SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La discriminación por el peso no motiva a adelgazar

Por HealthDay -
La discriminación por el peso no motiva a adelgazar
CRÉDITO: THINKSTOCK

Ese tipo de discriminación podría en realidad conducir al aumento de peso, señalan unos investigadores.

Discriminar contra las personas con sobrepeso u obesas, lo que en inglés se conoce comúnmente como "fat shaming", no les ayuda a perder peso, y podía hacer más mal que bien, según una investigación de Londres.

Ser acosado o tratado con poco respeto, recibir un mal servicio cuando se va de compras o que se crea que uno es estúpido podría en realidad conducir a un mayor aumento de peso, hallaron los investigadores.

"Nuestro estudio muestra con claridad que la discriminación por el peso es parte del problema de la obesidad, y no la solución", señaló la autora principal del estudio, Jane Wardle, directora del Centro de Conductas de la Salud de Cancer Research UK en el Colegio Universitario de Londres (UCL).

"El prejuicio ante el peso no solo se ha documentado en el público general, sino también entre los profesionales sanitarios, y muchos pacientes obesos reportan ser tratados con poco respeto por los médicos debido a su peso. Todo el mundo, incluso los médicos, debe dejar de culpar y avergonzar a las personas por su peso y ofrecer respaldo, y cuando sea adecuado, tratamiento", añadió Wardle en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio, que será publicado en la revista Obesity, utilizó datos del Estudio longitudinal inglés del envejecimiento, que dio seguimiento a casi 3,000 adultos a partir de los 50 años. Se siguió a los participantes durante cuatro años. En ese periodo, se les preguntó si sentían que les habían discriminado debido a su peso, edad, sexo o raza.

El cinco por ciento reportaron discriminación por el peso, lo que iba de menos de un 1 por ciento en la categoría de "peso normal" al 36 por ciento de los clasificados como "obesos mórbidos", reportaron los investigadores. Y los que experimentaron discriminación por el peso aumentaron más de peso que los que no.

Incluso tras tomar en cuenta las diferencias en los participantes, la discriminación por el peso se asoció con un aumento de peso de aproximadamente dos libras (casi un kilo). Los investigadores añadieron que los que no fueron discriminados perdieron 1.5 libras (0.7 kilos).

Aunque los autores anotaron que su investigación fue un estudio de la población y no un experimento, lo que hace que la conexión sea solo observacional y no prueba causalidad, concluyeron que la discriminación por el peso solo logra que la batalla contra la obesidad sea más difícil de ganar.

"No hay justificación para discriminar contra las personas por su peso", enfatizó en el comunicado de prensa la autora líder del estudio, la Dra. Sarah Jackson, que trabaja en epidemiología y salud pública en el UCL.

"Los estudios anteriores han hallado que las personas que experimentan discriminación reportan comer para consolarse", añadió. "Las respuestas de estrés ante la discriminación pueden aumentar el apetito, sobre todo de alimentos malsanos ricos en calorías. También se ha mostrado que la discriminación por el peso hace que las personas sientan menos confianza sobre la participación en la actividad física, y entonces tienden a evitarla".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información acerca de unas estrategias saludables y efectivas para perder peso.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad