SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La pérdida de sueño podría vincularse con un mayor riesgo de diabetes en los chicos adolescentes

La pérdida de sueño podría vincularse con un mayor riesgo de diabetes en los chicos adolescentes

La investigación, que se enfocó en el 'sueño de ondas lentas', no encontró el mismo efecto en las chicas

SÁBADO, 13 de febrero de 2016 (HealthDay News) -- Los chicos adolescentes que duermen muy poco en una fase particular del sueño podrían estar en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, sugiere un nuevo estudio.

La investigación se enfocó en el "sueño de ondas lentas", una etapa importante del sueño que ayuda a las personas a almacenar los recuerdos y a recuperarse tras la privación de sueño. Ese tipo de sueño también se asocia con unos niveles más bajos de la hormona del estrés, el cortisol, y con una reducción de la inflamación, explicaron los autores del estudio.

El estudio evaluó a 700 niños de 5 a 12 años. Poco más de la mitad de los participantes eran chicos. Los investigadores siguieron a unos 420 de los niños ocho años más tarde.

Los chicos que perdieron la mayor cantidad de sueño de ondas lentas entre la niñez y la adolescencia tenían un riesgo más alto de desarrollar resistencia a la insulina que aquellos cuyos totales de sueño de ondas lentas permanecieron bastante estables con el paso de los años.

La resistencia a la insulina aumenta el riesgo de sufrir de diabetes tipo 2, y también se vincula con una mayor cantidad de grasa abdominal y problemas de la atención, anotaron los autores del estudio. Los investigadores no hallaron un vínculo entre las cantidades de sueño de ondas lentas y esos problemas en las chicas.

"La noche después de sufrir una privación de sueño, todos dormimos significativamente más en la fase de ondas lentas para compensar la pérdida", explicó en un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Pensilvania el autor del estudio, Jordan Gaines, candidato doctoral en neurociencias de la universidad en College Park, Pensilvania.

"También sabemos que perdemos sueño de ondas lentas con más rapidez a principios de la adolescencia. Dado el rol restaurador del sueño de ondas lentas, no nos sorprendió hallar que los procesos metabólicos y cognitivos [mentales] se vieran afectados durante este periodo del desarrollo", añadió Gaines.

La asociación observada en el estudio no prueba una relación causal. Se necesita más investigación para confirmar los hallazgos y determinar si hay un vínculo entre unas cantidades más bajas de sueño de ondas lentas y un aumento en el riesgo de resistencia a la insulina en otros grupos de edad, plantearon los investigadores.

"Mientras tanto, podemos usar estos hallazgos como punto de partida para trabajos futuros sobre la conexión entre el sueño y la salud. Lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos ahora es mantener un horario regular de sueño, para no privarnos de más sueño de ondas lentas del que ya perdemos de forma natural con la edad", dijo Gaines.

El estudio se presentó el sábado en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (American Association for the Advancement of Science) en Washington, D.C. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. ofrecen más información sobre la resistencia a la insulina y la prediabetes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad