SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Científico asegura que comerse los mocos previene enfermedades

Por Gabriela Garcia -
Científico asegura que comerse los mocos previene enfermedades

Scott Nappper, profesor de la Universidad de Saskatchewan, en Canadá, tiene dos hijas pequeñas a la que les encanta hurgarse la nariz, y eventualmente, comer lo que consigan extraer. El experto considera que es una práctica saludable, aunque le ocasiona peleas con su esposa, quien no está del todo de acuerdo ya que pretende educar a sus niñas como a dos princesitas.

El experto en bioquímica desea conducir un estudio donde pueda demostrar que comerse los mocos es beneficioso para la salud. Así, podría llegar a ser mejor vista esta actividad, habitualmente reservada a niños pequeños, empleados aburridos y hombres que esperan que cambie la luz del semáforo. 

"La naturaleza nos empuja a adoptar algunas conductas porque son beneficiosas para nosotros, y consumir diversas clases de alimentos puede servirnos de mucho. Por eso si alguien quiere sacarse los mocos de la nariz y comérselos, es que esta siguiendo un impulso natural”, justifica Napper. 

La hipótesis del bioquímico se basa en la idea de que los mocos concentran gérmenes para evitar que éstos ingresen al organismo. Comerlos puede ayudar a fortalecer al sistema inmune y que se haga resistente a ellos. Sería una especie de “auto vacuna” de mocos, sin duda económica e indolora, pero aún sin evidencia científica de que pueda ayudar a mantener el organismo sano. 

Actualmente no hay muchas investigaciones al respecto, por eso Napper quiere hacer este estudio, para insertar cierto tipo de moléculas en la nariz de los voluntarios. La mitad de ellos hará vida normal, y el resto tendrá que extraer y comer sus propios mocos. "Creo que el desafío será conseguir los voluntarios para participar en este experimento, especialmente si no se sabe en que grupo les va a tocar”, bromeó el experto.

Napper sugirió la idea a sus alumnos de Ciencias Biomédicas, en una clase sobre los diferentes tipos de moléculas presentes en los mocos. El docente cree que hacer ciencia de un modo gracioso y divertido hace que sus estudiantes estén más interesados y se involucren más con su materia. 

"Mi objetivo es enseñar algo que pueda transmitirse a los demás. A mis alumnos los hago pensar y cuestionarse las cosas, y con este ejemplo de los mocos y los gérmenes, sin duda tendrán éxito en cualquier discusión, ya sea por bien… o por mal”, reflexiona el canadiense. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad