SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La leche materna plantea un riesgo de transmisión de un virus común entre los bebés prematuros, halla un estudio

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
La leche materna plantea un riesgo de transmisión de un virus común entre los bebés prematuros, halla un estudio

El CMV es peligroso para los bebés con un bajo peso al nacer, pero se puede hacer un análisis a la madre antes del parto para ver si porta el virus

MARTES, 23 de septiembre de 2014 (HealthDay News) -- En los bebés nacidos con un peso muy bajo, la leche materna tiene más probabilidades que una transfusión de sangre de conducir a una infección potencialmente peligrosa conocida como citomegalovirus (CMV), halla un estudio reciente.

Los investigadores evaluaron a más de 500 bebés con un peso muy bajo al nacer, que pesaban 3.3 libras (1.5 kilos) o menos al nacer, y de los cuales muchos nacieron de madres con antecedentes de infección con CMV, para ver qué conllevaba un mayor riesgo: la leche materna o las transfusiones. Los bebés nacidos con un peso muy bajo son particularmente vulnerables a esta infección viral, apuntaron los autores del estudio.

De los 29 bebés que contrajeron CMV, ninguno se vinculó con transfusiones de sangre. Pero 27 se vincularon con la leche materna, halló el estudio.

"No sabíamos que encontraríamos tanto CMV en la leche materna", dijo la autora para correspondencia del estudio, la Dra. Cassandra Josephson, profesora de patología y pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta.

De los 29 bebés con infecciones de CMV, cinco contrajeron una enfermedad grave, y tres murieron. Al hacer análisis de la sangre, la orina y la leche materna, los investigadores averiguaron que uno de los 29 bebés contrajo la infección a través de la placenta. En otro bebé infectado no se pudo determinar la fuente de la infección. Las infecciones en los demás 27 bebés se vincularon con leche materna CMV positiva.

El estudio aparece en la edición del 22 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

Poco más de 300 de los bebés del estudio necesitaron una o más transfusiones de sangre. Se administraron un total de más de 2,000 transfusiones.

Se tomaron medidas preventivas antes de que los bebés recibieran la sangre. La sangre se analizó por la presencia del CMV antes de administrarse a los bebés, y se eliminaron los glóbulos blancos para reducir más el riesgo de transmisión del CMV, explicó Josephson.

Entre todas las madres del estudio, unas tres cuartas partes eran CMV positivas. El CMV es un tipo de virus del herpes. Con frecuencia no tiene síntomas, pero puede conducir a infecciones y a enfermedades graves en personas con sistemas inmunitarios afectados. El CMV se puede propagar a través del contacto sexual, los trasplantes de órganos, la saliva, la orina y las gotitas respiratorias, según la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM).

La mayoría de personas se recuperan en un mes o algo así sin medicamentos, según la NLM. Pero los bebés nacidos con un peso muy bajo pueden contraer una enfermedad grave e incluso morir, anotaron los investigadores.

Las madres que saben por adelantado que podrían tener un bebé con bajo peso al nacer pueden hablar con el médico sobre las medidas preventivas, señaló Josephson.

"Si saben por adelantado que parirán temprano, sugeriría averiguar si son CMV positivas", planteó. Según la NLM, el CMV se puede detectar con un análisis sanguíneo.

El estudio muestra que el estándar actual de atención para evaluar la sangre funciona, señaló la Dra. Deborah Campbell, profesora de pediatría clínica y jefa de neonatología del Hospital Pediátrico de Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

"Sería útil que las madres conocieran su estatus de CMV", aconsejó. "Aunque el CMV se puede transmitir al bebé en la leche materna, sigue siendo muy importante que los bebés con un peso muy bajo al nacer reciban si es posible la leche de su madre, o de una donante".

"Dados los beneficios de amamantar, se necesitan nuevas estrategias para prevenir [el CMV], porque congelar y descongelar la leche materna no previno del todo la transmisión en este estudio", escribieron los autores de la investigación.

También anotaron que la Sociedad Austríaca de Pediatría recomienda que los bebés prematuros reciban leche materna pasteurizada hasta que lleguen a las 34 semanas de edad gestacional.

Más información

Para más información sobre la infección con CMV, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad