aunque el Consejo Asesor de Prácticas de Inmunización de EE. UU. recomienda la vacuna contra la culebrilla a las personas a partir de los 60 años, las tasas de vacunación siguen siendo bajas, señalan los investigadores.

"Con algo de suerte, este estudio animará a más personas a vacunarse para reducir el dolor a largo plazo y la discapacidad potencial que se asocian con la culebrilla", apuntó el autor líder, Hung Fu Tseng, investigador de Kaiser Permanente del Sur de California.

El equipo de Tseng analizó los expedientes médicos de 2,400 personas del sur de California, que tenían más de 60 años de edad cuando contrajeron culebrilla. Algunas se habían vacunado contra la enfermedad.

Entre los pacientes vacunados, poco más del 4 por ciento de las mujeres y del 6 por ciento de los hombres contrajeron dolor a largo plazo (neuralgia postherpérica o NPH). Las tasas de NPH entre los pacientes no vacunados fueron de poco más del 10 por ciento para las mujeres y del 5.8 por ciento para los hombres, mostraron los hallazgos.

Las diferencias sexuales podrían deberse a diferencias en la forma en que mujeres y hombres buscan atención para el dolor crónico, según los autores del estudio, que aparece en la edición del 2 de junio de la revista Journal of Infectious Diseases.

"Nuestro estudio encontró que la vacuna contra la culebrilla ofrece el beneficio protector añadido de reducir el riesgo de NPH de un individuo vacunado que de cualquier forma contrae culebrilla", comentó Tseng en un comunicado de prensa del Kaiser Permanente.

"Esto confirma aún más la importancia de la vacuna contra la culebrilla en los adultos de más de 60 años", añadió Tseng.

El estudio fue financiado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU., la culebrilla es provocada por el virus de la varicela-zóster, el mismo virus que provoca la varicela. Después de que una persona sufre varicela, el virus permanece en el cuerpo y quizá no provoque problemas durante muchos años. A medida que se envejece, el virus puede reaparecer como culebrilla. Aunque es más común en personas mayores de 50, cualquiera que haya tenido varicela está en riesgo.

La culebrilla no tiene cura. El tratamiento temprano con medicamentos que combaten al virus podría ayudar. Esos medicamentos también podrían ayudar a prevenir el dolor persistente, según los NIH.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la vacuna contra la culebrilla.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad