SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La composición de los gérmenes en el intestino del recién nacido podría triplicar el riesgo de alergias y asma

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
La composición de los gérmenes en el intestino del recién nacido podría triplicar el riesgo de alergias y asma

Un estudio encuentra que la anomalía presente en un 10 por ciento de los niños parece socavar la función inmunitaria

MARTES, 13 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- Una anomalía relativamente rara en la composición de los gérmenes del intestino de un bebé podría triplicar el riesgo de alergias y asma en la niñez, advierte una nueva investigación.

En los intestinos de todas las personas se pueden encontrar millones de bacterias y hongos, pero el nuevo estudio sugiere que una combinación irregular de gérmenes, presente en menos de un 10 por ciento de los recién nacidos, podría socavar la función del sistema inmunitario.

El resultado es un riesgo mucho más alto de alergias cuando se cumplen los dos años y de asma cuando se cumplen los cuatro, apuntaron los investigadores.

"Estudios anteriores de las dos últimas décadas han sugerido que las bacterias del tracto gastrointestinal del bebé podrían asociarse con esas afecciones", explicó la autora coprincipal del estudio, Susan Lynch, directora del Núcleo de Investigación sobre el Microbioma en la Colitis y la Enfermedad de Crohn de la Universidad de California, en San Francisco.

"Pero con las tecnologías anteriores solo pudieron evaluar unas pocas docenas de microbios", explicó Lynch.

Este estudio más reciente es el primero en aprovechar las pruebas genéticas de punta para llevar a cabo un censo profundo del contenido tanto bacteriano como fúngico en los intestinos de un recién nacido, según Lynch.

El equipo descubrió que a la edad de un mes había "un pequeño grupo de niños con una comunidad intestinal distinta que les ponía en un mayor riesgo" de asma y alergias en la niñez.

En 2003, los investigadores comenzaron a recolectar y congelar muestras de heces de 130 bebés de un mes de edad. Todos nacieron en la región de Detroit, y representaban a un grupo con diversidad racial y económica.

Años después, los investigadores aplicaron tecnología recién desarrollada de análisis genético para mapear el ambiente bacteriano y fúngico en los intestinos de cada niño, usando las muestras obtenidas en el primer mes de vida.

Los niños se clasificaron en tres grupos distintos de microbios intestinales. El grupo más pequeño incluyó a 11 niños que carecían de bacterias claves por un lado, y tenían un exceso de ciertos hongos intestinales por el otro.

Entonces, los investigadores determinaron que el riesgo de asma y alergias en la niñez era mucho más alto entre esos niños.

Análisis posteriores revelaron que los microbios (y sus moléculas de grasa) que se hallan normalmente en los intestinos de los bebés ayudan a mantener la inflamación a raya y fomentan la potencia reguladora de las células T, las abejas obreras del sistema inmunitario. Los bebés en alto riesgo carecían de esos microbios y sus moléculas, y sus intestinos también contenían otros tipos de grasa que se han vinculado antes al asma en la adultez.

¿Pero están esos niños condenados a desarrollar asma y alergias infantiles?

"Lamentablemente, todavía no podemos decir que sea casi seguro", dijo Lynch, y añadió que su equipo continúa siguiendo a los niños del estudio.

Mientras tanto, el equipo ha identificado ciertos factores (algunos modificables y otros no) que podrían afectar la forma en que se desarrollan los intestinos de los recién nacidos.

Uno es que los chicos son más susceptibles al problema que las chicas, aunque el motivo sigue sin estar claro. Tener mascotas también podría desempeñar un papel.

"En los últimos 15 años, varios estudios, incluyendo nuestro propio trabajo, han sugerido que las mascotas en la casa, sobre todo los perros, parecen reducir el riesgo de trastornos alérgicos", comentó Lynch.

¿Por qué? Las residencias donde hay perros parecen presentar una mayor diversidad de bacterias y menos tipos de hongos, dijeron los autores del estudio.

"Eso plantea la posibilidad de que la exposición a principios de la vida a los microbios asociados con los perros durante el periodo crítico del desarrollo del microbioma podría fomentar el desarrollo adecuado del microbioma", añadió Lynch.

El Dr. R. Balfour Sartor, profesor distinguido de medicina, y también de microbiología e inmunología, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, describió el estudio como "elegante" y "fascinante".

"Y sugiere que quizá uno de los problemas, al menos en las sociedades occidentales, es que el ambiente a principios de la vida es en realidad demasiado limpio, lo que podría ser el motivo de que estudios anteriores muestren que tener mascotas, y también hermanos, podría proteger de las alergias y el asma", señaló.

"Basándome en esto no aconsejaría a los padres que consigan una mascota", añadió Sartor. "Pero considerarlo sin duda es interesante".

El informe de Lynch y sus colaboradores fue publicado el 12 de septiembre en línea en la revista Nature Medicine.

Más información

La Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma & Immunology) ofrece más información sobre las alergias y el asma.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad